Ir al contenido principal

Próximamente: Sexo en Nueva York, la película

Aquí las tenemos de nuevo. Carrie, Samantha, Charlotte y Miranda vuelven a la pantalla pero esta vez por la puerta grande. La mítica serie de la HBO da el salto a las salas de cine y al parecer lo hace siguiendo las pautas de la serie. Vestidos de pasarela en plena calle, poder adquisitivo elevadísimo en comparación con las horas trabajadas, zapatos imposibles (de llevar y de pagar) y grandes dosis de humor y romanticismo (lo primero a cargo de la inigualable Samantha, lo segundo con la bobalicona Carrie). La serie no nos pudo regalar mejores momentos, eso sí con notable desigualdad entre los diferentes capítulos. Nos tememos esta versión en celuloide. Ya sabemos el éxito más bien modesto de las adaptaciones de la pequeña a la gran pantalla (Los ángeles de Charlie, Corrupción en Miami, Starsky y Hutch,...), pero en este caso al tratarse de un éxito más reciente puede que la acogida sea mayor. Todo depende de cómo se las ingenien para concentrar en una hora y media la esencia de la serie sin que resulte un capítulo alargado. Su estreno, el año que viene. De momento, ya disponemos de las primeras imágenes de rodaje.



Comentarios

Mlo ha dicho que…
yo estoy haciendo un seguimiento de todos sus modeluquis. la tia ya lleva 16!!! la frivolidad al poder!
http://yonomeaburro.blogspot.com/search/label/sny

Entradas populares de este blog

Los 8 momentos memorables del final de Mujeres Desesperadas

Pueden contarse con los dedos de una mano las series que han logrado cerrar la persiana sin remordimientos. Mujeres desesperadas seguramente se encuentre en ese reducido grupo de privilegiadas que alcanza el final satisfaciendo a la gran mayoría de sus seguidores, sin polémicas, sin originalidades, sin alterar, en definitiva, la esencia de una fórmula que la ha mantenido en antena durante ocho temporadas.
Podrán vertirse muchas críticas sobre esta creación de Marc Cherry, gustarán más o menos algunas épocas de la serie, pero lo que no puede negársele a Mujeres desesperadas es la fidelidad a su público. La coherencia suele convertirse en la factura pendiente en producciones que, movidas por el éxito, suelen alargarse hasta el infinito, perdiendo en el camino la cordura (Lost) o a buena parte de su reparto original (CSI).
Consciente de ello, Cherry decidió ponerle punto y final a su niña mimada antes de que el tiempo erosionara su identidad. La fecha escogida fue el pasado domingo 13…

Sin etiquetas

Qué gran golpe nos habría propinado Tomboy si desconociéramos el argumento de la cinta antes de entrar en la sala. Con la boca abierta nos habría dejado esa escena en la que el hasta el momento protagonista de la cinta, un niño de 10 años, se levanta de la bañera y nos desvela que en realidad tiene vagina. Tan valiente como esa imagen de una menor desnuda, irreproducible en otra cinematografía que no sea la francesa, hubiera sido mantener el secreto hasta ese instante. La experiencia habría sido inmejorable.

Pero el marketing manda y había que vender la película de alguna manera. Difícil resistirse a la tentación de titular con el reclamo de una niña que se hace pasar por chico. Es probable que de otra forma sólo unos pocos aventurados se hubiesen atrevido a verla, así que bienvenida la estrategia de venta si con ella se consiguen más espectadores para una cinta modesta, silenciosa, pero que seguro es la más gratificante de una cartelera de puente de mayo tan desalentadora.

Más que el…

Ratatouille: el regreso de Pixar a la alta cocina

Resulta que la ratatouille (que todos sabemos pronunciar como ratatúi) es una especialidad culinaria de la Provenza francesa que consiste en freír una serie de verduras en aceite de oliva. Que sea una producción norteamericana, aprovechando la polisemia de sus cuatro primeras letras con el mamífero roedor, la que me descubra el significado del término ya es un hecho curioso. Pero que además, una película de dibujos animados, tan frecuentemente infravaloradas, contenga tal nivel de documentación sobre el mundo culinario refleja el nivel de ingenio de sus creadores.
Temimos con la inauguración del matrimonio entre Pixar y Disney un descenso de la creatividad a la que nos tenían acostumbrados los chicos de John Lasseter. Cars, el primer fruto de la unión, se acercaba peligrosamente a la moralina del gigante de la fantasía y se alejaba de la frescura y el ingenio de los creadores de Toy Story. Con Ratatouille, por suerte, avanzamos unos pasos más hacia delante respecto a la última creació…