Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de junio, 2010

Al final de la vida

La vejez es deprimente, por mucho que nos cueste reconocerlo. Tras los eufemismos de la tercera edad o la edad de oro se esconde una etapa en la que debe resultar imposible ignorar el pasado. Aunque existen mil maneras de sobrellevar la carga de los años (algunos lo llevan con lozanía, otros con depresión), al final el inevitable deterioro físico y el destierro de la población activa terminan destruyendo la moral de cualquiera. La juventud es y seguirá siendo divino tesoro.
La propuesta de Laura Mañá, en ese sentido, es arriesgada y valiente. La vejez no vende en taquilla, y mucho menos si se mezcla con escenas subidas de tono. El sexo, que es un reclamo imprescindible para que las películas de adolescentes se conviertan en éxito, actúa más bien de repelente cuando lo protagonizan actores de más de 65 años. ¿Alguien colgaría en su habitación un póster de Pilar Bardem desnuda? Elsa Pataky seguro que quedaría mejor.
El cometido de La vida empieza hoy lógicamente no es despertar la libido …

Samantha 8 - Carrie 0

En una hipotética batalla entre la protagonista de Sexo en Nueva York, Carrie Bradshaw, y la auténtica alma de la serie, Samantha Jones, ganaría por goleada esta última. Seis temporadas y dos películas han servido para confirmar a la rubia ninfómana como el auténtico reclamo de una producción que gasta sus cartuchos sin demasiados complejos. Samantha ha sido, es y seguirá siendo el toque de humor indispensable para que esta gallinita de los huevos de oro no termine suicidándose.
Pero quien sigue llevando la batuta de esta historia, tanto delante como detrás de las cámaras, es Sarah Jessica Parker, SarahJessi para los amigos de la periferia. Doce años y unos cuantos retoques de cirugía después (recomiendo comprobar los increíbles cambios que ha experimentado esta mujer desde la primera temporada de la serie), la columnista mejor pagada del planeta se continúa creyendo el centro del universo. Sus problemas existenciales y sus disertaciones sobre algo tan cursi como los asuntos del cor…

Temporada de series 2010-2011

Una vez concluida la tanda de series habituales, es el momento de echar un vistazo a las nuevas propuestas del próximo curso, las candidatas a ocupar un puesto en la ya de por sí abultada agenda de los adictos a series de televisión. Desde la cosecha de 2004, a la que pertenecen Perdidos, House, Anatomía de Grey y Mujeres Desesperadas, no se producía un cúmulo tan prometedor de nuevas producciones. 2010 se presenta como un año de grandes expectativas, pero falta por saber cuantas de estas producciones lograrán traspasar el filtro de calidad.
De momento, si en 2004 fue la ABC la que dio la campanada con sus apuestas, en esta ocasión la NBC es la que acumula más novedades con voluntad de recuperar las audiencias perdidas. El canal del pavo real es también el que asume mayores riesgos, alejándose de los procedimentales y de las comedias de medio pelo. Todavía es pronto para vaticinar qué pilotos darán lugar a futuros éxitos, pero la temática, el argumento o el reparto ya son motivos sufic…

La vez que Isabelle Huppert me dejó indiferente

Cuando uno acude a ver un filme de Isabelle Huppert, la gran dama del cine francés, ya sabe a lo que se enfrenta. La actriz sólo escoge aquellos papeles que parecen inspirados en su propia naturaleza. Papeles de mujer fría y lunática, tan aséptica en sentimientos como en expresividad, de una soledad prácticamente antisocial. Los directores parecen haber encontrado en su semblante el instrumento perfecto para expresar la extravagancia, prácticamente surrealista, que tanto admiran en el país vecino.
Villa Amalia, desde luego, no es la excepción. Si la sinopsis del filme nos hacía presagiar un posible cambio de registro en la interpretación de Huppert, finalmente la actriz ha vuelto a ponerse en la piel de una protagonista perturbada y desconcertante. Pero si en La pianista, con sus mutilaciones de clítoris, o en Ma mère, con las explícitas relaciones sexuales entre madre e hijo, lograba provocar transgresión o rechazo en función del espectador, en esta última propuesta tan sólo consigue…

Tras la estela de Flipper

Ric O’Barry se hizo de oro con los delfines. El inesperado éxito de la serie de televisión Flipper, en la que un intrépido y gracioso delfín era el protagonista absoluto, convirtió a estos animales en un reclamo para atraer a las grandes masas. Su experiencia como entrenador de los seis cetáceos que dieron vida a Flipper en los años 60 dio paso a un alud de llamadas que solicitaban sus servicios en los nuevos acuarios nacidos a remolque de la serie. Hoy admite, con lágrimas en los ojos, que con cada Porsche que ganaba de joven podría haber salvado a decenas de delfines.
40 años más tarde, O’Barry sigue arrepentido. Se considera el causante de una explotación de animales que todavía perdura. Tras la famosa sonrisa del delfín, argumenta, se esconde una de las hipocresías más macabras de la naturaleza. En piscinas de cemento, los cetáceos viven deprimidos y estresados, hasta el punto que los entrenadores deben camuflarles entre la comida fármacos contra las úlceras de estómago. Su cambio …

Truly good

Espectacular campaña la que está llevando a cabo la HBO para el inminente estreno de la tercera temporada de True Blood, la nueva niña mimada del canal de pago. Una serie de 12 carteles, a falta del último, a cada cual más sugerente. La creatividad y la transgresión de la serie se han trasladado de forma impecable a la publicidad. Imágenes de impacto que nada tienen que ver con los típicos reclamos que a golpe de PhotoShop incrustan a los personajes de una serie en un fondo virtual.
Difícil tarea la de seleccionar el cartel más ingenioso. Unos juegan con el humor negro y la sangre fresca de la serie. Otros con el excelente cliffhanger del final de la segunda temporada, cuando Bill Compton desaparece justo antes de recibir el ‘sí quiero’ de Sookie. Algunos avanzan tímidamente las nuevas tramas, como la anunciada incorporación del hombre lobo. Todos, dignos de terminar colgados en la pared de casa. Si no tuviera más remedio que quedarme con uno, probablemente escogiera el de la botella …

Pantallazos

- Final de Pekín Express: Aunque no ganaran los polis macarras de Coslada, el programa se mantiene como mi reality favorito.
- Segunda temporada de True Blood: Superado el sopor inicial, la serie consiguió mejorar su espléndida primera temporada.
- The good wife: Mensaje feminista sin estridencias y casos legales absorbentes la convierten en la gran revelación de la temporada.
- Segunda temporada de Acusados: Echaremos de menos a Ballester y a De la Torre. Telecinco tira por la borda uno de los pocos productos de los que puede sentirse orgullosa.
- La cinta blanca: Haneke mereció llevarse el Oscar. Sigo pensando que El secreto de sus ojos está sobrevalorada.
- Up in the air: Ídem. ¿Alguien se explica que una película de acción tan mediocre como En tierra hostil se alzara con el Oscar a mejor película?
- Inicio de la sexta temporada de Perdidos: La cosa prometía. El inicio descolocaba. Íbamos por el buen camino. Pero pasen y lean más abajo…
- A single man: El debut de Tom Ford tras las cámara…

I go crazy!

Seamos francos. La calidad de una cinta de terror no se mide por el ingenio de sus diálogos o por la originalidad de la trama. Lo que realmente importa es su capacidad de sobresaltar, de provocar brincos en el espectador. Partiendo de esa base, conviene olvidar el argumento de The crazies, mil veces explotado en el cine, y centrarse estrictamente en sus escenas de terror. Y haciendo tan cuestionable ejercicio nos encontraremos con uno de los filmes más eficaces dentro del género de los últimos años.
Es cierto que las historias de zombies ya producen pereza. El contexto de un pequeño pueblo invadido de repente por seres terroríficos ya fue explotado recientemente en 30 días de oscuridad. O la idea de una plaga que se va expandiendo de manera caótica ya se planteó de manera casi insuperable en 28 semanas después. Por no mencionar Las colinas tienen ojos, la española REC y su secuela o los clásicos que inspiraron toda esta avalancha.
The crazies, en ese sentido, no aporta nada nuevo. En…