Ir al contenido principal

Desesperadamente buena

El retorno no podía haber superado mejor las expectativas. La segunda temporada de Mujeres Desesperadas arrancó el pasado 15 de marzo en Fox dejando ese buen sabor de boca que siempre suelen dejar cada uno de sus capítulos. La serie demuestra no tener parón y tener cuerda para rato. Los personajes están tan bien definidos que sólo falta encontrarles situaciones cada vez más surrealistas para que el conjunto sea redondo. El primer capítulo tuvo dos escenas desternillantes. El mejor, cuando Lynette acude a su primera entrevista de trabajo y demuestra ser de lo más eficaz. Ante la mirada atónita de su jefe y de la entrevistadora les da una lección sobre la estrategia publicitaria que debería seguir su empresa, mientras le cambia el pañal a su hija pequeña! Momento increíble. El segundo, y no menos surrealista, cuando Bree se levanta en medio del funeral de su marido, se acerca a la tumba y le cambia la horripilante corbata que su suegra le había puesto por la del marido de Lynette, de nuevo ante el asombro de todos los presentes, cura incluído. Pero además de situaciones cómicas soberbias, la serie vuelve a proporcionarnos grandes dosis de misterio. En esta ocasión, los nuevos vecinos parece que tienen mucho que ocultar. Madre e hijo descienden al sótano de su idílico hogar para enseñarnos que tras esa fachada de felicidad no hay más que sordidez. Mantienen prisionero en una celda a alguien del que sólo hemos podido vislumbrar una mano. Simplemente genial. Lo dicho, larga vida a series como esta.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Hola TVpeople. Suerte con el blog. Está todo el mundo haciendo su sitio. Me alegro. Le echaré un vistazo de vez en cuando para ver que tal. En cuanto a mujeres desesperadas, lo siento, no puedo opinar porque, aunque parezca increible, no he visto ni un solo capítulo. pero me dicen que es buena. Pero sobre el artículo de los oscar si que puedo opinar. Creo que el oscar a Crash, es merecido. Vale que Ang Lee le ha salido una gran película, sobre todo(para mí) la foto es genial. pero viendo crash, me pareció que es una peli más dificil de hacer. creo que tiene más mérito hacer crash que Brokeback Mountain.
Un saludo. Iago.
POLE.T. ha dicho que…
Hola Iago! Eres la primera visita a mi blog, que lo sepas! Me ha hecho mucha ilusión, de veras. Todavía me estoy poniendo las pilas con esto, pero espero poder ocuparme más y mejor de este blog para que tenga un poco más de cara y ojos. Respecto a tu comentario sobre 'Crash', te diré que a mi me encantó la película, aunque algunos opinen que es tramposa y que aporta soluciones fáciles a problemas difíciles. ¿Y qué? les respondo yo. Pero, en mi opinión, sigo pensando que 'Brokeback' es muy superior, mucho más arriesgada y con más mérito. Es más insólita. 'Crash' es algo un poco más tocado en el cine. Mira 'Vidas cruzadas' de Robert Altman. Tiene ciertas similitudes. Un saludo y muchas gracias!

Entradas populares de este blog

Los 8 momentos memorables del final de Mujeres Desesperadas

Pueden contarse con los dedos de una mano las series que han logrado cerrar la persiana sin remordimientos. Mujeres desesperadas seguramente se encuentre en ese reducido grupo de privilegiadas que alcanza el final satisfaciendo a la gran mayoría de sus seguidores, sin polémicas, sin originalidades, sin alterar, en definitiva, la esencia de una fórmula que la ha mantenido en antena durante ocho temporadas.
Podrán vertirse muchas críticas sobre esta creación de Marc Cherry, gustarán más o menos algunas épocas de la serie, pero lo que no puede negársele a Mujeres desesperadas es la fidelidad a su público. La coherencia suele convertirse en la factura pendiente en producciones que, movidas por el éxito, suelen alargarse hasta el infinito, perdiendo en el camino la cordura (Lost) o a buena parte de su reparto original (CSI).
Consciente de ello, Cherry decidió ponerle punto y final a su niña mimada antes de que el tiempo erosionara su identidad. La fecha escogida fue el pasado domingo 13…

Las 12 mejores escenas de Breaking Bad a las puertas del ansiado final

Nueva fecha para marcar en la historia de la televisión. El próximo 29 de septiembre finaliza Breaking bad, que sin desvelarnos todavía su desenlace ya se ha hecho un hueco en el olimpo de las grandes series, ese lugar sagrado donde cohabitan Los soprano y The wire. Si se mantiene el nivel de esta quinta temporada, el capítulo promete despedirse por todo lo alto. Pero en caso de que Vince Gilligan, su creador, no cumpla con las enormes expectativas, puede descansar tranquilo. Nos deja para el recuerdo una retahíla de escenas memorables. Lo que viene a continuación no es más que el botón de una muestra inabarcable de grandes momentos.


1. Primera escena (1x01 - Pilot)
Si la regla de oro de toda novela es captar al lector desde la primera frase, desde luego esa pareció ser la consigna seguida también por Vince Gilligan en Breaking bad. Un hombre en calzoncillos y una máscara antigás conduce histéricamente una autocaravana por una carretera desierta de Nuevo México. A su lado, el copiloto…

DUNKERQUE | Nolan pluscuamperfecto

Últimamente parece que hay que diferenciar entre películas y experiencias cinematográficas. Como si el cine en mayúsculas fuera un coto exclusivo de determinadas cintas de autor, como si la autoría excluyera por norma la vertiente más comercial. Christopher Nolan pertenece a esa tierra de nadie en la que sus parias casi deben pedir perdón por dignificar el blockbuster, si es que sus propuestas pueden encajarse en tan denostado género. Y para no restarles mérito, casi con condescendencia, los defensores de la pureza del séptimo arte califican sus obras de experiencias, otorgándole al cine otros menesteres.

Pues sí, Dunkerque es toda una experiencia. La más envolvente y asfixiante que jamás se haya rodado sobre una contienda bélica. Reducirla a un espectáculo de fuegos artificiales es cuanto menos injusto, ya que independientemente de su afán por el entretenimiento, como si éste fuera un demérito, la película nos sumerge como nunca en lo más parecido a un estado de guerra. El caos, la s…