Ir al contenido principal

¿Y si hubieran sido dos hombres?

Las lesbianas sufren una doble marginación. La sociedad que conforman peras y manzanas tan felices como perdices las mira con rechazo, por mucho que Mecano convirtiera la relación entre dos mujeres en un hit del pop español. Pero además de esta reacción más o menos esperable en ciudadanos de estricta moral, dentro del llamado colectivo homosexual, las lesbianas padecen una segunda marginalidad por parte de sus compañeros masculinos. Si la supremacía de hombres sobre mujeres todavía es palpable en heterosexuales, la cosa se agudiza todavía más entre mariquitas y bolleras.
Mucho más invisibles que los gays, las lesbianas parecieron resurgir de su armario de doble fondo en el estreno de la última película de Julio Medem, una Habitación en Roma convenientemente publicitada con el reclamo del sexo explícito entre dos mujeres. A juzgar por el aforo de la sala, la estrategia sólo ha surtido efecto entre homosexuales femeninas. Ni hombres heteros atraídos por suntuosas mujeres en bolas ni gays sensibilizados con la causa rosa. Esto no es Brokeback mountain ni A single man, por citar dos ejemplos de cintas homosexuales con amplio altavoz mediático. Aquí estamos ante algo con menor repercusión, casi casi marginal, como la realidad sumergida que Medem ha querido plasmar.
De ahí lo arriesgado de un realizador ya de por sí controvertido. Recibió el encargo de versionar la cinta chilena En la cama y aceptó el reto trasladando los diálogos de alcoba a dos amantes desconocidas. Pudo haberlo hecho entre dos hombres, y estoy convencido de que la respuesta, tanto de crítica como de público, hubiera sido mucho más entusiasta. Sin embargo, decidió saltar de nuevo al vacío con esta historia sobre dos mujeres extranjeras que encuentran un amor de improviso entre las cuatro paredes de un hotel de Roma.
¿Era necesario un remake de la ópera prima de Matías Bize? Exceptuando el matiz lésbico, la premisa partía de la misma idea. Dos desconocidos se descubren en una noche de pasión que pasará a formar parte de su pasado en cuanto amanezca. La intimidad de dos cuerpos desnudos en torno a una cama seguirá siendo el único eje central de la historia. Sin embargo, es en el tratamiento donde encontramos las principales diferencias. La cámara en manos de Medem se mueve con mayor elegancia, mientras la música se añade a la puesta en escena para ofrecer un relato menos abrupto y seco que el de Bize.
Para rizar un poco más el rizo, Medem decide que las protagonistas se expresen en un idioma que no es el materno, acentuando todavía más sus abismales diferencias. Alba es la española a la que todo el mundo etiquetaría enseguida como la mitad masculina de la pareja, mientras que Natasha es una inocente rusita para quien la atracción por una mujer es un sentimiento totalmente nuevo. Lo que comienza siendo un juego entre verdades y mentiras termina convirtiéndose en un amor de profundidad inabarcable.
Y es que lo que En la cama tenía de pretenciosa, Habitación en Roma lo tiene de exagerada. Aunque los trabajos de Elena Anaya y Natasha Yarovenko son sobresalientes, el guión las termina conduciendo hacia una escalada dramática insostenible. Los que acudan al cine buscando largas escenas de sexo casi pornográfico se encontrarán con orgasmos sorprendentemente precoces y, sobre todo, con toneladas de diálogos en busca de la trascendencia. Por mucho empeño de las actrices, el espectador abandona la función con escepticismo e incluso, tras la escena con la flecha de Cupido, con cierto bochorno. Si el amor fuera tan profundo, impulsivo e instantáneo como el que sufren estas dos desconocidas en una sola noche, no habría en el mundo plazas psiquiátricas suficientes para cubrir los inabarcables efectos del desamor.

Comentarios

quest ha dicho que…
No pienso ver la peli.. ¡¡pero me gusta la crítica!!

Aunque empiezas con un planteamiento tópico (pero muy cierto) sobre la realidad del colectivo, luego te enfrascas en la peli y me quedo con ganas de más opinión. De más... cine.

Ya sabes, soy el crítico de tus críticas ;)
POLE.T. ha dicho que…
Tienes razón, se me ha ido la olla un poco con el tema reivindicativo. Pero es que fue algo que me sucedió realmente. En la sala sólo había lesbianas! Y eso es algo que me sorprende y me repugna. Las pelis de gays las va a ver todo quisqui, pero esta parece indicada solo para esos bichos raros llamados lesbianas! Y no es así! Me indigné y tenía que ponerlo.
quest ha dicho que…
Insisto, la crítica me gusta. Y es de justicia lo que comentas... sólo que luego se me hace corta en lo que es sobre la peli en sí.

;)
POLE.T. ha dicho que…
Suscribo, tienes razón! jeje
quest ha dicho que…
jeje, podemos estar así toda la tarde, eh... a cordialidad no hay quien nos gane!
Izengabe ha dicho que…
No creo que vea la peli, pero coincido con quest, la crítica es muy buena una vez más ;)
dann_gj ha dicho que…
Muy buena crítica como siempre. Enhorabuena!
Martin ha dicho que…
La verdad que me interesa mucho ver esta peli. Después de hacerlo les diré lo que pienso... Pero habrá que esperar, ya que me encuentro trabajando en diferentes hoteles en roma y no estoy mucho en casa!

Entradas populares de este blog

Los 8 momentos memorables del final de Mujeres Desesperadas

Pueden contarse con los dedos de una mano las series que han logrado cerrar la persiana sin remordimientos. Mujeres desesperadas seguramente se encuentre en ese reducido grupo de privilegiadas que alcanza el final satisfaciendo a la gran mayoría de sus seguidores, sin polémicas, sin originalidades, sin alterar, en definitiva, la esencia de una fórmula que la ha mantenido en antena durante ocho temporadas.
Podrán vertirse muchas críticas sobre esta creación de Marc Cherry, gustarán más o menos algunas épocas de la serie, pero lo que no puede negársele a Mujeres desesperadas es la fidelidad a su público. La coherencia suele convertirse en la factura pendiente en producciones que, movidas por el éxito, suelen alargarse hasta el infinito, perdiendo en el camino la cordura (Lost) o a buena parte de su reparto original (CSI).
Consciente de ello, Cherry decidió ponerle punto y final a su niña mimada antes de que el tiempo erosionara su identidad. La fecha escogida fue el pasado domingo 13…

Las 12 mejores escenas de Breaking Bad a las puertas del ansiado final

Nueva fecha para marcar en la historia de la televisión. El próximo 29 de septiembre finaliza Breaking bad, que sin desvelarnos todavía su desenlace ya se ha hecho un hueco en el olimpo de las grandes series, ese lugar sagrado donde cohabitan Los soprano y The wire. Si se mantiene el nivel de esta quinta temporada, el capítulo promete despedirse por todo lo alto. Pero en caso de que Vince Gilligan, su creador, no cumpla con las enormes expectativas, puede descansar tranquilo. Nos deja para el recuerdo una retahíla de escenas memorables. Lo que viene a continuación no es más que el botón de una muestra inabarcable de grandes momentos.


1. Primera escena (1x01 - Pilot)
Si la regla de oro de toda novela es captar al lector desde la primera frase, desde luego esa pareció ser la consigna seguida también por Vince Gilligan en Breaking bad. Un hombre en calzoncillos y una máscara antigás conduce histéricamente una autocaravana por una carretera desierta de Nuevo México. A su lado, el copiloto…

ESPECIAL SITGES 2017 | A GHOST STORY | La muerte desde la muerte

El amor y la muerte conforman un pack muy jugoso para el cine, que ha sabido retratarlo desde todos los ángulos posibles. Pero quién iba a decirnos que las reflexiones más desgarradoras y clarividentes sobre el vacío emocional llegarían de la mano de la ciencia ficción, de un relato imaginario que con una intencionada apuesta formal sitúa el punto de vista en un fantasma de sábana blanca. Una presencia sin expresión que observa la evolución de su entorno tras su fallecimiento. Una mirada sin ojos, un cuerpo sin forma ni voz que transmite más emociones que tantos otros intentos fallidos.

Es una lástima que esa apuesta formal lastre en cierta forma la apabullante evolución del metraje. A Ghost Story arranca petulante, encantada de conocerse, sometiendo al espectador a auténticos actos de fe, como vislumbrar a Rooney Mara en plano fijo degustando un pastel durante varios interminables minutos. Algunos lo han calificado de hipster en su sentido más peyorativo. Su formato cuadrado con bord…