Ir al contenido principal

El principio del génesis

El origen de una nueva ficción a la española comenzó a vislumbrarse el pasado miércoles con el estreno de la serie Génesis. Los avances y promociones con los que Cuatro nos fue vendiendo el producto vaticinaban algo diferente, algo de calidad, muy alejado de las producciones made in Spain con las que nos suelen deleitar otras cadenas en prime time, léase comedias ligeras de humor rancio o sucedáneos, más bien incomparables, de la ficción norteamericana.
No hay que negarlo. Génesis también se mira en el espejo de Estados Unidos, reflejando un poco de CSI, otro tanto de Millennium y otro tanto bastante de Seven, pero sin acabar de obtener una imagen nítida y parecida. A pesar de que el esfuerzo es loable, la producción todavía está lejos de transmitir solidez en los guiones y, sobre todo, credibilidad.
¿Cómo se entiende, sino, que una policía acuda de noche a casa de un sospechoso de asesinato múltiple para cenar tranquilamente y sin ningún tipo de protección? ¿O que otro sospechoso, sin venir a cuento, aparezca de golpe y se ponga a correr ante las narices de Mateo, el líder de la brigada? ¿O qué éste, en su persecución, lance tiros al aire sin ton ni son? Son pequeños detalles que reiteran aquello de que los españoles todavía estamos a años luz de las series de acción norteamericanas y que seguimos en un querer y no poder. Esto es, en definitiva, tan sólo el principio del génesis de la calidad en la ficción española.
Sin embargo, en otros muchos aspectos se puede comprobar que Génesis es un buen primer paso. La fotografía lograba la atmósfera de misterio idónea para este tipo de tramas psicopáticas. La banda sonora, en general, bastante acertada y efectiva en su intento de provocar tensión. Y, sobre todo, la correcta interpretación de los tres personajes principales.
Verónica Sánchez consigue apartarse de su pasado serrano y encarna con bastante credibilidad a la segunda de a bordo mona y sabelotodo. El personaje de Quim Gutiérrez, en su intento de conectar con un público joven, se nota un tanto forzado, aunque el actor catalán lo interpreta con bastante soltura. Por último, Pep Munné y su particular timbre de voz por fin encuentran un personaje que no parezca sobreactuado. Él es Mateo, una especie de Grissom, pero con la diferencia que, mientras el de Las Vegas padece sordera, este híbrido español tiene el sentido auditivo tan desarrollado que necesita taponarse los oídos en la escena del crimen para así obtener una mayor concentración.
Percibimos ya una futura tensión sexual en la trama de esta serie que incluirá un conflicto fraternal entre los dos protagonistas masculinos, que lucharán por esa chica tan mona y tan sabelotodo. Hacen bien de incluir este tipo de enredos para ganar adeptos. Me temo que si el primer capítulo, ese que debe asombrar y enganchar al público por igual, ha tenido un resultado cercano al notable, en próximos episodios se baje el listón y la guardia. Sólo con una trama y una intriga que se suceda a lo largo de la serie y, por supuesto, con una mejora de los guiones, conseguirá esta Génesis obtener un buen resultado.

Comentarios

Entradas populares de este blog

EL DÍA DE MAÑANA | El primer golpe de Originales Movistar

Las comparaciones con Cuéntame eran inevitables. Otra historia ambientada entre el tardofranquismo y los enclenques inicios de la democracia disponía ya de un referente clarísimo en nuestra televisión. Pero basta echar un vistazo al primer capítulo para vislumbrar que la propuesta de Mariano Barroso con El día de mañana dista mucho de la visión acomodada y para todos los públicos que nos brindan los Alcántara. Aquí el protagonista es Justo Gil y existen serias dudas sobre si un personaje con tantas aristas tendría hueco en otro lugar que no fuera la televisión de pago.

Porque sí, los Originales de Movistar por fin dan un paso adelante en materia de ficción tras otras propuestas que, o bien simplemente alardeaban de factura (véase La peste) o directamente pasaban al olvido (ignórense Félix o Matar al padre, por ejemplo). Ha tenido que llegar el flamante presidente de la Academia de Cine para demostrarnos que presupuesto y guion pueden ir de la mano para ofrecernos una serie que, ahora …

Los 8 momentos memorables del final de Mujeres Desesperadas

Pueden contarse con los dedos de una mano las series que han logrado cerrar la persiana sin remordimientos. Mujeres desesperadas seguramente se encuentre en ese reducido grupo de privilegiadas que alcanza el final satisfaciendo a la gran mayoría de sus seguidores, sin polémicas, sin originalidades, sin alterar, en definitiva, la esencia de una fórmula que la ha mantenido en antena durante ocho temporadas.
Podrán vertirse muchas críticas sobre esta creación de Marc Cherry, gustarán más o menos algunas épocas de la serie, pero lo que no puede negársele a Mujeres desesperadas es la fidelidad a su público. La coherencia suele convertirse en la factura pendiente en producciones que, movidas por el éxito, suelen alargarse hasta el infinito, perdiendo en el camino la cordura (Lost) o a buena parte de su reparto original (CSI).
Consciente de ello, Cherry decidió ponerle punto y final a su niña mimada antes de que el tiempo erosionara su identidad. La fecha escogida fue el pasado domingo 13…

ÓRBITA 9 | Una odisea pseudoespacial

A Órbita 9 le ha pasado lo mismo que le ocurrió en su día a Blancanieves con The Artist o a La isla mínima con True detective. La todopoderosa Hollywood lastró en cierta forma sus innovadoras propuestas adelantándose en su estreno. Y es que el mismo día que llega a nuestras pantallas esta ambiciosa coproducción española y colombiana aterrizan Jake Gyllenhaal y Ryan Reynolds con Life, aunque la referencia que claramente lapida toda posibilidad de sorpresa llegó semanas antes con Passengers. Hay escenas de la cinta española que recuerdan sobremanera a la superproducción protagonizada por Jennifer Lawrence. Pero este tercer caso de simultaneidad de estrenos entre Estados Unidos y España difiere de los dos anteriores en una pequeña particularidad. No importa cuál se estrenó primero ni cuánto influyó en su resonancia. Ambos han resultado de lo más prescindibles.

De entrada, ha sido la propia promoción de la película la que ha echado por tierra el único giro argumental por el que merecería…