Ir al contenido principal

Hard Lolita

Poco tiene que ver esta Lolita con la de Nabokov. Los tiempos han cambiado y ya nacen resabidas. No son aquellas adolescentes sin conciencia, sino mujeres de cuerpo y mente más listas que el hambre. Los hombres de mente desviada y ávidos de carne fresca ya no son los que abusan de ellas. La tortilla se ha vuelto del revés y ahora son ellas las que tienen la sartén por el mango. Las que hacen y deshacen a su antojo. Las que buscan a sus víctimas, las que las embaucan, las que conocen a la perfección sus puntos débiles. Las lolitas del siglo XXI llegan por Internet y lo hacen con ganas de revancha.
Hard Candy arranca precisamente con la escena de captación de la víctima. Una pantalla de ordenador nos hace testigos de un flirteo virtual. De fondo, los sonidos de un teclado. En apariencia, un fotógrafo de 32 años encandila a una joven de 14 para tener su primera cita presencial en casa de este. Pero lo que comienza siendo una supuesta inconciencia de la joven y el inicio de una relación pedófila acaba derivando en una auténtica pesadilla para el treintañero. Es decir, que la aparente víctima termina siendo la más cruel de los verdugos.
Ya advierto que toda persona, especialmente masculina, y con un mínimo de sensibilidad, sobre todo en ciertas partes, se abstenga de ver esta película. Yo, como hombre, lo pasé fatal. Se podría decir que el contenido del filme es puro terror psicológico. Pero un terror psicológico de lo más gore. Apenas se muestra nada, pero no hace falta. Sólo con los diálogos yo ya me retorcía en la butaca. Y no era el único, lo puedo asegurar.
Esta es la historia de una venganza fríamente calculada, como fría es la dulce Hayley interpretada por una convincente y aterradora Ellen Page. El ojo por ojo, diente por diente llevado al extremo. Toda persona amante y defensora de la pena de muerte como mecanismo de justicia social, por favor, acuda en masa a visionar Hard Candy. Verá saciados plenamente sus deseos. Disfrutará viendo retorcerse de dolor a un pedófilo, los criminales de peor calaña, los que solo merecen una cosa: que les corten los huevos. Esta es la película de George Bush, Schwazzenegger y tantos otros que opinan que el castigo mortal es el mejor de los castigos que una democracia puede imponer a sus peores verdugos para que escarmienten.
Me sorprende que este fuera el filme ganador en el pasado Festival de Sitges. Quiero pensar que es por su fotografía, azulada, fría y arriesgada. O porque sus dos horas de metraje se desarrollan apenas en un único espacio y se basan en un diálogo ágil entre solo dos personajes, sin que por ello el espectador muestre signos de cansancio. O incluso por la interpretación de la joven Page. Pero en lo que al contenido y al mensaje de la película se refiere, propio de la derecha más ultraconservadora, Hard Candy no merece ni de lejos el reconocimiento de un festival de cine europeo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

CALL ME BY YOUR NAME | Cuando la homosexualidad es lo de menos

Hoy sería imposible de reproducir. Una historia de amor a fuego lento, con el pálpito y la inocencia de la novedad desconocida, con el hartazgo y la reflexión de las horas muertas. Un entorno utópico, de ensueño, donde el tiempo pasa sin distracciones ni interrupciones, en el que la palabra recobra su poder, las relaciones se gestan de forma paciente y ni un solo gesto pasa desapercibido. Hay que remontarse a un lugar del norte de Italia en 1983 para redescubrir aquellos tiempos en los que nada, ni mucho menos el amor, se zanjaba con la inmediatez de un pulgar.

En ese contexto bucólico de la Toscana, en el que la belleza natural se entremezcla con la música, el arte y la oratoria, se desarrolla una relación llamada a convertirse en una de las más emocionantes de la historia del cine. Una atracción imprevista, que se va degustando piano piano, entre jugosos zumos de albaricoque y paseos en bici, entre el letargo de los calurosos días de verano y la presión del calendario. El amor de v…

Los 8 momentos memorables del final de Mujeres Desesperadas

Pueden contarse con los dedos de una mano las series que han logrado cerrar la persiana sin remordimientos. Mujeres desesperadas seguramente se encuentre en ese reducido grupo de privilegiadas que alcanza el final satisfaciendo a la gran mayoría de sus seguidores, sin polémicas, sin originalidades, sin alterar, en definitiva, la esencia de una fórmula que la ha mantenido en antena durante ocho temporadas.
Podrán vertirse muchas críticas sobre esta creación de Marc Cherry, gustarán más o menos algunas épocas de la serie, pero lo que no puede negársele a Mujeres desesperadas es la fidelidad a su público. La coherencia suele convertirse en la factura pendiente en producciones que, movidas por el éxito, suelen alargarse hasta el infinito, perdiendo en el camino la cordura (Lost) o a buena parte de su reparto original (CSI).
Consciente de ello, Cherry decidió ponerle punto y final a su niña mimada antes de que el tiempo erosionara su identidad. La fecha escogida fue el pasado domingo 13…

LOS ARCHIVOS DEL PENTÁGONO | La Rogue One de Todos los hombres del presidente

Salvando las enormes distancias entre dos propuestas tan distintas, hay que admitir que Los archivos del Pentágono contiene una gran similitud con el primer spin-off de Star Wars. Ambas películas desarrollan una trama más o menos desconocida, con mayor o menor fortuna, para deleitarnos en los últimos minutos con una apoteósica y vibrante secuencia en la que se enlaza con un episodio vital de nuestra memoria audiovisual y colectiva. Si en la saga galáctica Rogue One nos emplazaba al inicio de los inicios, Spielberg remata su análisis sobre la época dorada del The Washington Post uniéndola con su capítulo más destacado en la historia del periodismo de investigación, el que protagonizaron Woodward y Bernstein con el caso Watergate y que inmortalizó Alan J. Pakula en Todos los hombres del presidente. Ambos filmes, por tanto, despliegan una traca final que reconcilia al espectador escéptico con todo el metraje anterior, dejando la sensación de que el viaje ha merecido la pena.

Pero, ¿mere…