Ir al contenido principal

Un pasito palante, un pasito patrás

Mud puede considerarse de dos maneras: como un paso adelante en la carrera de Matthew McConaughey hacia los Oscar, que culminará con su más que probable nominación por Dallas Buyers Club, y como un paso hacia atrás del director Jeff Nichols después de dejarnos anonadados con Take Shelter. Porque tras un filme tan poderoso e inquietante como el que protagonizó Michael Shannon en 2011 no se concibe un retroceso tan acuciado.

Interpretada por muchos como una revisión de Oliver Twist, como un retrato del despertar de la niñez a la adolescencia, Mud no es más que la historia de dos niños que a orillas del Mississippi conocen a un hombre malo, a un fugitivo que les permite huir de sus soporíferas rutinas. Un argumento que se queda a medio camino entre el género de aventuras y el thriller, desperdiciando las virtudes de ambos para concentrarse en una relación de personajes que permanece varada durante más tiempo del necesario.

Lo que podría haberse convertido en la típica y entrañable amistad entre el hombre rudo y el niño inocente no termina de cuajar, bien porque el personaje de McConaughey provoca la misma empatía que una serpiente de río, agazapado durante buena parte del metraje como un cobarde, bien porque la química entre el fugitivo y el mayor de los adolescentes no despega hasta el final de la cinta, cuando ya hemos pasado demasiado tiempo navegando de orilla a orilla.

La película se desarrolla en el mismo entorno decadente de Bestias del sur salvaje pero sin el surrealismo y los aires de trascendencia de la ovacionada cinta de Benh Zeitlin. Nichols aprovecha mejor su oportunidad de reflejar otro rincón de la América profunda, esa que representa a buena parte del próspero país pero que a menudo es ninguneada por el cine más comercial. Lástima que el fiel retrato no lo acompañe el director con alguna reflexión social como las que manifestó en su anterior obra maestra.

Si en Take shelter el clímax se alcanza sin sobresaltos, como parte de una atmósfera que la cinta va originando desde el inicio, en Mud las grandes escenas se reservan para el final, cuando el peligro deja de ser una amenaza y se convierte en algo real. Entre picaduras y tiros a orillas del río, la película por fin alza el vuelo. Demasiado tarde quizá para compensar la hora y media anterior.

Comentarios

Manderly ha dicho que…
No considero a McConaughey un buen actor sino todo lo contrario y todo lo que se dice de su actuación me sorprende.
Lástima de ese pasito para atrás que comentas...
Saludos.
quest ha dicho que…

Dos fotos del prota sin camiseta y otra descamisado. Creo que pillo el interés de la peli.

Entradas populares de este blog

Los 8 momentos memorables del final de Mujeres Desesperadas

Pueden contarse con los dedos de una mano las series que han logrado cerrar la persiana sin remordimientos. Mujeres desesperadas seguramente se encuentre en ese reducido grupo de privilegiadas que alcanza el final satisfaciendo a la gran mayoría de sus seguidores, sin polémicas, sin originalidades, sin alterar, en definitiva, la esencia de una fórmula que la ha mantenido en antena durante ocho temporadas.
Podrán vertirse muchas críticas sobre esta creación de Marc Cherry, gustarán más o menos algunas épocas de la serie, pero lo que no puede negársele a Mujeres desesperadas es la fidelidad a su público. La coherencia suele convertirse en la factura pendiente en producciones que, movidas por el éxito, suelen alargarse hasta el infinito, perdiendo en el camino la cordura (Lost) o a buena parte de su reparto original (CSI).
Consciente de ello, Cherry decidió ponerle punto y final a su niña mimada antes de que el tiempo erosionara su identidad. La fecha escogida fue el pasado domingo 13…

The Killing Season 3 Finale: La gran desilusión

Han desperdiciado una gran oportunidad. Nos taparon la boca a los que renegábamos de una tercera temporada después del insuperable final de la segunda, brindaron una nueva trama con un arranque y un desarrollo que nos hizo olvidar por completo a Rosie Larsen, y sin embargo el pasado domingo desembocamos en un doble episodio final que en nada recuerda a los finales a los que nos tenían acostumbrados. Los guionistas de The Killing, esta vez sí, nos han fallado.

En primer lugar, porque a falta de conocer si la AMC renueva la serie para una cuarta temporada, dejan a la audiencia con un desenlace abierto, que ni sirve para crear la suficiente expectación de cara a la siguiente entrega ni desde luego dejaría a The Killing en el lugar que se merece en caso de cancelación. Ni tenemos un nuevo caso al que aferrarnos ni un cliffhanger de alto impacto como en la primera temporada. Sólo tememos por el futuro de Sarah Linden tras disparar al asesino, cuando sabemos que de ir a la cárcel será algo…

CALL ME BY YOUR NAME | Cuando la homosexualidad es lo de menos

Hoy sería imposible de reproducir. Una historia de amor a fuego lento, con el pálpito y la inocencia de la novedad desconocida, con el hartazgo y la reflexión de las horas muertas. Un entorno utópico, de ensueño, donde el tiempo pasa sin distracciones ni interrupciones, en el que la palabra recobra su poder, las relaciones se gestan de forma paciente y ni un solo gesto pasa desapercibido. Hay que remontarse a un lugar del norte de Italia en 1983 para redescubrir aquellos tiempos en los que nada, ni mucho menos el amor, se zanjaba con la inmediatez de un pulgar.

En ese contexto bucólico de la Toscana, en el que la belleza natural se entremezcla con la música, el arte y la oratoria, se desarrolla una relación llamada a convertirse en una de las más emocionantes de la historia del cine. Una atracción imprevista, que se va degustando piano piano, entre jugosos zumos de albaricoque y paseos en bici, entre el letargo de los calurosos días de verano y la presión del calendario. El amor de v…