Ir al contenido principal

Orgullo y complejo

Arranca El discurso del rey con una secuencia inigualable, una declaración de intenciones perfecta para una película de pocos alardes. El hijo del rey Jorge V de Inglaterra, duque de York, se enfrenta a su primer discurso en público con motivo de la clausura de la exposición del Imperio de 1925. Le aguardan un micrófono de la BBC y un estadio de Wembley abarrotado. El pánico, el terror, se apoderan del príncipe, acomplejado por una tartamudez que lo atormenta desde la infancia. Y el espectador, sobre todo el que suele hacerse pequeño cuando es el centro de atención, como es mi caso, empatiza al momento con el protagonista. La angustia de ese instante, captada al detalle en imágenes, es el inicio idóneo para un filme que cuida con mimo el tratamiento de los personajes.
La elección de Colin Firth es, sin duda, el gran acierto de la película. Este hombre lleva pidiendo a gritos un Oscar desde que un buen día decidió dar un salto mortal desde la casilla de la comedia romántica a la de un cine más independiente, mucho más intimista. Comenzó su nueva andadura con el debut de Tom Ford tras las cámaras. En la piel de un profesor atormentado por la muerte de su amado ya supo demostrarnos que su físico servía para algo más que para lucir un ridículo jersey en El diario de Bridget Jones.
Ahora con el papel de Jorge VI se enfrenta sin pestañear a un Geoffrey Rush con el que mantiene un pulso dramático a lo largo de todo el metraje. Como representante de la alta sociedad londinense, su personaje se debate entre el complejo de inferioridad por no poder articular palabra en público y el orgullo de pertenecer a una estirpe poderosa. Su defecto físico, apreciable por toda la sociedad, le impide desarrollar la función imperiosa para la que ha sido llamado. El rostro de Colin Firth consigue reflejar todo ese cúmulo de sentimientos, desde la frustración y la impotencia hasta la testarudez más propia de las personalidades de alta cuna.
Para colmo, la tartamudez es sin duda el valor añadido que hará las delicias de los académicos de Hollywood de cara a los inminentes Oscars, aunque sólo sea una anécdota en un papel con muchos más matices. Geoffrey Rush, por su parte, es el contrapeso interpretativo del filme, la voz que abre los ojos al rey desnudo. En los diálogos entre ambos, ágiles e inteligentes, se encuentra la esencia de El discurso del rey. Porque esta película es más un duelo actoral entre dos ases que una cinta histórica.
Que se abstengan, por tanto, los amantes de las aventuras palaciegas o del rigor histórico. Es bien probable que el guión sea totalmente fiel a los acontecimientos, pero hay que ser consciente de que la historia en mayúsculas es sólo el telón de fondo de una trama mucho más intimista. Tom Hooper, para que nos entendamos, se acerca más a la introspección que destiló The Queen que a la crónica social reflejada en cintas como La edad de la inocencia.
Aquí la máxima tensión no se encuentra en los problemas de alcoba o en las grandes decisiones políticas que cambiaron el rumbo del mundo. El clímax está en un discurso, el que todo un rey de Inglaterra debe brindar a su pueblo en el inicio de la segunda contienda mundial. Un capítulo anecdótico de la historia contemporánea convertido por obra y gracia del lenguaje cinematográfico en una cinta exquisita y modesta pero con una carrera imparable, Weinstein company mediante, hacia los Oscar.

Comentarios

Izengabe ha dicho que…
Coincido en que Firth siempre me ha gustado, pero la película no me llama para nada la atención, es un argumento que no me motiva y creo que me aburriría; de todos modos es posible que le de una oportunidad, pero bastante más adelante :p
POLE.T. ha dicho que…
Fácilmente te puede aburrir, porque la película se centra mucho en los diálogos. Pero se disfrutan tanto cuando los suelta Firth y Rush...
quest ha dicho que…
pinta bien la peli... no me queda claro en qué punto queda como apuesta para los Óscar...
POLE.T. ha dicho que…
Pues queda en muy, muy buen lugar. Junto a La red social es una de las favoritas. Pero en mi opinión, La red social es de 10 y esta de 8...
quest ha dicho que…
ok, ok, capisco.

Entradas populares de este blog

Los 8 momentos memorables del final de Mujeres Desesperadas

Pueden contarse con los dedos de una mano las series que han logrado cerrar la persiana sin remordimientos. Mujeres desesperadas seguramente se encuentre en ese reducido grupo de privilegiadas que alcanza el final satisfaciendo a la gran mayoría de sus seguidores, sin polémicas, sin originalidades, sin alterar, en definitiva, la esencia de una fórmula que la ha mantenido en antena durante ocho temporadas.
Podrán vertirse muchas críticas sobre esta creación de Marc Cherry, gustarán más o menos algunas épocas de la serie, pero lo que no puede negársele a Mujeres desesperadas es la fidelidad a su público. La coherencia suele convertirse en la factura pendiente en producciones que, movidas por el éxito, suelen alargarse hasta el infinito, perdiendo en el camino la cordura (Lost) o a buena parte de su reparto original (CSI).
Consciente de ello, Cherry decidió ponerle punto y final a su niña mimada antes de que el tiempo erosionara su identidad. La fecha escogida fue el pasado domingo 13…

Especial USA: Localizaciones de Twin Peaks

Uno de los motivos que convirtieron a Twin Peaks en todo un éxito fue la atmósfera de la serie, rodada en paisajes tan fríos y sórdidos como la trama que envolvía el asesinato de Laura Palmer. El pueblo que da nombre a esta inolvidable producción de David Lynch no existe, pero el rodaje de exteriores se llevó a cabo en dos localidades muy cercanas a Seattle, Snoqualmie y North Bend, que todavía hoy logran trasladarte a la aterradora ambientación de la serie.

Al contrario de lo que podría parecer, la zona no explota para nada el fenómeno Twin Peaks. Ni siquiera en la tienda de souvenirs más cercana a las cataratas de Snoqualmie (protagonistas de la cabecera y de varias escenas) encontraremos ni una sola referencia a la serie. Sin embargo, incluso para no seguidores, la visita a este entorno natural merece la pena. No en vano, recibe un millón y medio de visitantes al año.
En lo alto de la cascada sigue vislumbrándose el hotel donde pernoctaba el agente Cooper, remodelado por completo …

PIELES | El mal gusto

Algo extraño estaba ocurriendo. El debut en la dirección de Eduardo Casanova, el eterno Fidel de Aída, apadrinado por Álex de la Iglesia y arropado por buena parte de la flor y nata del cine español, se estrenaba exclusivamente en un solo cine de la ciudad de Barcelona. Sin embargo, el fenómeno era tal que la propia taquillera de los cines Maldà, acostumbrados a las mil y una piruetas para incentivar la venta de entradas, subió perpleja al escenario para inmortalizar el llenazo antes de la proyección. 170 personas se vieron obligadas a desplazarse hasta la recóndita sala para comprobar qué nos tenía preparado el mal llamado nuevo enfant terrible del cine patrio. Finalizada la sesión, llegó la clarividencia.

Me imagino las excusas. No se apuesta por el riesgo, la industria de Hollywood lo engulle todo, el público está aborregado, las descargas ilegales. Todas ellas justificadas en muchos casos. No en este. Casanova puede sentirse afortunado de haber podido estrenar Pieles en un solo c…