Ir al contenido principal

M:I:III, la envidia de Alias

Hasta el gorro del debate actual entre defensores y detractores de Tom Cruise, mi posición se reduce a una frase: “es idóneo para papeles de héroe”. Punto. De ahí que su interpretación en Misión Imposible III (o M:I:III para los de sigla fácil) me parezca más que correcta. Dejando a un lado sus histriónicas escenas de amor con la otrora sensual y angelical Katie Holmes, este actor de sonrisa blanco nuclear es perfecto para protagonizar esta saga, llamada a sustituir a la caduca 007.
Es mucho más interesante analizar la huella que ha dejado marcada su director en esta secuela. El imaginario de J.J. Abrams es palpable a lo largo de todo el filme, y más si uno ha tenido la oportunidad de seguir los seriales en los que este señor anda del todo metido. Perdidos es el más importante de ellos, sin embargo M:I:III bebe bastante más de otro de sus productos, éste de menor repercusión, al menos en nuestro país. Alias es la precursora a pequeña escala de esta película, en la que se encuentran muchas de las manías, preferencias y vicios que Abrams vierte constantemente en la serie de acción.
El más destacable de ellos es sin duda el flashback. Cuantos capítulos de Alias han empezado con este recurso tan eficaz para la acción… O qué razón de ser tendrían los personajes de Perdidos sin esos constantes retrocesos narrativos… Pues bien, M:I:III arranca con una poderosa y tensa escena inicial con la que J.J. Abrams consigue atrapar desde el primer segundo al espectador. Inmediatamente después aparece la famosa sintonía de la saga y la trama nos sitúa unos cuantos días antes. Es un recurso fácil pero del todo eficiente a la hora de generar expectación.
Esta tercera parte de Misión Imposible, se ha comentado mucho, también pretende humanizar un poco más al personaje de Ethan Hunt y mostrarnos sus sentimientos. En esto también se nota la mano de Abrams y la influencia de Alias, ya que en la serie es muy común la combinación de secuencias de acción con melodramáticas escenas de amor al más puro estilo Felicity (también es significativa la presencia de su protagonista Keri Russell en la película). La agente Bristow, como Hunt, también tiene dificultades para conciliar su vida laboral con la familiar y presenta parecidos traumas psicológicos.
Pero hay más similitudes. El asesor informático y tecnológico de la agencia británica es sospechosamente parecido al alocado Marshall de Alias. Las localizaciones de la película en diferentes partes del planeta son el comer de cada día de la teleserie. Sus personajes tan pronto están en París como en Honolulu. En ambas producciones el enemigo tiene en su poder un arma de calibre mundial y de ridículo nombre. En el filme se trata de la pata de conejo. En el caso de la serie, es imposible acordarme de cómo demonios se llamaban esos artilugios mortales creados por el tal Rambaldi. La sofisticada tecnología utilizada por los dos agentes es igualmente inverosímil en uno y otro caso.
Sólo logro apreciar una importante diferencia entre M:I:III y Alias. El presupuesto. Si Sydney Bristow pudiera opinar al respecto seguramente estaría rabiosa y celosa de su homólogo Ethan Hunt. Mientras ella corretea de un lado a otro del planeta sin salir de los decorados californianos, su semejante ha podido saltar de un rascacielos a otro en la mismísima Shangai. Con la película, J.J. Abrams ha conseguido realizar por fin ese producto trepidante y espectacular que con Alias sólo lograba acariciar. De bien seguro que con este juguetito ha disfrutado el director como un niño pequeño. Ahora tan sólo deberá esperar que la mano santa de Cruise vuelva a señalarlo de nuevo como el director de la cuarta entrega para poder impregnarla otra vez de sus filias y sus fobias.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Hola,
he dado por casualidad con éste tu blog. He leído alguna de las entradas, en especial de las referidas a televisión y tus opiniones me han parecido razonadas y respetuosas. Coincido casi punto por punto con la de "Siete Vidas", con una salvedad, nunca conseguí engancharme a ella pero le reconocía su valor. Me parece que eres demasiado condescendiente con "Génesis". Creo que no es más que una apuesta estética sin mayor valor. No hablo de la trampa en los guiones, qué se le va a hacer, sino de lo aburrida que resulta. Vi el primer capítulo haciendo un esfuerzo por no volver a un clásico como Hospital Central, al que volví ayer sin dudarlo ni un momento y sin sentirme decepcionado, es la serie que mejor cuenta las historias de todas las españolas, y se trata de eso, de contar historias.
Un saludo y volveré por tu blog.
POLE.T. ha dicho que…
Muchas gracias.
Tienes toda la razón. Yo abandoné 'Génesis' sin problemas después de ver el primer capítulo y me puse a ver 'Mujeres Desesperadas' en Fox. Incomparable.
1 saludo
PD. también puedes ponerte en contacto conmigo a través del mail

Entradas populares de este blog

Los 8 momentos memorables del final de Mujeres Desesperadas

Pueden contarse con los dedos de una mano las series que han logrado cerrar la persiana sin remordimientos. Mujeres desesperadas seguramente se encuentre en ese reducido grupo de privilegiadas que alcanza el final satisfaciendo a la gran mayoría de sus seguidores, sin polémicas, sin originalidades, sin alterar, en definitiva, la esencia de una fórmula que la ha mantenido en antena durante ocho temporadas.
Podrán vertirse muchas críticas sobre esta creación de Marc Cherry, gustarán más o menos algunas épocas de la serie, pero lo que no puede negársele a Mujeres desesperadas es la fidelidad a su público. La coherencia suele convertirse en la factura pendiente en producciones que, movidas por el éxito, suelen alargarse hasta el infinito, perdiendo en el camino la cordura (Lost) o a buena parte de su reparto original (CSI).
Consciente de ello, Cherry decidió ponerle punto y final a su niña mimada antes de que el tiempo erosionara su identidad. La fecha escogida fue el pasado domingo 13…

Sin etiquetas

Qué gran golpe nos habría propinado Tomboy si desconociéramos el argumento de la cinta antes de entrar en la sala. Con la boca abierta nos habría dejado esa escena en la que el hasta el momento protagonista de la cinta, un niño de 10 años, se levanta de la bañera y nos desvela que en realidad tiene vagina. Tan valiente como esa imagen de una menor desnuda, irreproducible en otra cinematografía que no sea la francesa, hubiera sido mantener el secreto hasta ese instante. La experiencia habría sido inmejorable.

Pero el marketing manda y había que vender la película de alguna manera. Difícil resistirse a la tentación de titular con el reclamo de una niña que se hace pasar por chico. Es probable que de otra forma sólo unos pocos aventurados se hubiesen atrevido a verla, así que bienvenida la estrategia de venta si con ella se consiguen más espectadores para una cinta modesta, silenciosa, pero que seguro es la más gratificante de una cartelera de puente de mayo tan desalentadora.

Más que el…

Las 12 mejores escenas de Breaking Bad a las puertas del ansiado final

Nueva fecha para marcar en la historia de la televisión. El próximo 29 de septiembre finaliza Breaking bad, que sin desvelarnos todavía su desenlace ya se ha hecho un hueco en el olimpo de las grandes series, ese lugar sagrado donde cohabitan Los soprano y The wire. Si se mantiene el nivel de esta quinta temporada, el capítulo promete despedirse por todo lo alto. Pero en caso de que Vince Gilligan, su creador, no cumpla con las enormes expectativas, puede descansar tranquilo. Nos deja para el recuerdo una retahíla de escenas memorables. Lo que viene a continuación no es más que el botón de una muestra inabarcable de grandes momentos.


1. Primera escena (1x01 - Pilot)
Si la regla de oro de toda novela es captar al lector desde la primera frase, desde luego esa pareció ser la consigna seguida también por Vince Gilligan en Breaking bad. Un hombre en calzoncillos y una máscara antigás conduce histéricamente una autocaravana por una carretera desierta de Nuevo México. A su lado, el copiloto…