viernes, 25 de noviembre de 2011

SHOCKS SEMANALES #24

El comecocosEn pleno auge del movimiento 15M nos anunciaron un programa de televisión que daría todo el protagonismo a la palabra, intención muy loable pero que de entrada ya iba en contra del modus vivendi del medio, la imagen. La productora detrás del invento tampoco inspiraba mucha confianza. Tinta china es la filial de La fábrica de tele, responsable de la enemiga pública número uno La noria. Parecía que El comecocos iba a dar voz a los indignados, pero indignados nos hemos quedado los telespectadores con esta visión circense del debate. Oratoria de andar por casa en boca de unos concursantes con más verborrea que razonamiento. Mercedes Milà es el único y espontáneo aliciente de un programa que paradójicamente termina restándole valor a la palabra.

Marea blanca en TelecincoMientras La noria sigue en el punto de mira de anunciantes y navegantes, Telecinco ha ofrecido Resistiré, ¿vale? y Enemigos íntimos como sacrificio. La decisión no parece haber amansado a las fieras, ansiosas por lograr como trofeo la defunción del programa estrella de los sábados. La situación está llegando a límites surrealistas. Las marcas recelan de parrillas cargaditas de potenciales consumidores y se convierten en programadoras de contenidos. La troupe de Jordi González se mantiene en sus trece y se resiste a pedir perdón, mientras Mediaset busca a la desesperada el blanco redentor entre el rosa y el amarillo de su programación. Antena 3, mientras tanto, disfruta de lo lindo.

Eva Hache, presentadora de los GoyaSi pensábamos que Álex de la Iglesia había dado en el clavo escogiendo a Andreu Buenafuente como maestro de ceremonias de los Goya, su sucesor en el cargo, Enrique González Macho, no se ha quedado atrás. Incluso podríamos aventurar que lo ha superado. Eva Hache demuestra cada semana en El club de la comedia que ninguno de los monologuistas invitados al programa llega a la altura de su presentadora. Ingenio, frescura, talento y, sobre todo, humor es lo que desprende esta chica y lo que necesita la encorsetada entrega de los premios del cine español. Buenafuente ya subió el nivel, pero el showman catalán, de momento, no ha alcanzado ese estatus que confieren las amenazas de muerte de un seguidor. Eso ya es categoría de estrella.

3 comentarios:

quest dijo...

De entrada me gusta más Buenafuente que Eva Hache para los Goya. Em parece que Eva se queda en la palabra, Buenafuente es más de gags.

POLE.T. dijo...

Se nota que no has tenido a Buenafuente en la autonómica. Termina saturando! Eva Hache es más payasa, más divertida!

quest dijo...

Ah, claro. Buenafuente en pequeñas dosis mucho mejor.

A Eva Hache la vi presentando la entrega de premios del festival El Sol de hace años. Soltó unos chistes del sector y ya. Tampoco mataba. Y nada de espectáculo/payaseo.