Ir al contenido principal

PANTALLAZOS #5




- Un dios salvaje: Polanski convierte la obra de teatro en un ‘crescendo’ desternillante gracias a la interpretación de dos grandes: Jodie Foster y Kate Winslet.
- Un método peligroso: Debate en la gran pantalla entre dos concepciones de la psquiatría, la de Freud y su discípulo Jung, en manos de Cronenberg con Keira Knightley de por medio. Imprescindible.
- Segunda temporada de Boardwalk Empire: Con Nucky Thompson acorralado por sus enemigos descubrimos el lado más vulnerable del que ya es uno de los personajes más emblemáticos de la historia de la televisión.
- La conspiración: Pasó sin pena ni gloria por la cartelera española, y sin embargo este drama de Robert Redford sobre el juicio a los asesinos de Abraham Lincoln es toda una lección de derecho y, gracias a Robin Wright, de interpretación.
- Segunda temporada de Downton Abbey: Aunque no ha sido tan redonda como su arranque, la serie británica sigue demostrando solvencia gracias a la labor de un reparto inmejorable. Veremos si tiene aliciente la tercera entrega tras ese final feliz.
- The artist: Se ha convertido en la película del año a pesar de contar con obstáculos tan poco comerciales como el blanco y negro y la ausencia de sonido. Una experiencia absolutamente recomendable.
- El rey león: Walt Disney ha rescatado en 3D uno de sus grandes clásicos, y aunque no ha obtenido una respuesta masiva en taquilla, ha servido para recordarnos lo mucho que aportaron Timón y Pumba a nuestra infancia.
- Drive: Una cinta de acción diferente, sorprendente, alucinante, que no ha obtenido el reconocimiento que merece, a pesar de haber conquistado a todo aquel que la ve.
- Millennium: ¿Qué hace David Fincher perdiendo el tiempo con otra adaptación del best-seller de Larsson? Pues darle vida a la notable versión sueca y demostrar que los remakes, a veces, también tienen razón de ser.
- J. Edgar: Otra obra maestra ninguneada por los festivales y premios de la temporada, a pesar del enorme esfuerzo de Leonardo DiCaprio y de Clint Eastwood por humanizar a un personaje tan detestable como el del fundador del FBI.
- Tyrannosaur: Esta ópera prima de Paddy Considine se sitúa directamente en la lista del cine social en mayúsculas, el que muestra una realidad incómoda de ver sin escarbar en la basura.
- Smash: Spielberg por fin acierta con esta lucha entre dos jóvenes por el papel de Marilyn Monroe en un musical de Broadway. Decae el interés con los amoríos de secundarios y gana fuerza con los castings, pero en general, engancha.
- Shame: Más conocida por los atributos de Fassbender y sus escenas de sexo, el segundo filme de Steve McQueen sobresale por mucho más que la explicitud. Interesantísimo viaje a los infiernos de la adicción.
- La invención de Hugo: Tras su apariencia de película infantil se encuentra toda una obra maestra de Scorsese, que desempolva su amor al séptimo arte dándole el mayor de los homenajes.
- Luces rojas: Rodrigo Cortés regresa después de dejar el listón por las nubes con un ‘thriller’ sobre fenómenos paranormales que engancha e inquieta desde el primer minuto. Made in Spain.
- Los idus de marzo: Radiografía del poder y la política y de su falta de escrúpulos con toques maestros de ‘thriller’ y un final apoteósico. Clooney es más sobresaliente como director que como galán.
- Tan fuerte, tan cerca: Machacada por las duras críticas, que incluso la califican como pornografía del dolor, la última cinta de Stephen Daldry no alcanza la maestría pero paga injustamente los efectos de tratar una tragedia como la del 11S.



- Jane Eyre: Quiere alejarse tanto del romanticismo desorbitado que caracteriza al cine de época, que termina resultando igual de fría que su protagonista, una insípida Mia Wasikowska.
- Misión imposible 4: Tom Cruise mantiene su filosofía de ‘más es mejor’ pero no logra superar la impresionante tercera entrega que dirigió J.J. Abrams. La escena en el rascacielos de Dubai era el reclamo y es el único aliciente.
- El topo: Película de espionaje con pesos pesados como Gary Oldman que, sin embargo, opta por un ritmo aletargado y que perjudica seriamente el interesante planteamiento.
- La dama de hierro: El biopic de la Thatcher se detiene demasiado en los años finales y muy poco en los que la convirtieron en la mujer más poderosa de Inglaterra. Sin Meryl Streep bajaría directamente al apartado de decepciones.
- Alcatraz: Los primeros capítulos me embriagaron, pero a medida que la nueva producción de J.J. Abrams avanza, decae el interés por una estructura repetitiva de la que únicamente se salva la buena factura.
- Albert Nobbs: Rodrigo García y Glenn Close caracterizada de hombre parecía el binomio perfecto para una obra maestra y, en cambio, el argumento tan surrealista como increíble termina empañando las buenas intenciones.
- Moneyball: Aunque se nota la influencia de Aaron Sorkin, esta especie de El ala oeste del béisbol no engancha de la misma forma que la política precisamente por la escasa repercusión de ese deporte en nuestras vidas.
- Caballo de batalla: Grandilocuente, inverosímil, desorbitado, infantiloide, a la búsqueda implacable de espectadores, pero un filme de Spielberg al fin y al cabo. No pasará a la historia pero su historia pasa muy bien.
- Oscars 2012: Gala previsible para unos resultados previsibles y que, sin embargo, eran los únicos concebibles entre una lista de nominados absolutamente alejada de los grandes aciertos del año.



- Revenge: Parece mentira que una serie tan poco creíble, tan superficial, tan mala, tenga enganchada a tanta gente. Culebrones venezolanos tienen guiones más currados que esta venganza que, a pesar de su pésima calidad, engancha como la droga dura.
- Los descendientes: Que una comedieta tan desaborida copase una de las mejores posiciones en la carrera hacia los Oscars demuestra que el poder de atracción de George Clooney sobrepasa lo meramente físico.
- Katmandú: Si en También la lluvia se denunciaba una realidad social, en esta nueva propuesta de Icíar Bollaín el foco se sitúa en una occidental más preocupada por sus problemas que por los de su altruista labor. Panfleto ideal para egos con ansia de ONG.
- The river: Copia chapucera y descarada de Lost pero en el Amazonas, por cuyos parajes de invernadero se suceden una serie de misterios sin explicación y, sobre todo, sin el más mínimo interés.

Comentarios

quest ha dicho que…
Para una vez que puedo opinar con conocimiento, coincido totalmente en lo de Alcatraz.

No en lo de Revenge. ¿Tiene a mucha gente enganchada??? Yo creo que a pesar de tanta promo y el horario tan propicio al culebrón (visto el éxito de las pelis de A3), está pasando bastante desapercibida.
POLE.T. ha dicho que…
Correcto, en Telecinco no está teniendo nada de éxito, pero entre los seguidores de series es todo un bombazo! Algo tendrá porque incluso sin gustarme, la estoy siguiendo!

Alcatraz la habrás abandonado ya... Pero qué me dices de Homeland, que la estrenan la semana que viene en castellano?? ;)
quest ha dicho que…
Creo que la conjunción astral que se produjo para que viese dos capítulos de Alcatraz no vuelve a repetirse en años...

;)

Lo de Revenge viene siendo lo que ya conocemos como efecto "Tu cara me suena". Por algún motivo no puedes dejar de mirar.
POLE.T. ha dicho que…
Puede ser, o que la cantidad de bótox que lleva Madeleine Stowe en la cara me tenga alucinado!

Pues es una lástima. Homeland sí que merece la pena
quest ha dicho que…
La astronomía es así de caprichosa. :)

Ahora entiendo la obsesión botulínica.
POLE.T. ha dicho que…
Caprichosa y desafortunada!

Entradas populares de este blog

EMMYS 2016: Las nominaciones ideales en Drama

Un año más, los Emmy anuncian sus nominaciones rodeados de las inevitables polémicas por sus destacadas ausencias. Esta edición no iba a ser menos. Los olvidos nuevamente han sido más sonados que los aciertos, movidos por una inercia que suele ser la tónica en los premios más importantes de la televisión mundial. Sin embargo, esta vez los académicos han decidido dar una alegría a aquellos que veníamos reivindicando The Americans como una de las mejores series actuales. Tanto la creación de Joe Weisberg como sus protagonistas, Keri Russell y Matthew Rhys, han logrado por fin el reconocimiento de unos galardones que los han ignorado sistemáticamente durante sus tres primeras temporadas. Son la excepción de unos Emmy que han decidido pasar de largo nuevamente de The Affair y The Leftovers, sin duda, dos de las producciones más destacadas en los dos últimos años. Por eso mismo, y por otros importantes resbalones, ahí van mis nominaciones ideales en la categoría dramática.

MEJOR SERIE DRAM…

Un Eastwood de retirada

Clint Eastwood ya está de vuelta de todo. Le importa un pimiento si su apoyo a Donald Trump le comporta enemigos o si su definición actual de la generación de mariquitas traspasa lo políticamente correcto y ofende al personal. Tampoco su filmografía parece importarle demasiado. Pocos reparos ha tenido en presentar auténticos bodrios como Jersey boys o cintas mediocres como Más allá de la vida o El francotirador. En su historial ya se encuentran Los puentes de Madison, Sin perdón, Mystic River o Million dollar baby. Ya no necesita reivindicarse. Mucho menos con 86 años, la edad suficiente para restar trascendencia a esta época de polémicas efímeras. El actor ya se labró su carrera como director y ahora corresponde al público determinar si su talento sigue en forma o se mantiene gracias a una base de fieles seguidores.

Sully corresponde a esa cada vez más amplia y frecuente lista de películas en su carrera que simplemente alcanzan la corrección, adoptando ese tono grandilocuente y pat…

MOONLIGHT | Camaleón a la fuerza

Una historia sobre homosexualidad dentro de la comunidad negra parecía una vuelta de tuerca, un quién da más dentro del cine de denuncia social que podría suponer el reclamo perfecto para una Academia de Hollywood deseando resarcir sus pecados discriminatorios. Por suerte, Moonlight no pertenece a ese grupo de cintas que buscan a toda costa la exaltación, que se convierten en estandartes de la lucha contra la opresión de la hegemonía blanca y heterosexual. La propuesta de Barry Jenkins es mucho más valiosa, ya que con su premisa y, sobre todo, su puesta en escena, logra abarcar un sentimiento prácticamente universal, el del miedo a la propia identidad.

Little, Chorin y Black no son sólo los tres actos en los que se divide la trama sino las tres fases de un complicado proceso de asimilación personal, el que sufre un niño, adolescente y adulto lidiando consigo mismo y su entorno de barrio marginal en Miami. Esta vez la marginación no surge del racismo sino desde dentro, desde el propio …