Ir al contenido principal

Un método ejemplar


Es curioso que cada profesión liberal tenga su paradigma en la gran pantalla. Los economistas cuentan este mismo año con Margin Call o Inside Job; los abogados con Matar a un ruiseñor; los periodistas con Todos los hombres del presidente o Primera plana. Películas predestinadas a rellenar los sesudos temarios de las facultades de medio mundo. A partir de ahora los psicólogos contarán con un nuevo visionado obligatorio, esta indispensable Un método peligroso en la que dos hipótesis sobre el tratamiento de la neurosis se enfrentan en un diálogo apasionante.

Carl Jung y su mentor Sigmund Freud, con sus diferentes concepciones del papel del psiquiatra en la curación de los pacientes trastornados, protagonizan un encendido debate en pantalla del que el espectador es probable que no salga posicionado pero sí con ganas de zambullirse en los tratados de psicología. Las conversaciones entre ambos profundizan en pensamientos e instintos tan cotidianos que el filme logra hacer atractiva una profesión hasta ahora tratada siempre desde el prisma del enfermo.

Psicopatías, esquizofrenias, adicciones, manías. El cine ha centrado casi siempre el interés en los propios trastornos psiquiátricos y no en su tratamiento. En esta ocasión, los diálogos en persona o por carta entre los doctores cobran protagonismo en torno a una paciente que se convertirá en el detonante de las desavenencias. Sabina Spielrein ingresó en la clínica del Dr. Jung entre risas y llantos compulsivos y salió recuperada gracias al psicoanálisis. A partir de ese momento, da comienzo la discusión.

El filme deja en segunda plano el previsible romance entre la paciente y el médico y lo convierte en argumento para las diferentes posturas. Freud sostenía que la recuperación finalizaba tras llegar al origen del trauma y que la mayoría de trastornos eran de índole sexual. Sus tesis se cumplieron a rajatabla con Spielrein, pero Jung no quedaba conforme. El psiquiatra debía intervenir para cambiar el comportamiento perturbado, que en el caso de la joven rusa era el placer sexual que le provocaba el daño físico.

Además de a ese dilema profesional, Jung se enfrentó también a un conflicto más personal, su atracción hacia Spielrein estando casado, y que le ayudó a resolver Otto Gross, otro discípulo disidente de Freud. El revolucionario psiquiatra le invitaba a dejarse llevar por los impulsos sexuales, esos que reprimimos en aras de una sociedad civilizada. Su acalorada discusión resulta tan placentera como las reacciones de la esposa de Jung, silenciosas pero muy reveladoras, cuando el psiquiatra la somete a un experimento de asociación de conceptos.

Parece que la discusión se centra ahora en si Un método peligroso supone un punto y aparte en la carrera de David Cronenberg. Es la primera vez que aborda una cinta de época, da un mayor protagonismo a la palabra, incluye un romance. Sin embargo, no ha hecho nada que no reflejara ya en Spider o Una historia de violencia, retratar el lado durmiente, perverso e incómodo de la mente humana, sin renunciar además a su impecable belleza formal.

Cuenta de nuevo con el que ya podríamos denominar como su actor fetiche, un Viggo Mortensen que se transmuta en Freud sin apenas esfuerzo. Pero la que realiza un brinco sorprendente en su carrera es Keira Knightley, asidua de las cintas de época con un registro todavía pendiente de certificar. Los brotes de Spielrein, un peliagudo reto para cualquier intérprete, confirman que su talento puede sobrepasar los romances palaciegos. Así que incluso como ejemplo de interpretación, Un método peligroso también podría servir como modelo a estudiar en las escuelas de cine.

Comentarios

rehlu ha dicho que…
Gran análisis. Muy buen comienzo y mejor final
POLE.T. ha dicho que…
Muchas gracias! Viniendo de alguien tan exigente se agradece mucho más! ;)
quest ha dicho que…
Esta vez me quedo con el post de rehlu, eh... ¡¡destripa menos la peli!! ;)

Mira que si pierdes la hegemonía...
POLE.T. ha dicho que…
jajajaj, no me pude controlar. Y aún me faltó por comentar!

Pero bueno, todo queda en casa, digamos! jejej

Entradas populares de este blog

Los 8 momentos memorables del final de Mujeres Desesperadas

Pueden contarse con los dedos de una mano las series que han logrado cerrar la persiana sin remordimientos. Mujeres desesperadas seguramente se encuentre en ese reducido grupo de privilegiadas que alcanza el final satisfaciendo a la gran mayoría de sus seguidores, sin polémicas, sin originalidades, sin alterar, en definitiva, la esencia de una fórmula que la ha mantenido en antena durante ocho temporadas.
Podrán vertirse muchas críticas sobre esta creación de Marc Cherry, gustarán más o menos algunas épocas de la serie, pero lo que no puede negársele a Mujeres desesperadas es la fidelidad a su público. La coherencia suele convertirse en la factura pendiente en producciones que, movidas por el éxito, suelen alargarse hasta el infinito, perdiendo en el camino la cordura (Lost) o a buena parte de su reparto original (CSI).
Consciente de ello, Cherry decidió ponerle punto y final a su niña mimada antes de que el tiempo erosionara su identidad. La fecha escogida fue el pasado domingo 13…

Especial USA: Localizaciones de Twin Peaks

Uno de los motivos que convirtieron a Twin Peaks en todo un éxito fue la atmósfera de la serie, rodada en paisajes tan fríos y sórdidos como la trama que envolvía el asesinato de Laura Palmer. El pueblo que da nombre a esta inolvidable producción de David Lynch no existe, pero el rodaje de exteriores se llevó a cabo en dos localidades muy cercanas a Seattle, Snoqualmie y North Bend, que todavía hoy logran trasladarte a la aterradora ambientación de la serie.

Al contrario de lo que podría parecer, la zona no explota para nada el fenómeno Twin Peaks. Ni siquiera en la tienda de souvenirs más cercana a las cataratas de Snoqualmie (protagonistas de la cabecera y de varias escenas) encontraremos ni una sola referencia a la serie. Sin embargo, incluso para no seguidores, la visita a este entorno natural merece la pena. No en vano, recibe un millón y medio de visitantes al año.
En lo alto de la cascada sigue vislumbrándose el hotel donde pernoctaba el agente Cooper, remodelado por completo …

PIELES | El mal gusto

Algo extraño estaba ocurriendo. El debut en la dirección de Eduardo Casanova, el eterno Fidel de Aída, apadrinado por Álex de la Iglesia y arropado por buena parte de la flor y nata del cine español, se estrenaba exclusivamente en un solo cine de la ciudad de Barcelona. Sin embargo, el fenómeno era tal que la propia taquillera de los cines Maldà, acostumbrados a las mil y una piruetas para incentivar la venta de entradas, subió perpleja al escenario para inmortalizar el llenazo antes de la proyección. 170 personas se vieron obligadas a desplazarse hasta la recóndita sala para comprobar qué nos tenía preparado el mal llamado nuevo enfant terrible del cine patrio. Finalizada la sesión, llegó la clarividencia.

Me imagino las excusas. No se apuesta por el riesgo, la industria de Hollywood lo engulle todo, el público está aborregado, las descargas ilegales. Todas ellas justificadas en muchos casos. No en este. Casanova puede sentirse afortunado de haber podido estrenar Pieles en un solo c…