Ir al contenido principal

ESTRENOS OTOÑO: American Horror Story

Las casas encantadas ya apenas tienen encanto. Se ha abusado tanto en el género de explotar el terror entre las cuatro paredes que uno ya ni se inmuta ante una puerta que chirría o un columpio que se mueve solo. Ahí están Insidious en la gran pantalla y Marchlands en la pequeña, como ejemplos recientes de producciones que ya no logran sorprender al espectador. Hasta que ha llegado American Horror Story y ha trastocado nuestros prejuicios. El miedo psicológico y sus manidos recursos dan paso con esta nueva serie a un terror mucho más evidente, con una intención más agresiva y perturbadora. Ya no es tanto la casa, sino sus oscuros habitantes, los que producen pavor. La experiencia, por fin, vuelve a resultar satisfactoria.

Es evidente que la propuesta bebe directamente de la atmósfera esquizofrénica de El resplandor. Esas visiones surrealistas, que rozan la locura, nos trasladan enseguida a los minutos finales de la cinta de Kubrick. Imágenes inquietantes que nos advierten que la serie no se moverá en torno al terror psicológico sino que se dirigirá más bien hacia el psicopático, el enfermizo, el delirante. Una perspectiva inédita en televisión que sólo podía encajar en un canal de pago adicto a romper moldes como FX.

American Horror Story todavía tiene más mérito si tenemos en cuenta que ha sido ideada por Ryan Murphy y Brad Falchuk, creadores de Glee, con lo cual se certifica que la serie parte de mentes un tanto bipolares, capaces de crear bodrios de instituto en forma de musical y a su vez esta siniestra ficción de factura brillante. También es cierto que figura en su currículum Nip/tuck, una prueba más de que si algo mueve a ambos productores es el riesgo.

Esta vez la apuesta les ha salido redonda. Pocas veces un piloto logra llamar tanto la atención, en una época de estrenos plagada de procedimentales y comedias clónicas. El terror ya es un género osado en televisión. Hasta el momento, pocos se atrevieron a traspasar el umbral del thriller y los que se aventuraron lo hicieron para adaptar en formato episódico el slasher, ese subgénero para adolescentes que puso de moda Scream. Con escaso éxito, además (véase el ejemplo de Harper’s island).

American Horror Story no parte de crímenes o asesinatos en serie sino de una brutalidad mucho más abstracta. El origen del miedo está en una mansión con historial macabro, a la que se muda un matrimonio en crisis y su hija adolescente. Lo que no sospechan sus nuevos inquilinos es que la increíble oferta de alquiler venía acompañada de otros habitantes, reales y surreales, que convertirán su existencia en una pesadilla. El marido, psiquiatra de profesión, comenzará a sentir una nueva tentación extramatrimonial. La mujer, a sufrir la presencia de una inquietante vecina y su hija con síndrome de Down, mientras que la adolescente, con tendencias suicidas, se juntará con un peligroso paciente de su padre.

El primer episodio no escatima en recursos narrativos para enganchar al espectador. Están los sustos de rigor que pueblan toda producción del género, pero también apariciones fantasmagóricas revestidas de látex, escenas de sexo y masturbaciones inéditas en televisión. También situaciones dramáticas, como la gran bronca de la pareja, de la que apenas nos ahorran detalle. Un cúmulo de efectos, no necesariamente especiales, que quitan el hipo durante 50 minutos. Y un elenco de infarto, con Jessica Lange a la cabeza, que completa la hazaña. American Horror Story se presenta, de esta manera, como la serie más prometedora de la nueva temporada.

American Horror Story se estrenó el pasado 5 de octubre en FX ante 3,2 millones de espectadores, uno de los mejores estrenos del canal de pago, igualando la marca de Nip/tuck pero por detrás del gran éxito de la cadena, The shield.

Comentarios

quest ha dicho que…
Visto el éxito de crítica en reputados blogs, acabo de ver el piloto.

Todo el capítulo no deja de recordarme a La Naranja Mecánica: violencia, sexo, psicopatías varias y surrealismo.

Pero hay que decir que se reconocen todos los ingredientes de las historias típicas de este género. El flashbak inicial, la casa maldita, la niña que lo ve todo, el perro que lo aprecia, los secretos ocultos del edificio (ese fresco bajo el papel pintado tendrá su momento), los adolescentes conflictivos, la advertencia del trágico desenlace final... la mayor novedad es la temática sexual, creo yo... si olvidamos La Naranja Mecánica, claro.

La estética me encanta, la cabecera me parece buenísima.

Veré el segundo, a ver. Me interesa más la historia de los personajes que el desarrollo de la maldición y todo eso, muy visto. El embarazo promete.
POLE.T. ha dicho que…
Claro, es la combinación de todo lo que la hace emocionante!

Muy de acuerdo en lo de la cabecera. Buenísima! Menos de acuerdo en lo de La naranja mecánica! Está claro que la serie es un poco Kubrick, pero es más El resplandor que La naranja mecánica! Si hasta salen dos gemelos en homenaje a las niñas del hotel!

El embarazo va a ser muy La semilla del diablo, está claro! Desde luego, tanto el padre como la hija adolescente tienen miga. Y eso de que el padre vea a la sirvienta como una chica joven y apuesta ME ENCANTA!
quest ha dicho que…
Yo creo que simplemente el psiquiatra es el primero al que se le va la pinza, de ahí que vea a la sirvienta así. Es un obseso sexual y por eso también se tiró a su alumna antes.

Me gustaría que al final todo tuviese respuestas así de lógicas y que la serie no se perdiese en el inframundo, que es una salida que no me apetece nada. Estaría bien que la serie continuase jugando con las percepciones y no que llegue un momento en el que se acepte que es fruto de espíritus y demás. Eso sería una salida más facilona.

Totalmente de acuerdo con lo de La semilla del diablo. Cuando me refiero a la naranja mecánica es por lo que me transmite y la mezcla violencia, sexo, surrealismo... Sobre todo por esa parte surreal. Pero sí, claro, en cuanto al género es muy El Resplandor.
POLE.T. ha dicho que…
Hombre, algo de paranormal tendrá, porque es la casa la que acentúa lo peor de cada uno. Me encanta esa guerra entre Jessica Lange y la de A dos metros bajo tierra, eso también promete!

La naranja mecánica era mucho más alocada y frenética que esta no?

YO me quedé con muchas ganas de más. Va a ser un rollo seguirla a ritmo de un capítulo por semana!
quest ha dicho que…
Yo estoy rezando para que lo de esas dos no sea un poco Los Otros... a ver...

La naranja mecánica tiene momentos frenéticos y momentos de bajón, creo recordar... no sé, a mí no paraba de recordarme a esa peli, más por la estética que por la historia, claro.
POLE.T. ha dicho que…
Pues ves mentalizándote de que una de las dos será Los otros, quedó claro! Yo me dejo embaucar totalmente por esta serie. Como siga así de buena, la encumbro a mi top1 en un santiamén!
quest ha dicho que…
Yo no me voy a ilusionar con tanta facilidad, eh. Me siento muy incrédulo, jeje.
POLE.T. ha dicho que…
Bueno, un grandísimo paso es que vieras el piloto. Estoy orgulloso!
Izengabe ha dicho que…
Muy de acuerdo, en series de televisión nunca se había visto algo así.
Eso sí, no es tan sorprendente que Ryan Murphy cree algo como esto, ya se le fue la olla con Nip/Tuck en su momento. Y no calificaría Glee como 'bodrio de instituto'! Sus primeros 13 capítulos fueron grandiosos
POLE.T. ha dicho que…
Sus primeros 13 capítulos?? Pero si esa serie es una montaña rusa! El piloto fue genial pero luego ya no estuvo a la altura. Y se volvió ñoña, previsible, mala... La vemos porque le tenemos cariño pero no porque sea buena. Nada que ver con esta! (que también habrá que ver cómo evoluciona, claro...)
Alderaan ha dicho que…
Hola! Hace tiempo que sigo tu blog, y hoy me he decidido a comentarte algo.

Yo soy muy reacio a bajarme cosas por internet, por lo que te pregunto: sabes cuando tienen previsto estrenarla en España, via Canal Digital o las TDT convencionales?

Otra cosa... Jessica Lange es y ha sido siempre una de mis actrices favoritas, aunque últimamente se prodiga más bien poco... cómo está en la serie?

Gracias!
Me gusta mucho tu blog!
POLE.T. ha dicho que…
Gracias Alderaan! Me alegro mucho que te hayas decidido por fin a comentar!

Pues estás de enhorabuena, porque Fox estrenará la serie el 7 de noviembre!

Y sí, Jessica Lange está soberbia en la serie, por eso la he puesto destacada como primera foto. Para mi fue la mejor del primer capítulo.
Alderaan ha dicho que…
Gracias! Me lo apunto en la Agenda!
La primera foto fue la que más me llamó la atención, pues ahí está guapísima! En la otra se la ve ya un poco más ajada... los años pasan para todos, aunque no queramos! Ay! Cómo añoro esa Jessica de Tootsie o de Frances! Y la del Cartero!
POLE.T. ha dicho que…
Hombre, y sale bien gracias a la ayuda del bótox y del bisturí, yo creo. Es una lástima que el cine no apreveche a estas actrices veteranas, porque el talento no se pierde con la edad, más bien al contrario!

Oye pues por eso de no querer bajarte nada te la perderás en versión original, que es como más la disfrutarías!
quest ha dicho que…
AaaaaHh... coincido con izen!! Lo que vi de Glee (muy al principio) no me pareció un bodrio!!!!
POLE.T. ha dicho que…
Pero vamos a ver, alma de cántaro, qué has visto tu de Glee?? 2 minutos?? Si ni siquiera te has dignado a ver los capítulos en los que sale Gwyneth Paltrow!!

A mi me parece un despropósito de serie, que marcha sin ton ni son, sin criterio, sin rumbo, sin ambición ni transgresión. Todo eso se perdió pasado el primer capítulo!
Alderaan ha dicho que…
Bueno... Fox en Canal Digital también las ofrece en versión original... aunque he de reconocer que siempre las veo dobladas.
Anónimo ha dicho que…
me la apunto para verla en FOX si puedo, porque ultimamente estoy muy atrasado en las series..

jesn

Entradas populares de este blog

EMMYS 2016: Las nominaciones ideales en Drama

Un año más, los Emmy anuncian sus nominaciones rodeados de las inevitables polémicas por sus destacadas ausencias. Esta edición no iba a ser menos. Los olvidos nuevamente han sido más sonados que los aciertos, movidos por una inercia que suele ser la tónica en los premios más importantes de la televisión mundial. Sin embargo, esta vez los académicos han decidido dar una alegría a aquellos que veníamos reivindicando The Americans como una de las mejores series actuales. Tanto la creación de Joe Weisberg como sus protagonistas, Keri Russell y Matthew Rhys, han logrado por fin el reconocimiento de unos galardones que los han ignorado sistemáticamente durante sus tres primeras temporadas. Son la excepción de unos Emmy que han decidido pasar de largo nuevamente de The Affair y The Leftovers, sin duda, dos de las producciones más destacadas en los dos últimos años. Por eso mismo, y por otros importantes resbalones, ahí van mis nominaciones ideales en la categoría dramática.

MEJOR SERIE DRAM…

Un Eastwood de retirada

Clint Eastwood ya está de vuelta de todo. Le importa un pimiento si su apoyo a Donald Trump le comporta enemigos o si su definición actual de la generación de mariquitas traspasa lo políticamente correcto y ofende al personal. Tampoco su filmografía parece importarle demasiado. Pocos reparos ha tenido en presentar auténticos bodrios como Jersey boys o cintas mediocres como Más allá de la vida o El francotirador. En su historial ya se encuentran Los puentes de Madison, Sin perdón, Mystic River o Million dollar baby. Ya no necesita reivindicarse. Mucho menos con 86 años, la edad suficiente para restar trascendencia a esta época de polémicas efímeras. El actor ya se labró su carrera como director y ahora corresponde al público determinar si su talento sigue en forma o se mantiene gracias a una base de fieles seguidores.

Sully corresponde a esa cada vez más amplia y frecuente lista de películas en su carrera que simplemente alcanzan la corrección, adoptando ese tono grandilocuente y pat…

MOONLIGHT | Camaleón a la fuerza

Una historia sobre homosexualidad dentro de la comunidad negra parecía una vuelta de tuerca, un quién da más dentro del cine de denuncia social que podría suponer el reclamo perfecto para una Academia de Hollywood deseando resarcir sus pecados discriminatorios. Por suerte, Moonlight no pertenece a ese grupo de cintas que buscan a toda costa la exaltación, que se convierten en estandartes de la lucha contra la opresión de la hegemonía blanca y heterosexual. La propuesta de Barry Jenkins es mucho más valiosa, ya que con su premisa y, sobre todo, su puesta en escena, logra abarcar un sentimiento prácticamente universal, el del miedo a la propia identidad.

Little, Chorin y Black no son sólo los tres actos en los que se divide la trama sino las tres fases de un complicado proceso de asimilación personal, el que sufre un niño, adolescente y adulto lidiando consigo mismo y su entorno de barrio marginal en Miami. Esta vez la marginación no surge del racismo sino desde dentro, desde el propio …