Ir al contenido principal

Una flor con poderío

Todo comenzó hace muchos años. Gracias a un sorteo ante notario (o no) cayeron en mis manos dos entradas para el concierto de Rosario Flores en el Poble Espanyol de Barcelona. ¿Rosario? ¡Por Dios! ¡Ya me podrían haber tocado para ver a Teresa Rabal, a José Luis Perales o a mi diosa Xuxa! (por aquél entonces, entiéndanme, yo rondaba el decenio de vida y aglutinaba un abanico muy amplio de artistas). Aún así, a caballo regalado no le mires el dentado. Decidí arriesgar (de pequeño uno arriesga mucho más en la vida) y gané.
Quién me lo iba a decir. Aquella chica nerviosa y delgaducha, la del ‘uy, uy, uy, mi gato hace uy, uy, uy, uy, uy’ o la del ‘ay, ay, ay, ay esa camiseta’ resultó ser todo un descubrimiento para mí. En aquel momento entendí por qué aquella mujer estaba tan sumamente seca y por qué siempre lo seguirá estando. Rosario era y es puro nervio en el escenario, pura vitalidad y pura energía (vaya, lo que hoy dirían de cualquier bebida multivitamínica).
Pero no sólo me alucinó su poderío. El público congregado allí al aire libre estaba como poseído por su música, totalmente entregado. Disfrutaban como locos. Como disfruté yo aquella primera vez con ella. Y ya saben ustedes los efectos que puede llegar a tener una gozosa y satisfactoria primera vez, y más a tan temprana edad. En mi caso, fueron irreversibles.
Unos cuantos años más tarde, mucho más maduro, acudía a mi segunda cita con Rosario. Fue el pasado sábado 10 de junio de 2006 en el Palau de la Música de Barcelona. Imposible calcular la de veces que había pisado aquella maravilla arquitectónica de Doménech i Montaner para acudir a tantos y tantos conciertos de tantos y tantos compositores diferentes (no sólo de Xuxas alimentaba mi ego musical). Pero esta vez era distinto.
La gran diferencia estaba en el público. Es alucinante el auditorio tan variopinto que consiguió reunir esta mujer bajo un mismo techo. Gente mayor, gente joven, niños, catalanes de pura cepa, andaluces de pura cepa, acicalados hasta la médula, desarreglados de los pies a la cabeza, clásicos, modernos, alegres, serios, casados, solteros, solteras, singles, gays, locas,…¡De todo! Ya quisieran muchos artistas lograr esa variedad cromática y romper tantos tópicos.
“¡Que sepáis que jamás olvidaré esta noche aquí en Barcelona!” gritó emocionada la cantante casi al final de su espectáculo. No era para menos. El público le dimos exactamente lo que recibimos. Todo. A cambio de grandes éxitos como Sabor, sabor o Qué bonito y de algunas joyas de su nuevo disco como Contigo me voy o El niño de tus ojos, sus seguidores la llenamos de vítores, piropos y claveles. Su alegría y su energía fueron correspondidas con todo un Palau (mucho más acostumbrado al ambiente encorsetado) hasta la bandera bailando sus ritmos salseros y rumberos. Todo un diálogo entre artista y público, toda una experiencia y una auténtica gozada.
¿Y qué hace una mujer como Rosario en un blog como éste, dedicado al cine y la televisión? Que trabajó con Almodóvar en Hable con ella no es la excusa, tranquilos. De hecho, no hay excusa. Simplemente, necesitaba plasmar en bits mi entusiasmo por esta mujer. Porque al fin y al cabo, alguien que pregona a los cuatro vientos que en este mundo hace falta más amor, bien merece un elogio. Si además lo hace con arte y garra, toda admiración es poca.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los 8 momentos memorables del final de Mujeres Desesperadas

Pueden contarse con los dedos de una mano las series que han logrado cerrar la persiana sin remordimientos. Mujeres desesperadas seguramente se encuentre en ese reducido grupo de privilegiadas que alcanza el final satisfaciendo a la gran mayoría de sus seguidores, sin polémicas, sin originalidades, sin alterar, en definitiva, la esencia de una fórmula que la ha mantenido en antena durante ocho temporadas.
Podrán vertirse muchas críticas sobre esta creación de Marc Cherry, gustarán más o menos algunas épocas de la serie, pero lo que no puede negársele a Mujeres desesperadas es la fidelidad a su público. La coherencia suele convertirse en la factura pendiente en producciones que, movidas por el éxito, suelen alargarse hasta el infinito, perdiendo en el camino la cordura (Lost) o a buena parte de su reparto original (CSI).
Consciente de ello, Cherry decidió ponerle punto y final a su niña mimada antes de que el tiempo erosionara su identidad. La fecha escogida fue el pasado domingo 13…

Las 12 mejores escenas de Breaking Bad a las puertas del ansiado final

Nueva fecha para marcar en la historia de la televisión. El próximo 29 de septiembre finaliza Breaking bad, que sin desvelarnos todavía su desenlace ya se ha hecho un hueco en el olimpo de las grandes series, ese lugar sagrado donde cohabitan Los soprano y The wire. Si se mantiene el nivel de esta quinta temporada, el capítulo promete despedirse por todo lo alto. Pero en caso de que Vince Gilligan, su creador, no cumpla con las enormes expectativas, puede descansar tranquilo. Nos deja para el recuerdo una retahíla de escenas memorables. Lo que viene a continuación no es más que el botón de una muestra inabarcable de grandes momentos.


1. Primera escena (1x01 - Pilot)
Si la regla de oro de toda novela es captar al lector desde la primera frase, desde luego esa pareció ser la consigna seguida también por Vince Gilligan en Breaking bad. Un hombre en calzoncillos y una máscara antigás conduce histéricamente una autocaravana por una carretera desierta de Nuevo México. A su lado, el copiloto…

DUNKERQUE | Nolan pluscuamperfecto

Últimamente parece que hay que diferenciar entre películas y experiencias cinematográficas. Como si el cine en mayúsculas fuera un coto exclusivo de determinadas cintas de autor, como si la autoría excluyera por norma la vertiente más comercial. Christopher Nolan pertenece a esa tierra de nadie en la que sus parias casi deben pedir perdón por dignificar el blockbuster, si es que sus propuestas pueden encajarse en tan denostado género. Y para no restarles mérito, casi con condescendencia, los defensores de la pureza del séptimo arte califican sus obras de experiencias, otorgándole al cine otros menesteres.

Pues sí, Dunkerque es toda una experiencia. La más envolvente y asfixiante que jamás se haya rodado sobre una contienda bélica. Reducirla a un espectáculo de fuegos artificiales es cuanto menos injusto, ya que independientemente de su afán por el entretenimiento, como si éste fuera un demérito, la película nos sumerge como nunca en lo más parecido a un estado de guerra. El caos, la s…