Ir al contenido principal

Lost: acelerando a todo gas

Lost aprieta el turbo y nos conduce de forma vertiginosa a un desenlace que cada día está más cerca. El último capítulo emitido apenas desvela misterios, pero sí que nos depara emociones fuertes, desde momentos de infarto hasta situaciones inesperadas y lacrimógenas. De repente, tres de los personajes principales desparecen en apenas unos segundos, dos permanecen heridos de bala y todos son definitivamente conscientes de la situación en la que se encuentran. El Locke resucitado los necesita a todos muertos para obtener la libertad.
Los acontecimientos en la isla se aceleran mientras en los flashes alternativos regresamos a las historias individuales, salvo que en esta ocasión el protagonismo lo comparten casi a partes iguales Jack y Locke. En ambas líneas temporales, Jack se erige de nuevo, por fin y tras varios capítulos en stand by, en el héroe de la serie. En la realidad paralela, el médico se involucra de lleno y de forma un tanto insistente en la recuperación de Locke, mientras que en la isla toma de nuevo el control del grupo tras comprobar las verdaderas intenciones del enemigo de Jacob.
El flash alternativo apenas aporta novedades. Ya dejan de sorprender las apariciones estelares de personajes conocidos en otros roles, como la de Bernard como médico de Locke. Mientras, siguen sucediéndose los recuerdos del pasado escondido, esta vez en el calvo, que en sueños recita en voz alta dos de sus frases más míticas: “Pulsa el botón” y “Ojalá me hubieras creído”. La gran incógnita la encontramos en la raquítica herencia que ha recibido Claire de su padre: una caja de música. Los expertos ya han identificado el tema principal del artilugio, Catch a falling star, que al parecer es la canción que le cantaba de pequeña el señor Shephard. Tampoco hay que olvidar que, según la Lostpedia, una caja de música tuvo su protagonismo durante la primera temporada. Pertenecía a Rousseau y fue un regalo de su amante… Sin embargo, se confirma que no son iguales. ¡Menos mal!
Pero la chicha la encontramos en la realidad de la isla, donde ya parece un cachondeo las idas y venidas y los cambios de rumbo. Del islote principal pasamos a Hidra en velero, luego, una vez rescatados por el humo negro, nos vamos todos juntos al avión Ajira, pero de allí nos decantamos luego por el submarino porque está cargado de bombas. Demasiado movimiento para un solo capítulo. Si el ritmo fuera tan ágil en toda la serie, dificultades habrían tenido sus creadores para cubrir una única temporada.
Todos estos movimientos se revelan finalmente como una estrategia de Locke para terminar a la vez con todos los candidatos a suceder a Jacob. ¿Widmore y Locke coinciden en querer matarlos a todos o fue el calvo el que puso los explosivos en el avión para conducir a los supervivientes hacia el submarino? En todo caso, los protagonistas caen en la trampa y, una vez sumergidos, Jack capta el mensaje. Locke ha utilizado la misma jugada con la que consiguió librarse de Jacob: no puede matar directamente pero se las ingenia para que sean otros los que lo hagan. (Por cierto, ¿qué plan es ese de Sawyer pidiendo a Jack que tire al calvo al agua? ¿Menuda estratagema, no?).
Y es descubrirse el pastel de la bomba, que se suceden las tragedias. Tras la cabezonería de Sawyer por desactivarla, propiciando justo lo contrario, Sayid decide sacrificarse por el bien de todos, no sin antes confirmarnos que Desmond sigue vivo y señalando a Jack como el candidato. Pero el gran drama no es la muerte del iraquí, al que ya dábamos por perdido, sino la auténtica tragedia de dos de los personajes más emblemáticos de la serie. En un gesto de puro romanticismo, aunque un tanto egoísta (¿qué pasa con la niña, eh?), Jin decide sacrificar su vida para no abandonar nunca más a su amada Sun. Y además, de forma totalmente incongruente, se despiden en inglés y no en coreano. Por otro lado, algunos foros dan por muerto a Lappidus, pero se confirma, lostzilla mediante, que los guionistas no le tenían preparado un final tan chapucero al piloto.
A todo esto, Kate está herida de bala, alimentando todavía más las quinielas que pronostican su muerte, mientras Claire ha visto cómo definitivamente sus compañeros la han dejado de lado. Y eso con un Locke ansioso de venganza no puede ser nada bueno. Demasiada tela para cortar en tan sólo cuatro capítulos que nos quedan. Y más cuando el siguiente, Across the sea, se ocupará de darnos respuestas sobre dos de los personajes más importantes y enigmáticos de las dos últimas temporadas: Jacob y el Hombre de negro. Prometedor.

Comentarios

Izengabe ha dicho que…
¿Sabremos por fin el nombre del Humo Negro?

Lappidus estará muerto? supongo que tendrá que seguir por ahí para hacer que va a pilotar el avión, no? aunque como esto es tan chapucero igual vemos a Jack como piloto... ¬¬

Ya me han adelantado que en el capítulo 15 surgen más dudas... y que no es tan bueno... esperaré a verlo hoy mismo con mis propios ojos :p
POLE.T. ha dicho que…
yo creo que será un poco como el de Richard, que a mi me encantó pero que lo mismo no aporta tanto... Parece que se remonta a la época romana!

Y por lo que he visto de refilón, todavía no nos dicen cómo se llama el hombre de negro, que ya estoy harto de llamarlo "el enemigo de Jacob"!!
Izengabe ha dicho que…
ya, a ver si le ponen nombre pq es un rollo andar así... cuesta mucho escribir sus 'motes', son muy largos... xD

a mi el de Richard no me gustó mucho, espero que sea mejor...

Entradas populares de este blog

Los 8 momentos memorables del final de Mujeres Desesperadas

Pueden contarse con los dedos de una mano las series que han logrado cerrar la persiana sin remordimientos. Mujeres desesperadas seguramente se encuentre en ese reducido grupo de privilegiadas que alcanza el final satisfaciendo a la gran mayoría de sus seguidores, sin polémicas, sin originalidades, sin alterar, en definitiva, la esencia de una fórmula que la ha mantenido en antena durante ocho temporadas.
Podrán vertirse muchas críticas sobre esta creación de Marc Cherry, gustarán más o menos algunas épocas de la serie, pero lo que no puede negársele a Mujeres desesperadas es la fidelidad a su público. La coherencia suele convertirse en la factura pendiente en producciones que, movidas por el éxito, suelen alargarse hasta el infinito, perdiendo en el camino la cordura (Lost) o a buena parte de su reparto original (CSI).
Consciente de ello, Cherry decidió ponerle punto y final a su niña mimada antes de que el tiempo erosionara su identidad. La fecha escogida fue el pasado domingo 13…

Las 12 mejores escenas de Breaking Bad a las puertas del ansiado final

Nueva fecha para marcar en la historia de la televisión. El próximo 29 de septiembre finaliza Breaking bad, que sin desvelarnos todavía su desenlace ya se ha hecho un hueco en el olimpo de las grandes series, ese lugar sagrado donde cohabitan Los soprano y The wire. Si se mantiene el nivel de esta quinta temporada, el capítulo promete despedirse por todo lo alto. Pero en caso de que Vince Gilligan, su creador, no cumpla con las enormes expectativas, puede descansar tranquilo. Nos deja para el recuerdo una retahíla de escenas memorables. Lo que viene a continuación no es más que el botón de una muestra inabarcable de grandes momentos.


1. Primera escena (1x01 - Pilot)
Si la regla de oro de toda novela es captar al lector desde la primera frase, desde luego esa pareció ser la consigna seguida también por Vince Gilligan en Breaking bad. Un hombre en calzoncillos y una máscara antigás conduce histéricamente una autocaravana por una carretera desierta de Nuevo México. A su lado, el copiloto…

ESPECIAL SITGES 2017 | A GHOST STORY | La muerte desde la muerte

El amor y la muerte conforman un pack muy jugoso para el cine, que ha sabido retratarlo desde todos los ángulos posibles. Pero quién iba a decirnos que las reflexiones más desgarradoras y clarividentes sobre el vacío emocional llegarían de la mano de la ciencia ficción, de un relato imaginario que con una intencionada apuesta formal sitúa el punto de vista en un fantasma de sábana blanca. Una presencia sin expresión que observa la evolución de su entorno tras su fallecimiento. Una mirada sin ojos, un cuerpo sin forma ni voz que transmite más emociones que tantos otros intentos fallidos.

Es una lástima que esa apuesta formal lastre en cierta forma la apabullante evolución del metraje. A Ghost Story arranca petulante, encantada de conocerse, sometiendo al espectador a auténticos actos de fe, como vislumbrar a Rooney Mara en plano fijo degustando un pastel durante varios interminables minutos. Algunos lo han calificado de hipster en su sentido más peyorativo. Su formato cuadrado con bord…