Ir al contenido principal

ESPECIAL SITGES 2010: Agnosia

Alatriste. El laberinto del fauno. El orfanato. Ágora. Celda 211. Todos estos taquillazos tienen algo en común, y es que tras ellos se esconde la mano (y el bolsillo) de Paolo Vasile, el mandamás de Telecinco Cinema. Mientras el canal de televisión se dedica a promocionar el morbo, su división cinematográfica ha ido encadenando año tras año grandes peliculones (con perdón por el guiño a la competencia de Planeta). Pero esta temporada una de las grandes apuestas de la productora, Agnosia, supone un revés cualitativo que, sin duda, mancha su impecable currículum.
El thriller de época fracasa estrepitosamente en ambos aspectos. Ni provoca el más mínimo suspense ni aprovecha su amplitud de medios para recrear de forma sorprendente la Barcelona del siglo XIX. Y es una lástima. Tanto el título como la premisa del filme podrían haber deparado al espectador una experiencia interesante, si no fuera porque el director Eugenio Mira se ha visto incapaz de obtener una buena mezcla entre la intriga y el romance que tenía entre manos.
El diagnóstico que hace el doctor al inicio de la película sobre la agnosia es un buen ejemplo. Busca por todos los medios ser eficaz y enganchar al espectador, pero la escena fracasa en el intento y desprende un sentimiento cercano al ridículo que se alargará durante todo el filme. Las escasas secuencias de impacto de Agnosia, como la que tiene lugar a la salida de una iglesia al final del metraje, pierden todo su mérito impostadas en una trama que ni engancha ni conmueve. El resto, con tanto abuso de interiores y decorados malogrados, dejan en bastante buen lugar la escenografía de Amar en tiempos revueltos.
Lástima también que los actores no contribuyan a aportar un mínimo de verosimilitud a la historia. Bárbara Goenaga está simplemente correcta en el papel de afectada de esta extraña enfermedad, que impide interpretar de forma correcta los estímulos exteriores. Sin embargo, el que desde luego resta puntos a la credibilidad de Agnosia es un Eduardo Noriega que alumbra en alfombras rojas pero desentona en pantalla grande. Si los flashes lo adoran en presentaciones como las de anoche en el Festival de Sitges, las cámaras de cine deberían huir despavoridas del actor cántabro, cuya capacidad de interpretación es inversamente proporcional a su belleza.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los 8 momentos memorables del final de Mujeres Desesperadas

Pueden contarse con los dedos de una mano las series que han logrado cerrar la persiana sin remordimientos. Mujeres desesperadas seguramente se encuentre en ese reducido grupo de privilegiadas que alcanza el final satisfaciendo a la gran mayoría de sus seguidores, sin polémicas, sin originalidades, sin alterar, en definitiva, la esencia de una fórmula que la ha mantenido en antena durante ocho temporadas.
Podrán vertirse muchas críticas sobre esta creación de Marc Cherry, gustarán más o menos algunas épocas de la serie, pero lo que no puede negársele a Mujeres desesperadas es la fidelidad a su público. La coherencia suele convertirse en la factura pendiente en producciones que, movidas por el éxito, suelen alargarse hasta el infinito, perdiendo en el camino la cordura (Lost) o a buena parte de su reparto original (CSI).
Consciente de ello, Cherry decidió ponerle punto y final a su niña mimada antes de que el tiempo erosionara su identidad. La fecha escogida fue el pasado domingo 13…

The Killing Season 3 Finale: La gran desilusión

Han desperdiciado una gran oportunidad. Nos taparon la boca a los que renegábamos de una tercera temporada después del insuperable final de la segunda, brindaron una nueva trama con un arranque y un desarrollo que nos hizo olvidar por completo a Rosie Larsen, y sin embargo el pasado domingo desembocamos en un doble episodio final que en nada recuerda a los finales a los que nos tenían acostumbrados. Los guionistas de The Killing, esta vez sí, nos han fallado.

En primer lugar, porque a falta de conocer si la AMC renueva la serie para una cuarta temporada, dejan a la audiencia con un desenlace abierto, que ni sirve para crear la suficiente expectación de cara a la siguiente entrega ni desde luego dejaría a The Killing en el lugar que se merece en caso de cancelación. Ni tenemos un nuevo caso al que aferrarnos ni un cliffhanger de alto impacto como en la primera temporada. Sólo tememos por el futuro de Sarah Linden tras disparar al asesino, cuando sabemos que de ir a la cárcel será algo…

CALL ME BY YOUR NAME | Cuando la homosexualidad es lo de menos

Hoy sería imposible de reproducir. Una historia de amor a fuego lento, con el pálpito y la inocencia de la novedad desconocida, con el hartazgo y la reflexión de las horas muertas. Un entorno utópico, de ensueño, donde el tiempo pasa sin distracciones ni interrupciones, en el que la palabra recobra su poder, las relaciones se gestan de forma paciente y ni un solo gesto pasa desapercibido. Hay que remontarse a un lugar del norte de Italia en 1983 para redescubrir aquellos tiempos en los que nada, ni mucho menos el amor, se zanjaba con la inmediatez de un pulgar.

En ese contexto bucólico de la Toscana, en el que la belleza natural se entremezcla con la música, el arte y la oratoria, se desarrolla una relación llamada a convertirse en una de las más emocionantes de la historia del cine. Una atracción imprevista, que se va degustando piano piano, entre jugosos zumos de albaricoque y paseos en bici, entre el letargo de los calurosos días de verano y la presión del calendario. El amor de v…