Ir al contenido principal

ESTRENOS MIDSEASON: Missing

El retorno de Ashley Judd a la pantalla se antojaba necesario. La que fuera reina del thriller de sobremesa no merecía una jubilación anticipada como la que estaba viviendo hasta ahora en sus propias carnes. La idea de reencontrarnos con ella al frente de toda una serie en prime time era prometedora. Muy prometedora. Parecía que íbamos a retomar la esencia de títulos tan sugerentes como Giro inesperado o Doble traición, ese tipo de tramas rocambolescas pero bien paridas que siempre se salvaban precisamente por los giros de guión y por la solvencia de una actriz nacida para sufrir.

El problema ha venido con un piloto, el de Missing, que echa por tierra cualquier posibilidad de retomar la carrera de Judd donde la dejó antes de su forzado retiro. Serie y actriz se dan la mano para presentar uno de los estrenos, junto a The river, más decepcionantes de la temporada. Uno no sabe si la culpa la tiene un guión previsible y simplón (y que firman nada menos que seis personas) o el enorme error de casting que ha supuesto ponerla al frente de un papel protagonista como el de Rebecca Winstone y que pocas intérpretes serían capaces de tirar adelante con una mínima credibilidad.

En todo caso, el espectador se va preguntando a lo largo del capítulo si el número de escenas de acción será igual o superior a la cantidad de ocasiones que Ashley Judd ha debido pasar por el quirófano para lograr una desfiguración de rostro tan pavorosa como la que luce en este retorno. Una imagen tan surrealista y artificial como la trama y decorados de cartón piedra de esta especie de Alias cruzada con la Venganza de Liam Neeson, con la que Missing guarda muchas similitudes en el argumento pero muy pocas coincidencias en la ejecución.

Ambas consideran Europa como un lugar inhóspito al que todavía no sé cómo los americanos tienen el valor de viajar. Los secuestros a plena luz del día, ya sea en un apartamento de la zona bien de París o ante las cámaras y transeúntes de una calle romana, están a la orden del día a juzgar por estas dos producciones de acción, ambas igual de inverosímiles pero al menos una, Venganza, con menos efecto bochornoso. Mientras la película triunfa en su objetivo de entretener, Missing fracasa por completo en llamar la atención.

Las sorpresas son nulas en una serie que se resume en una frase: “Exagente de la CIA y madre coraje se enfrenta a todo el mundo para encontrar a su hijo secuestrado”. Y más allá de esa sencilla sinopsis es imposible encontrarle al argumento más intríngulis. Porque el guión ni se esfuerza en crear ni dosificar el suspense. Desde el momento en que Judd se lía a golpes con un asesino a sueldo en Roma, la serie se lanza sin complejos a la acción más hueca. Persecuciones en vespa y manotazos en el camarote de un tren sin la más mínima tensión, con el único propósito de rellenar metraje. La emoción apenas hace acto de presencia.

Sorprende que el estreno en la ABC estadounidense lograra reunir a más de diez millones de espectadores, aunque los demográficos no fueran para tirar cohetes. Quizá había curiosidad por ver de nuevo a Ashley Judd en acción, pero el morbo debería desaparecer a los pocos minutos de metraje, cuando uno prefiere quedarse con la buena imagen que guardaba de la actriz. En cambio, sorprende y mosquea al mismo tiempo que otra serie de acción de la midseason como Awake, mucho más valiente, de mucha mejor factura, debutara con poco más de seis millones de audiencia y reste seguidores cada semana. Inadmisible.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Tienes toooda la razón....."La que fuera reina del thriller de sobremesa no merecía una jubilación anticipada como la que estaba viviendo hasta ahora en sus propias carnes".He visto algunas escenas de Missing.. y la verdad.. es que no me han gustado mucho...y no sé como la pueden comparar con la serie Alias......claro que a lo mejor viendo más capis.. si que es parecida.. pero uuummm.. no seé.. no sé....Y no sé como dices que est´´a tan operada.. pues para mí es casi idéntica a Doble Traición.. o en El Coleccionista de Amantes....las típicas de sobremesa.. o de cadenas locales.... Y si se ha hecho tantos retoques. desde luego... ha quedado bien.. no como otras......Por cierto... que en Mundoplus.. vien anunciada que enpieza en AXN el 12 de Abril... pero no me deja entrar...estoy intentando mierar ahora por la noche... y naaa... pincho.. y solamente sale esto,,,,,,,,fichero "/zonaseries/series/fichas/missing2012.html" no encontrado. Pendiente añadir mensaje tipo "lo sentimos, aún no, vuelve pronto".,,,raro verdad niño???...
Anónimo ha dicho que…
Por cierto.. hacia siglos que no entraba aquí....jajjaja.-. has cambiado el formato de la Pantalla.. o donde se escriben los comentarios.. o algo .. pero lo veo diferente.. claro que ya a estas horas...jaja.. yyy.. oyeee... en el foro de Tutele.... "va a pique"... jajajaj... de culo y cuesta abajo... también hacia siglos que ni me pasaba a leerlo.. y es qeu de lo mal que está.. ni he escrito comentario en la noticia que has escrito alli del 5 de marzo....yo no sé si te pasarás por Vertele.. pero yo ya volví alli hace tiempo..... antes de navidades..... ya te lo dijee no???
POLE.T. ha dicho que…
Chiquilla, pero qué horas son estas de escribir? jajaja. Estás hecha un ave nocturna!

En breve comprobarás lo mal operada que está Ashley Judd con un antes y después que estoy preparando para Tutele! jejeje

Y sí, veo que ha cambiado esta sección de comentarios, pero yo no he sido, es cosa de Blogger. No está mal, no?

Así, has vuelto a Vertele?? jajaja Al final resultará que yo soy más recoroso que tú!

Entradas populares de este blog

EMMYS 2016: Las nominaciones ideales en Drama

Un año más, los Emmy anuncian sus nominaciones rodeados de las inevitables polémicas por sus destacadas ausencias. Esta edición no iba a ser menos. Los olvidos nuevamente han sido más sonados que los aciertos, movidos por una inercia que suele ser la tónica en los premios más importantes de la televisión mundial. Sin embargo, esta vez los académicos han decidido dar una alegría a aquellos que veníamos reivindicando The Americans como una de las mejores series actuales. Tanto la creación de Joe Weisberg como sus protagonistas, Keri Russell y Matthew Rhys, han logrado por fin el reconocimiento de unos galardones que los han ignorado sistemáticamente durante sus tres primeras temporadas. Son la excepción de unos Emmy que han decidido pasar de largo nuevamente de The Affair y The Leftovers, sin duda, dos de las producciones más destacadas en los dos últimos años. Por eso mismo, y por otros importantes resbalones, ahí van mis nominaciones ideales en la categoría dramática.

MEJOR SERIE DRAM…

Un Eastwood de retirada

Clint Eastwood ya está de vuelta de todo. Le importa un pimiento si su apoyo a Donald Trump le comporta enemigos o si su definición actual de la generación de mariquitas traspasa lo políticamente correcto y ofende al personal. Tampoco su filmografía parece importarle demasiado. Pocos reparos ha tenido en presentar auténticos bodrios como Jersey boys o cintas mediocres como Más allá de la vida o El francotirador. En su historial ya se encuentran Los puentes de Madison, Sin perdón, Mystic River o Million dollar baby. Ya no necesita reivindicarse. Mucho menos con 86 años, la edad suficiente para restar trascendencia a esta época de polémicas efímeras. El actor ya se labró su carrera como director y ahora corresponde al público determinar si su talento sigue en forma o se mantiene gracias a una base de fieles seguidores.

Sully corresponde a esa cada vez más amplia y frecuente lista de películas en su carrera que simplemente alcanzan la corrección, adoptando ese tono grandilocuente y pat…

MOONLIGHT | Camaleón a la fuerza

Una historia sobre homosexualidad dentro de la comunidad negra parecía una vuelta de tuerca, un quién da más dentro del cine de denuncia social que podría suponer el reclamo perfecto para una Academia de Hollywood deseando resarcir sus pecados discriminatorios. Por suerte, Moonlight no pertenece a ese grupo de cintas que buscan a toda costa la exaltación, que se convierten en estandartes de la lucha contra la opresión de la hegemonía blanca y heterosexual. La propuesta de Barry Jenkins es mucho más valiosa, ya que con su premisa y, sobre todo, su puesta en escena, logra abarcar un sentimiento prácticamente universal, el del miedo a la propia identidad.

Little, Chorin y Black no son sólo los tres actos en los que se divide la trama sino las tres fases de un complicado proceso de asimilación personal, el que sufre un niño, adolescente y adulto lidiando consigo mismo y su entorno de barrio marginal en Miami. Esta vez la marginación no surge del racismo sino desde dentro, desde el propio …