Ir al contenido principal

Una flor con poderío

Todo comenzó hace muchos años. Gracias a un sorteo ante notario (o no) cayeron en mis manos dos entradas para el concierto de Rosario Flores en el Poble Espanyol de Barcelona. ¿Rosario? ¡Por Dios! ¡Ya me podrían haber tocado para ver a Teresa Rabal, a José Luis Perales o a mi diosa Xuxa! (por aquél entonces, entiéndanme, yo rondaba el decenio de vida y aglutinaba un abanico muy amplio de artistas). Aún así, a caballo regalado no le mires el dentado. Decidí arriesgar (de pequeño uno arriesga mucho más en la vida) y gané.
Quién me lo iba a decir. Aquella chica nerviosa y delgaducha, la del ‘uy, uy, uy, mi gato hace uy, uy, uy, uy, uy’ o la del ‘ay, ay, ay, ay esa camiseta’ resultó ser todo un descubrimiento para mí. En aquel momento entendí por qué aquella mujer estaba tan sumamente seca y por qué siempre lo seguirá estando. Rosario era y es puro nervio en el escenario, pura vitalidad y pura energía (vaya, lo que hoy dirían de cualquier bebida multivitamínica).
Pero no sólo me alucinó su poderío. El público congregado allí al aire libre estaba como poseído por su música, totalmente entregado. Disfrutaban como locos. Como disfruté yo aquella primera vez con ella. Y ya saben ustedes los efectos que puede llegar a tener una gozosa y satisfactoria primera vez, y más a tan temprana edad. En mi caso, fueron irreversibles.
Unos cuantos años más tarde, mucho más maduro, acudía a mi segunda cita con Rosario. Fue el pasado sábado 10 de junio de 2006 en el Palau de la Música de Barcelona. Imposible calcular la de veces que había pisado aquella maravilla arquitectónica de Doménech i Montaner para acudir a tantos y tantos conciertos de tantos y tantos compositores diferentes (no sólo de Xuxas alimentaba mi ego musical). Pero esta vez era distinto.
La gran diferencia estaba en el público. Es alucinante el auditorio tan variopinto que consiguió reunir esta mujer bajo un mismo techo. Gente mayor, gente joven, niños, catalanes de pura cepa, andaluces de pura cepa, acicalados hasta la médula, desarreglados de los pies a la cabeza, clásicos, modernos, alegres, serios, casados, solteros, solteras, singles, gays, locas,…¡De todo! Ya quisieran muchos artistas lograr esa variedad cromática y romper tantos tópicos.
“¡Que sepáis que jamás olvidaré esta noche aquí en Barcelona!” gritó emocionada la cantante casi al final de su espectáculo. No era para menos. El público le dimos exactamente lo que recibimos. Todo. A cambio de grandes éxitos como Sabor, sabor o Qué bonito y de algunas joyas de su nuevo disco como Contigo me voy o El niño de tus ojos, sus seguidores la llenamos de vítores, piropos y claveles. Su alegría y su energía fueron correspondidas con todo un Palau (mucho más acostumbrado al ambiente encorsetado) hasta la bandera bailando sus ritmos salseros y rumberos. Todo un diálogo entre artista y público, toda una experiencia y una auténtica gozada.
¿Y qué hace una mujer como Rosario en un blog como éste, dedicado al cine y la televisión? Que trabajó con Almodóvar en Hable con ella no es la excusa, tranquilos. De hecho, no hay excusa. Simplemente, necesitaba plasmar en bits mi entusiasmo por esta mujer. Porque al fin y al cabo, alguien que pregona a los cuatro vientos que en este mundo hace falta más amor, bien merece un elogio. Si además lo hace con arte y garra, toda admiración es poca.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los 8 momentos memorables del final de Mujeres Desesperadas

Pueden contarse con los dedos de una mano las series que han logrado cerrar la persiana sin remordimientos. Mujeres desesperadas seguramente se encuentre en ese reducido grupo de privilegiadas que alcanza el final satisfaciendo a la gran mayoría de sus seguidores, sin polémicas, sin originalidades, sin alterar, en definitiva, la esencia de una fórmula que la ha mantenido en antena durante ocho temporadas.
Podrán vertirse muchas críticas sobre esta creación de Marc Cherry, gustarán más o menos algunas épocas de la serie, pero lo que no puede negársele a Mujeres desesperadas es la fidelidad a su público. La coherencia suele convertirse en la factura pendiente en producciones que, movidas por el éxito, suelen alargarse hasta el infinito, perdiendo en el camino la cordura (Lost) o a buena parte de su reparto original (CSI).
Consciente de ello, Cherry decidió ponerle punto y final a su niña mimada antes de que el tiempo erosionara su identidad. La fecha escogida fue el pasado domingo 13…

Sin etiquetas

Qué gran golpe nos habría propinado Tomboy si desconociéramos el argumento de la cinta antes de entrar en la sala. Con la boca abierta nos habría dejado esa escena en la que el hasta el momento protagonista de la cinta, un niño de 10 años, se levanta de la bañera y nos desvela que en realidad tiene vagina. Tan valiente como esa imagen de una menor desnuda, irreproducible en otra cinematografía que no sea la francesa, hubiera sido mantener el secreto hasta ese instante. La experiencia habría sido inmejorable.

Pero el marketing manda y había que vender la película de alguna manera. Difícil resistirse a la tentación de titular con el reclamo de una niña que se hace pasar por chico. Es probable que de otra forma sólo unos pocos aventurados se hubiesen atrevido a verla, así que bienvenida la estrategia de venta si con ella se consiguen más espectadores para una cinta modesta, silenciosa, pero que seguro es la más gratificante de una cartelera de puente de mayo tan desalentadora.

Más que el…

Ratatouille: el regreso de Pixar a la alta cocina

Resulta que la ratatouille (que todos sabemos pronunciar como ratatúi) es una especialidad culinaria de la Provenza francesa que consiste en freír una serie de verduras en aceite de oliva. Que sea una producción norteamericana, aprovechando la polisemia de sus cuatro primeras letras con el mamífero roedor, la que me descubra el significado del término ya es un hecho curioso. Pero que además, una película de dibujos animados, tan frecuentemente infravaloradas, contenga tal nivel de documentación sobre el mundo culinario refleja el nivel de ingenio de sus creadores.
Temimos con la inauguración del matrimonio entre Pixar y Disney un descenso de la creatividad a la que nos tenían acostumbrados los chicos de John Lasseter. Cars, el primer fruto de la unión, se acercaba peligrosamente a la moralina del gigante de la fantasía y se alejaba de la frescura y el ingenio de los creadores de Toy Story. Con Ratatouille, por suerte, avanzamos unos pasos más hacia delante respecto a la última creació…