Ir al contenido principal

SHOCKS SEMANALES #23

Billy Cristal, nuevo anfitrión de los OscarLa huida de Eddie Murphy como maestro de ceremonias de la gran noche de Hollywood puso hace unos días a la Academia en estado de emergencia. Los premios se habían quedado sin presentador apenas tres meses antes de la gran cita. Tras la renuncia de Brett Ratner después de sus polémicas declaraciones (“Ensayar es de maricones”) y su efecto dominó con Murphy, el nuevo productor de los Oscars, Brian Grazer, no ha tardado ni una semana en anunciar al nuevo anfitrión. Después de barajarse nombres como los de Neil Patrick Harris o Ricky Gervais, los Oscars volverán a estar en manos de Billy Cristal. Y ya serán nueve las veces que este hombre ha estado al frente de la gala. Los académicos han decidido apostar sobre seguro, a pesar de contar con una alternativa mejor: Kristen Wiig, protagonista de La boda de mi mejor amiga y una de las revelaciones más placenteras del año.

Michelle Pfeiffer en Dark ShadowsUna de las pocas bellezas clásicas que quedan en Hollywood es el ejemplo perfecto de cómo influye la edad en las actrices de esta industria cinematográfica ávida de caras nuevas. Michelle Pfeiffer, rostro de Lady Halcón, de La edad de la inocencia, ha tenido que refugiarse en papeles secundarios para encontrar su nuevo hueco en el cine. No le ha salido mal la jugada porque esta vez será uno de los siniestros personajes de la nueva película de Tim Burton, la adaptación de la serie de los años 60 Dark shadows. Las primeras imágenes que llegan del filme y un elenco de infarto (Johnny Depp, Eva Green, Jackie Earle Haley y, cómo no, Helena Bonham Carter) abren el apetito de lo que esperemos sea el regreso de Burton a sus inicios.

El discurso de Jordi González en La noriaLa polémica en torno a la entrevista a la madre de El cuco y la huida en masa (e interesada) de anunciantes merecía una respuesta de La noria, más cuando el programa suele nutrirse de los contenidos más controvertidos. Con el prometedor gancho de La noria responde, el espacio finalmente se defendió con argumentos bien pobres. Ni Hugo Chávez sería capaz de construir un discurso más demagógico que el que se vio obligado a leer a cámara Jordi González: La libertad de expresión está en peligro, el resto de cadenas hicieron lo mismo y, oiga, tenemos una audiencia brutal. Podrían haber salido airosos del tema sin salirse del libro de estilo del programa. Una mascada introducción de Sandra Barneda y un encendido debate con Pilar Rahola y María Antonia Iglesias habrían bastado para ofrecer una respuesta más madura y sincera que la pataleta que brindaron a sus espectadores. ¿El récord de audiencia que obtuvieron esa noche debemos traducirlo como una absolución?

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Buenas!!!

16,6mm hace el niño/a con la bolsa!!! en la 1ª ecografia...el dia 22 la siguiente...solo hay UNO..jejejejeje

jesn
POLE.T. ha dicho que…
Lo tuyo sí que es un shock para toda la vida!

Enhorabuena!! Me alegro que todo haya salido bien!

TVP
Anónimo ha dicho que…
si, estoy en estado de shock permanente, por pensar lo que me espera....

jesn
Manderly ha dicho que…
Pienso que con Billy Crystal la ceremonia, como poco, no será aburrida. Desde la ceremonia que presentó H. Jackman que no disfruto con la ceremonia. ¡Y aquellas divertidas ceremonias con Whoopi Goldberg!!!
Un saludo.
POLE.T. ha dicho que…
Whoopi Goldberg ha sido de las más buenas, a mí particularmente me gusta más que Billy Cristal. Y la de Ellen DeGeneres tampoco estuvo nada mal. Los dos creídos del año pasado fueron nefastos!

Entradas populares de este blog

EMMYS 2016: Las nominaciones ideales en Drama

Un año más, los Emmy anuncian sus nominaciones rodeados de las inevitables polémicas por sus destacadas ausencias. Esta edición no iba a ser menos. Los olvidos nuevamente han sido más sonados que los aciertos, movidos por una inercia que suele ser la tónica en los premios más importantes de la televisión mundial. Sin embargo, esta vez los académicos han decidido dar una alegría a aquellos que veníamos reivindicando The Americans como una de las mejores series actuales. Tanto la creación de Joe Weisberg como sus protagonistas, Keri Russell y Matthew Rhys, han logrado por fin el reconocimiento de unos galardones que los han ignorado sistemáticamente durante sus tres primeras temporadas. Son la excepción de unos Emmy que han decidido pasar de largo nuevamente de The Affair y The Leftovers, sin duda, dos de las producciones más destacadas en los dos últimos años. Por eso mismo, y por otros importantes resbalones, ahí van mis nominaciones ideales en la categoría dramática.

MEJOR SERIE DRAM…

Un Eastwood de retirada

Clint Eastwood ya está de vuelta de todo. Le importa un pimiento si su apoyo a Donald Trump le comporta enemigos o si su definición actual de la generación de mariquitas traspasa lo políticamente correcto y ofende al personal. Tampoco su filmografía parece importarle demasiado. Pocos reparos ha tenido en presentar auténticos bodrios como Jersey boys o cintas mediocres como Más allá de la vida o El francotirador. En su historial ya se encuentran Los puentes de Madison, Sin perdón, Mystic River o Million dollar baby. Ya no necesita reivindicarse. Mucho menos con 86 años, la edad suficiente para restar trascendencia a esta época de polémicas efímeras. El actor ya se labró su carrera como director y ahora corresponde al público determinar si su talento sigue en forma o se mantiene gracias a una base de fieles seguidores.

Sully corresponde a esa cada vez más amplia y frecuente lista de películas en su carrera que simplemente alcanzan la corrección, adoptando ese tono grandilocuente y pat…

MOONLIGHT | Camaleón a la fuerza

Una historia sobre homosexualidad dentro de la comunidad negra parecía una vuelta de tuerca, un quién da más dentro del cine de denuncia social que podría suponer el reclamo perfecto para una Academia de Hollywood deseando resarcir sus pecados discriminatorios. Por suerte, Moonlight no pertenece a ese grupo de cintas que buscan a toda costa la exaltación, que se convierten en estandartes de la lucha contra la opresión de la hegemonía blanca y heterosexual. La propuesta de Barry Jenkins es mucho más valiosa, ya que con su premisa y, sobre todo, su puesta en escena, logra abarcar un sentimiento prácticamente universal, el del miedo a la propia identidad.

Little, Chorin y Black no son sólo los tres actos en los que se divide la trama sino las tres fases de un complicado proceso de asimilación personal, el que sufre un niño, adolescente y adulto lidiando consigo mismo y su entorno de barrio marginal en Miami. Esta vez la marginación no surge del racismo sino desde dentro, desde el propio …