Ir al contenido principal

Subiendo el listón veraniego

Después de Oblivions, After Earths y demás blockbusters estivales que han insistido en la premisa de una tierra del futuro devastada por el hombre, el planteamiento de Neill Blomkamp prometía ser más atractivo. Y así ha sido. El director que sorprendió a todos con Distrito 9 mantiene la denuncia social en una historia de ciencia ficción en la que la división de clases es extrema. Mientras el 99% de la población malvive entre el polvo y la pobreza, la élite restante emigra a una bucólica estación espacial, una especie de Wisteria Lane galáctica dónde no hay lugar para el sufrimiento.

El tono crítico que se avistó en el debut del director sudafricano permanece y se vuelve más explícito en Elysium, de la misma manera que la acción se multiplica al mismo nivel que el presupuesto, cuatro veces superior al de Distrito 9. Sin embargo, podría decirse que la frescura y el ingenio también se reducen en idéntica proporción. La producción ya es enteramente estadounidense y el hueco para el riesgo y la improvisación queda eclipsado por el despliegue de medios. El salto de una cinta de ciencia ficción de autor a una de estudio es palpable.

Aún así, tampoco resulta del todo justo acusar a Blomkamp de venderse a los intereses de Hollywood. Ha sabido adecuarse al nuevo inversor sin renunciar a su estilo, algo de lo que no pueden presumir todos los directores que un día fueron promesas y que hoy son esclavos del sistema (M. Night Shyamalan es el ejemplo perfecto). Durante la primera mitad, Elysium se desarrolla en una ciudad de Los Ángeles con la misma estampa que el barrio de chabolas de Johannesburgo en el que se ambientó Distrito 9. Por momentos, parece que pudiera aparecer tras la figura de Matt Damon uno de aquellos bichejos extraterrestres.

Es en la segunda mitad que el filme se vuelve más convencional. Sobredosis de golpes y patadas que desembocan en un final poco sorprendente y un epílogo mil veces explorado en este tipo de superproducciones (el de Guerra Mundial Z, sin ir más lejos, encajaría a la perfección). Finalizado el metraje uno se pregunta si la estación espacial que da nombre a la película no debería haber jugado un papel más fundamental en la trama. Porque uno sale del cine con ganas de conocer más a fondo un lugar en el que apenas se desarrollan unas cuantas escenas.

Puede que la película hubiera sumado puntos de haber apostado más por la tensión que por la acción (¿se acuerdan de Gattaca?). La historia de un Matt Damon que debe infiltrarse en Elysium para evitar la muerte habría resultado más satisfactoria rigiéndose por los cánones del thriller. También perfilando mejor esa desaprovechada villana que encarna Jodie Foster y que se convierte en la gran decepción de la cinta, sobre todo por la pésima interpretación de una actriz que en su día dio vida a Clarice Starling.

Aún así, en un contexto de superproducciones estivales que prometía más de lo que ha dado, Elysium se consolida como uno de los estrenos más destacados, tan sólo superado por esa Guerra Mundial Z que tanto ha abochornado a algunos. Ni El hombre de acero, ni Pacific rim, ni siquiera Lobezno inmortal, han estado a la altura de la expectativas. Así que es justo, a la vez que triste, reconocerle a Blomkamp el mérito de subir el listón de semejante panorama de mediocridad.

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA AMIGA ESTUPENDA | El reto de ampliar un fenómeno

Hay fenómenos literarios muy difíciles de trasladar a la pantalla. En principio, parece más sencillo adaptar un thriller de éxito como La verdad sobre el caso Harry Quebert (como ha hecho Starz con su reciente serie) que una obra tan intimista como la tetralogía de Elena Ferrante. Hace falta dedicarle un tiempo, reposar cada página e interiorizar cada matiz de esta aparentemente sencilla historia, para que termine cautivando al lector. Esa capacidad de descripción para crear el microcosmos en el que nace y se desarrolla la amistad entre las dos protagonistas es el motor imprescindible del libro y también el escollo más importante que debía salvar su adaptación audiovisual.

La entente entre la RAI italiana y un sello de prestigio como HBO suponía un buen presagio. Sería absurdo trasladar la historia a cualquier otro lugar que no fuera la Nápoles de los años 50 pero a su vez el traspaso a televisión debía hacerse con las máximas garantías, con la firme apuesta de mantener la fidelidad …

Los 8 momentos memorables del final de Mujeres Desesperadas

Pueden contarse con los dedos de una mano las series que han logrado cerrar la persiana sin remordimientos. Mujeres desesperadas seguramente se encuentre en ese reducido grupo de privilegiadas que alcanza el final satisfaciendo a la gran mayoría de sus seguidores, sin polémicas, sin originalidades, sin alterar, en definitiva, la esencia de una fórmula que la ha mantenido en antena durante ocho temporadas.
Podrán vertirse muchas críticas sobre esta creación de Marc Cherry, gustarán más o menos algunas épocas de la serie, pero lo que no puede negársele a Mujeres desesperadas es la fidelidad a su público. La coherencia suele convertirse en la factura pendiente en producciones que, movidas por el éxito, suelen alargarse hasta el infinito, perdiendo en el camino la cordura (Lost) o a buena parte de su reparto original (CSI).
Consciente de ello, Cherry decidió ponerle punto y final a su niña mimada antes de que el tiempo erosionara su identidad. La fecha escogida fue el pasado domingo 13…

Ensayo sobre la humanidad

Fernando Meirelles pedía disculpas a los asistentes del preestreno barcelonés de A ciegas por las imágenes tan duras que iban a presenciar. Para quien no conociera el Ensayo sobre la ceguera de Saramago, sin duda le sorprendería la crudeza de algunas escenas, sobre todo las que tienen lugar durante la improvisada cuarentena para ciegos. Pero los que alguna vez leyeron la novela del Nobel portugués seguramente recordarán la sensación de angustia que provocaban algunos pasajes, hasta el punto de resultar incómoda su simple lectura. La adaptación no obvia los momentos más duros del relato, pero sí elude algunos escabrosos detalles que hubieran hecho del filme una auténtica pesadilla.
La recreación de un mundo sumido en el caos tras caer todos sus habitantes en una inexplicable ceguera blanca es meritoriamente realista. De bien seguro que Saramago se quedó corto al suponer la degradación a la que puede sucumbir un ser humano en estado de emergencia, sin orden ni control. Aún así, el relat…