Ir al contenido principal

The Killing Season 3 Finale: La gran desilusión

Han desperdiciado una gran oportunidad. Nos taparon la boca a los que renegábamos de una tercera temporada después del insuperable final de la segunda, brindaron una nueva trama con un arranque y un desarrollo que nos hizo olvidar por completo a Rosie Larsen, y sin embargo el pasado domingo desembocamos en un doble episodio final que en nada recuerda a los finales a los que nos tenían acostumbrados. Los guionistas de The Killing, esta vez sí, nos han fallado.

En primer lugar, porque a falta de conocer si la AMC renueva la serie para una cuarta temporada, dejan a la audiencia con un desenlace abierto, que ni sirve para crear la suficiente expectación de cara a la siguiente entrega ni desde luego dejaría a The Killing en el lugar que se merece en caso de cancelación. Ni tenemos un nuevo caso al que aferrarnos ni un cliffhanger de alto impacto como en la primera temporada. Sólo tememos por el futuro de Sarah Linden tras disparar al asesino, cuando sabemos que de ir a la cárcel será algo provisional. Cero alicientes.

El doble episodio final ha puesto de manifiesto la enorme carencia de esta tercera temporada, que por otro lado iba camino de convertirse en la mejor de este apasionante thriller. A un planteamiento casi perfecto, a un caso incluso más prometedor que el de Rosie Larsen, le han faltado sospechosos, líneas abiertas, en definitiva, más juego con el espectador. De ahí que la identidad del asesino haya resultado precipitada, inverosímil y muy poco fundamentada.  

La trama de todo un jefe de policía degollando a decenas de adolescentes desamparadas ya resulta un tanto rocambolesca. Pero que encima un tipo con conocimiento directo del caso sea tan idiota como para regalarle a su hija el anillo de una de las desaparecidas es mucho más difícil de tragar. Para argumentos increíbles ya tenemos a Dexter y resueltos de manera mucho más ingeniosa. Si querían que el caso afectara todavía más en la ya de por sí complicada personalidad de Linden, podrían haberlo planteado de mejor forma.

De entrada, aprovechando mejor el personaje de Peter Sarsgaard, uno de las dos revelaciones de esta temporada. Durante varios capítulos, demasiados, estuvimos divagando sobre sus miserias en el corredor de la muerte. Las soportamos estoicamente porque esperábamos un súbito vuelco en los acontecimientos, pero al final Ray Seward sólo sirvió para protagonizar una de las mejores escenas de la serie, la de su agónica muerte en la horca. El cargo de conciencia de su falsa culpabilidad debería haber pesado sobre Linden de la misma forma que lo hizo sobre Holder el asesinato de Bullet, la otra grata sorpresa de la temporada. De hecho, la condena de Seward debería haber coincidido en este último episodio con la identidad desvelada del asesino. El final habría sido mucho más redondo.

Como en anteriores ocasiones, The Killing ha jugado al despiste sin complejos durante toda esta temporada. Pero esta vez la investigación se ha reducido a dos sospechosos, Joe Mills y el pastor Mike, que con el secuestro de Linden nos proporcionó uno de los episodios más emocionantes de la serie. Ha faltado subtrama, intereses ocultos, todo aquello que permitió interactuar con la audiencia durante las dos entregas previas.

Pero como ocurriera también anteriormente, la gran baza de la serie sigue estando en esa relación especial entre Linden y Holder, que se ha ido estrechando con más intensidad a lo largo de estos doce últimos episodios. Ambos se han desahogado hasta el extremo. Ella, durante el secuestro del cura; él, tras la muerte de Bullet. El único aliciente que nos queda tras la decepcionante season finale es averiguar cómo culmina esta entrañable amistad. Eso y que Netflix se apropie de una vez por todas de la serie y le proporcione la visibilidad que se merece. ¿Os imagináis algo mejor que disponer el mismo día de los 12 episodios de The Killing? Brindemos por ello y por nuestra salud.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
no lo leo, que me faltan 3 cap. x ver.

jesn / larryjr
Anónimo ha dicho que…
Vaya caca, con lo que moló el de la 2. Si pretendían hacer seven les ha salido fatal....
POLE.T. ha dicho que…
Ya lo has visto jesn? O no eres tú al que no le ha gustado?
Anónimo ha dicho que…
ahora mismo estoy viéndolo TVP.

NO soy yo al que no le ha gustado.

jesn.
Anónimo ha dicho que…
Acabo de ver el final de la temporada.

Muy patillero, no hay quien se crea que era el teniente y que además le regalase el anillo a la hija.

No se si habrá una temporada mas, si la hay no se si la vere.

jesn
POLE.T. ha dicho que…
Muy chapucero e inverosímil el final. Pero hombre, yo y tanto que veré una cuarta temporada! En general, me ha gustado mucho esta tercera. Y eso que me temía lo peor, porque para mí el final de la 2ª era redondo como final de serie.
Anónimo ha dicho que…
si no la veo será por falta de tiempo, estoy saturado y si tengo que dejar alguna esta serie estará en la lista.

jesn.
POLE.T. ha dicho que…
Tampoco ves tantas ahora, no?
Anónimo ha dicho que…
ufff, 21 en total. Sin contar The Killing.

Ya veremos, en septiembre la niña ya ira a la guardería y lo mismo tengo mas tiempo.

jesn
Anónimo ha dicho que…
TVP, vale la pena ver Newsroom??

Tengo grabada la 1ª temporada en el iplus y aun no la he empezado.

Sabes algo de LASHA?? Esta desaparecida..
Anónimo ha dicho que…
soy jesn...
Anónimo ha dicho que…
soy jesn...
Andrea Martino ha dicho que…
Quiero una cuarta temporada ya!!! Me devore los capitulos en Netflix y no puedo creer que no lancen otra temporada
Andrea Martino ha dicho que…
Quiero una cuarta temporada ya!!! Me devore los capitulos en Netflix y no puedo creer que no lancen otra temporada
Anónimo ha dicho que…
Me pasó lo mismo! Horas devorandome los capítulos x Netflix, y QUÉ DESILUSIÓN al ver q termina así! Quiero saber qué pasa con Linden! Y qué pasa entre ellos dos! El beso... POR FAVOR! Q SE VENGA LA CUARTA!

Entradas populares de este blog

EMMYS 2016: Las nominaciones ideales en Drama

Un año más, los Emmy anuncian sus nominaciones rodeados de las inevitables polémicas por sus destacadas ausencias. Esta edición no iba a ser menos. Los olvidos nuevamente han sido más sonados que los aciertos, movidos por una inercia que suele ser la tónica en los premios más importantes de la televisión mundial. Sin embargo, esta vez los académicos han decidido dar una alegría a aquellos que veníamos reivindicando The Americans como una de las mejores series actuales. Tanto la creación de Joe Weisberg como sus protagonistas, Keri Russell y Matthew Rhys, han logrado por fin el reconocimiento de unos galardones que los han ignorado sistemáticamente durante sus tres primeras temporadas. Son la excepción de unos Emmy que han decidido pasar de largo nuevamente de The Affair y The Leftovers, sin duda, dos de las producciones más destacadas en los dos últimos años. Por eso mismo, y por otros importantes resbalones, ahí van mis nominaciones ideales en la categoría dramática.

MEJOR SERIE DRAM…

Un Eastwood de retirada

Clint Eastwood ya está de vuelta de todo. Le importa un pimiento si su apoyo a Donald Trump le comporta enemigos o si su definición actual de la generación de mariquitas traspasa lo políticamente correcto y ofende al personal. Tampoco su filmografía parece importarle demasiado. Pocos reparos ha tenido en presentar auténticos bodrios como Jersey boys o cintas mediocres como Más allá de la vida o El francotirador. En su historial ya se encuentran Los puentes de Madison, Sin perdón, Mystic River o Million dollar baby. Ya no necesita reivindicarse. Mucho menos con 86 años, la edad suficiente para restar trascendencia a esta época de polémicas efímeras. El actor ya se labró su carrera como director y ahora corresponde al público determinar si su talento sigue en forma o se mantiene gracias a una base de fieles seguidores.

Sully corresponde a esa cada vez más amplia y frecuente lista de películas en su carrera que simplemente alcanzan la corrección, adoptando ese tono grandilocuente y pat…

MOONLIGHT | Camaleón a la fuerza

Una historia sobre homosexualidad dentro de la comunidad negra parecía una vuelta de tuerca, un quién da más dentro del cine de denuncia social que podría suponer el reclamo perfecto para una Academia de Hollywood deseando resarcir sus pecados discriminatorios. Por suerte, Moonlight no pertenece a ese grupo de cintas que buscan a toda costa la exaltación, que se convierten en estandartes de la lucha contra la opresión de la hegemonía blanca y heterosexual. La propuesta de Barry Jenkins es mucho más valiosa, ya que con su premisa y, sobre todo, su puesta en escena, logra abarcar un sentimiento prácticamente universal, el del miedo a la propia identidad.

Little, Chorin y Black no son sólo los tres actos en los que se divide la trama sino las tres fases de un complicado proceso de asimilación personal, el que sufre un niño, adolescente y adulto lidiando consigo mismo y su entorno de barrio marginal en Miami. Esta vez la marginación no surge del racismo sino desde dentro, desde el propio …