Ir al contenido principal

OSCARS 2013: ¿El año de Lincoln?

Mejor película
Como el año pasado, nueve películas se han colado en el apartado más importante de los Oscar, ese que podía oscilar entre cinco y diez candidatas en función de los votos. En esta ocasión, sin embargo, la calidad de las contrincantes era tan alta que bien podrían haberse ocupado todas las plazas disponibles. Y es que esta edición, a diferencia de la anterior, promete ser de las más emocionantes e impredecibles de los últimos tiempos. Les premios y festivales previos, que normalmente arrojan luz sobre las favoritas, este año se lo han puesto verdaderamente complicado a los académicos, que bien podrían optar por el espectacular montaje de Los miserables, el thriller sobre la caza de Bin Laden La noche más oscura, la hasta hace bien poco favorita Argo, la aplaudida comedia El lado bueno de las cosas o incluso por Amour, de Michael Haneke, que se ha situado de manera bastante sorprendente en las categorías más importantes. Pero si nos atenemos al número de nominaciones, 12 en total, y sobre todo al cumplimiento casi exhaustivo de las preferencias de los académicos de Hollywood, estos bien podrían ser los Oscar de Steven Spielberg, Daniel Day-Lewis y Lincoln.

Mejor director
Dos nombres que aparecían en todas las quinielas se han quedado de forma inesperada a las puertas de las nominaciones. Y no eran dos candidatos cualquiera. Kathryn Bigelow era una firme aspirante al Oscar con La noche más oscura, mientras que Ben Affleck y su tercera propuesta como director, Argo, parecían hasta el momento de las más consolidadas para el premio. Su salida de las nominaciones resta posibilidades a sus filmes de manera inevitable. Justo lo contrario a lo que ocurre con Amour y Bestias del sur salvaje, que con las opciones de sus directores, suman puntos como candidatas a mejor película. Tampoco conviene olvidar a Ang Lee y David O. Russell, que de manera casi silenciosa han logrado 11 y 8 nominaciones respectivamente para La vida de Pi y El lado bueno de las cosas. Pero Spielberg es Spielberg y si echamos la vista atrás lleva más de 12 años, desde Salvar al soldado Ryan, yéndose a casa sin una estatuilla al mejor director. Apostamos por otra noche gloriosa para el rey Midas de Hollywood.

Mejor actriz
El titular era demasiado suculento. Las nominaciones de este año cuentan entre sus filas con la candidata más veterana (Emmanuelle Riva, 85 años) y la más joven (Quvenzhané Wallis, de tan sólo 9). La llamativa anécdota ha impedido, sin embargo, que Marion Cotillard, soberbia en De óxido y hueso (ignorada también como mejor película extranjera) aspirara finalmente a la mejor interpretación. Como casi cada año, nuestro país se ha logrado colar en las nominaciones, aunque esta vez sea con la actriz australiana Naomi Watts, junto a los efectos especiales, el único gran mérito de Lo imposible. Jennifer Lawrence se ha llevado sus alabanzas por El lado bueno de las cosas pero el duelo parece estar entre la nueva estrella Jessica Chastain (deseosos estamos de conocer su atuendo para la gala) y Emmanuelle Riva, impresionante en su papel degenerativo. Esperemos que la premien, que para colmo esa noche será su cumpleaños.

Mejor actor
Se lo ha tomado tan en serio, se ha metido de tal forma en su papel de ex presidente de los Estados Unidos, que casi sería un sacrilegio que finalmente no le reconocieran el mérito a Daniel Day-Lewis, uno de los actores más infalibles del Hollywood actual. Su tercer Oscar tras Mi pie izquierdo y Pozos de ambición está tan asumido que cualquier otra opción supondría una de las sorpresas de la noche. Y no precisamente ingrata, porque la categoría de mejor interpretación masculina este año es de primer nivel. Ahí se encuentran, nada más y nada menos, que Denzel Washington por la sugerente y aún por estrenar Flight, Hugh Jackman, impecable como Jean Valjean, Bradley Cooper demostrando nuevos registros en El lado bueno de las cosas y Joaquin Phoenix recibiendo más elegancia de la que ha demostrado en sus declaraciones contra los galardones (resbalones aparte, su papel en The master es apabullante). Es una lástima que John Hawkes haya quedado fuera de la carrera. Su interpretación de tetrapléjico en Las sesiones era muy de Oscar pero esta vez, además, con todo el mérito.

Mejor actriz de reparto
Es la categoría con menos discusión posible. Pocos dudan que Anne Hathaway es la digna merecedora del Oscar, aunque sólo sea por una escena en concreto, la de I dreamed a dream de Los miserables, pero con la que consigue poner la piel de gallina e incluso provocar el aplauso unánime de la platea. Es una pena que Helen Hunt haya vuelto en todo su esplendor con Las sesiones justo el año en el que menos posibilidades tiene, ya que de haber una rival para Hathaway esta sería sin duda Sally Field en su papel de madre de Lincoln. Una de las sorpresas de las nominaciones ha sido la entrada de Jacki Weaver por El lado bueno de las cosas (el año pasado también lo estuvo por Animal kingdom), que probablemente ha provocado la salida de la gran Maggie Smith, presente en todas las apuestas por El exótico Hotel Marigold.

Mejor actor de reparto
Ya lo ha dicho esta mañana el presentador de la gala, Seth MacFarlane, cuando han anunciado los nominados en esta categoría. Aire fresco. Lo decía con ironía, ya que todos los aspirantes cuentan con un Oscar en sus estanterías. Pero poco importa la ausencia de novedades. Ya dicen que la experiencia es un grado y este año, sin duda, las interpretaciones secundarias de estos cinco actores han estado a la altura de papeles principales. Pesos pesados como Alan Arkin, Robert De Niro y Tommy Lee Jones se enfrentan cara a cara a los menos veteranos Christoph Waltz y Philip Seymour Hoffman, pero sin duda es este último el que deja atónito al espectador poniéndose en la piel de Lancaster Dodd y formando un dúo insuperable junto a Joaquin Phoenix en The master.

Mejor guión original
Su doble nominación como mejor película y mejor película extranjera, el reconocimiento a Haneke como candidato a mejor director, la inclusión de Riva en la categoría de mejor actriz principal. Demasiados halagos para que finalmente Amour sólo salga de la gala con el Oscar al mejor filme de habla no inglesa. El galardón para el director austriaco por su guión debería estar cantado, pero tanto Django desencadenado como Moonrise Kingdom parecen demasiado tentadoras para premiar en una categoría que se presta mucho más al riesgo que las anteriores.

Mejor guión adaptado
La incertidumbre respecto a la mejor película se traslada de manera inevitable al mejor guión adaptado. Pocas veces una quiniela había resultado tan arriesgada en estos premios, así que manteniendo la apuesta por Lincoln lo más sensato y coherente sería hacer lo propio con el texto de Tony Kusher. Sin embargo, cualquiera de las otras, a excepción quizá de La vida de Pi, podría dar la sorpresa.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Veremos a ver quien gana.

No he visto ninguna, las vere cuando las emitan en c+.

La ceremonia se la podre ver. La grabare con el iplus y la vere el dia siguiente en HD.

jesn/larryjr
manipulador de alimentos ha dicho que…
Extraordinario debut, Bestias del sur salvaje, un territorio real más poderoso que el más allá imaginado: bestias, entre las que se encuentra el hombre, de la mano de la naturaleza. ¡No os la perdáis!

Entradas populares de este blog

EMMYS 2016: Las nominaciones ideales en Drama

Un año más, los Emmy anuncian sus nominaciones rodeados de las inevitables polémicas por sus destacadas ausencias. Esta edición no iba a ser menos. Los olvidos nuevamente han sido más sonados que los aciertos, movidos por una inercia que suele ser la tónica en los premios más importantes de la televisión mundial. Sin embargo, esta vez los académicos han decidido dar una alegría a aquellos que veníamos reivindicando The Americans como una de las mejores series actuales. Tanto la creación de Joe Weisberg como sus protagonistas, Keri Russell y Matthew Rhys, han logrado por fin el reconocimiento de unos galardones que los han ignorado sistemáticamente durante sus tres primeras temporadas. Son la excepción de unos Emmy que han decidido pasar de largo nuevamente de The Affair y The Leftovers, sin duda, dos de las producciones más destacadas en los dos últimos años. Por eso mismo, y por otros importantes resbalones, ahí van mis nominaciones ideales en la categoría dramática.

MEJOR SERIE DRAM…

Un Eastwood de retirada

Clint Eastwood ya está de vuelta de todo. Le importa un pimiento si su apoyo a Donald Trump le comporta enemigos o si su definición actual de la generación de mariquitas traspasa lo políticamente correcto y ofende al personal. Tampoco su filmografía parece importarle demasiado. Pocos reparos ha tenido en presentar auténticos bodrios como Jersey boys o cintas mediocres como Más allá de la vida o El francotirador. En su historial ya se encuentran Los puentes de Madison, Sin perdón, Mystic River o Million dollar baby. Ya no necesita reivindicarse. Mucho menos con 86 años, la edad suficiente para restar trascendencia a esta época de polémicas efímeras. El actor ya se labró su carrera como director y ahora corresponde al público determinar si su talento sigue en forma o se mantiene gracias a una base de fieles seguidores.

Sully corresponde a esa cada vez más amplia y frecuente lista de películas en su carrera que simplemente alcanzan la corrección, adoptando ese tono grandilocuente y pat…

MOONLIGHT | Camaleón a la fuerza

Una historia sobre homosexualidad dentro de la comunidad negra parecía una vuelta de tuerca, un quién da más dentro del cine de denuncia social que podría suponer el reclamo perfecto para una Academia de Hollywood deseando resarcir sus pecados discriminatorios. Por suerte, Moonlight no pertenece a ese grupo de cintas que buscan a toda costa la exaltación, que se convierten en estandartes de la lucha contra la opresión de la hegemonía blanca y heterosexual. La propuesta de Barry Jenkins es mucho más valiosa, ya que con su premisa y, sobre todo, su puesta en escena, logra abarcar un sentimiento prácticamente universal, el del miedo a la propia identidad.

Little, Chorin y Black no son sólo los tres actos en los que se divide la trama sino las tres fases de un complicado proceso de asimilación personal, el que sufre un niño, adolescente y adulto lidiando consigo mismo y su entorno de barrio marginal en Miami. Esta vez la marginación no surge del racismo sino desde dentro, desde el propio …