Ir al contenido principal

La llegada de Calista y el adiós de House

Cualquier día de estos los de Cuatro nos programarán a Gabilondo tras el capítulo de House para ver si remonta las audiencias de sus informativos. Parece una buena estrategia. El mayor éxito de la cadena arropa los estrenos que merecen ser considerados. Les funcionó con Cuenta atrás, pero en el momento en que la pretenciosa serie malinterpretada por el canto del loco se mudó a un nuevo horario la audiencia no la acompañó de forma tan masiva.
Anoche quisieron hacer lo propio con un producto que, esta vez sí, merecía una buena acogida. Jugaban además con una buena baza: el final de la tercera temporada del malcarado doctor. Sin embargo, no les salió tan bien la apuesta. Y tiene su lógica si tenemos en cuenta que casi la abocaron al suicidio. El primer capítulo de Cinco hermanos comenzó a las once y media de la noche, tras uno de esos publirreportajes que tanto gustan en Cuatro (qué rentable les salió el billete a Los Ángeles de Raquel Sánchez Silva! La chica se recorrió todos los platós de la ciudad!), y tras un episodio culminante de House plagado de eternas y molestas pausas publicitarias.
No contentos con eso, decidieron emitir un segundo capítulo por el que el espectador debía trasnochar como mínimo hasta la una de la madrugada. Entenderán, pues, que decidiera poner en marcha mi nuevo y flamante DVD grabador con disco duro. Aún así, la serie protagonizada, entre otros, por Calista Flockhart ha obtenido un 14 y un 16 % de cuota de pantalla en sus dos primeros episodios. Pueden estar contentos.
Pero si algo merece ser noticia es el desenlace de la tercera temporada de House, la que peor ha evolucionado en el tiempo. Los inicios no pudieron ser mejores, con el acoso del policía que no descansó hasta ver al doctor entre rejas. Pero tras ese punto álgido inicial, la serie fue desembocando en la pura monotonía, con capítulos cortados por el mismo patrón y cada vez más carentes de atractivo.
No sé qué interés puede tener para los espectadores legos en medicina, es decir la gran mayoría, unos casos marcados por un abuso de tecnicismos y por una ausencia casi total de empatía. Casos que, además, siempre suelen desarrollarse de la misma forma, cargados de complicaciones y empeoramientos y que suelen culminar con la resolución final, e incomprensible también, del cada vez más desquiciado doctor House.
Si al principio la personalidad del facultativo resultaba ácida, irónica e inteligente, con el tiempo está derivando en ridícula, paródica y burda. Sólo en algunas ocasiones recupera la brillantez de temporadas pasadas, de la misma forma que en contadas ocasiones un capítulo vuelve a sorprendernos. El de ayer no fue redondo, como lo fue en su momento aquél en el que House se convirtió en paciente. Sólo destaca la escena final, cuando el doctor recibe en su hogar una nueva guitarra, símbolo de su buena actitud hacia el cambio. Sus tres discípulos le han abandonado. Y todos contentos. Nosotros también. Esperamos la aparición de nuevos personajes que no sean meras comparsas de un médico en decadencia.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Lo de House ya era hora de que llegara al fin.No me estraña que haya perdido audiencia.Esto no es América(por suerte)y la gente, incluso los adictos acaban cansándose,conque figúrate los que no lo pueden ver, es que hasta le repudian, y le repudiaran.
Si ya de por sí, todas las series sobre hospitales,medicina, médicos, hay un cierto, sector de televidentes(cada vez más grande)a los cuales este tipo de series les resultan inaguantables, tipo Hospital Central,Mir,etc, por lo inverosímiles que pueden llegar a ser.
Figúrate como les estará cayendo el doctor House.Tipo patético,con ojos de sapo venenoso.Sus gracias al principio ,supongo,por los comentarios, y lo poquísimo que he seguido esta serie, hacian gracia, pero de ahi han pasado a ser macabras, igual que los trams de la serie.
Por mí, espero que no la vuelvan a poner en España, que sigan viéndola los americanos,si es que a ellos les hace gracia que pudieran estar alguna vez en su vidad en manos de semejante monstruo llamado House.
AH! Una recomendación, cuando escribas algo sobre Cinco Hermanos, procura buscar una fotografia en la que al menos esté toda la familia.Y si te atreves haz alguna comparación entre Cinco Hermanos y su antecesora Cinco en Familia(que supongo que esta última serie ni la habrás visto), pero podrias informarte.
Adios, mi querido titular del blog.O mejor, AHORA , voy a decir hasta tu próxima crítica.
Anónimo ha dicho que…
Por si sois espesos... jejeje este es mi mail... joseania1@hotmail.com saludos!!! N_J

Entradas populares de este blog

Los 8 momentos memorables del final de Mujeres Desesperadas

Pueden contarse con los dedos de una mano las series que han logrado cerrar la persiana sin remordimientos. Mujeres desesperadas seguramente se encuentre en ese reducido grupo de privilegiadas que alcanza el final satisfaciendo a la gran mayoría de sus seguidores, sin polémicas, sin originalidades, sin alterar, en definitiva, la esencia de una fórmula que la ha mantenido en antena durante ocho temporadas.
Podrán vertirse muchas críticas sobre esta creación de Marc Cherry, gustarán más o menos algunas épocas de la serie, pero lo que no puede negársele a Mujeres desesperadas es la fidelidad a su público. La coherencia suele convertirse en la factura pendiente en producciones que, movidas por el éxito, suelen alargarse hasta el infinito, perdiendo en el camino la cordura (Lost) o a buena parte de su reparto original (CSI).
Consciente de ello, Cherry decidió ponerle punto y final a su niña mimada antes de que el tiempo erosionara su identidad. La fecha escogida fue el pasado domingo 13…

Sin etiquetas

Qué gran golpe nos habría propinado Tomboy si desconociéramos el argumento de la cinta antes de entrar en la sala. Con la boca abierta nos habría dejado esa escena en la que el hasta el momento protagonista de la cinta, un niño de 10 años, se levanta de la bañera y nos desvela que en realidad tiene vagina. Tan valiente como esa imagen de una menor desnuda, irreproducible en otra cinematografía que no sea la francesa, hubiera sido mantener el secreto hasta ese instante. La experiencia habría sido inmejorable.

Pero el marketing manda y había que vender la película de alguna manera. Difícil resistirse a la tentación de titular con el reclamo de una niña que se hace pasar por chico. Es probable que de otra forma sólo unos pocos aventurados se hubiesen atrevido a verla, así que bienvenida la estrategia de venta si con ella se consiguen más espectadores para una cinta modesta, silenciosa, pero que seguro es la más gratificante de una cartelera de puente de mayo tan desalentadora.

Más que el…

Ratatouille: el regreso de Pixar a la alta cocina

Resulta que la ratatouille (que todos sabemos pronunciar como ratatúi) es una especialidad culinaria de la Provenza francesa que consiste en freír una serie de verduras en aceite de oliva. Que sea una producción norteamericana, aprovechando la polisemia de sus cuatro primeras letras con el mamífero roedor, la que me descubra el significado del término ya es un hecho curioso. Pero que además, una película de dibujos animados, tan frecuentemente infravaloradas, contenga tal nivel de documentación sobre el mundo culinario refleja el nivel de ingenio de sus creadores.
Temimos con la inauguración del matrimonio entre Pixar y Disney un descenso de la creatividad a la que nos tenían acostumbrados los chicos de John Lasseter. Cars, el primer fruto de la unión, se acercaba peligrosamente a la moralina del gigante de la fantasía y se alejaba de la frescura y el ingenio de los creadores de Toy Story. Con Ratatouille, por suerte, avanzamos unos pasos más hacia delante respecto a la última creació…