Ir al contenido principal

Las venas del Sur

La pasión, el impulso, el desgarro, el sentimiento que domina la razón. El amor, por muy tópico que pueda parecer, es mucho más sentido en el sur que en cualquier otro lugar. Un amor que, unido a la fuerza del flamenco, alcanza cotas de máximo sentimiento. La última obra de Víctor Ullate, El sur, es lo que persigue: reflejar con la voz y el cuerpo humano la sangre ardiente que corre por las venas de Andalucía.
Dios me libre de opinar sobre danza. Mi desconocimiento sobre el arte de la expresión corporal es total y absoluto. Esto no quita, sin embargo, que un espectador lego pueda sentirse embriagado por algunos de los momentos que nos ofrece este ballet, cuyo principal acierto probablemente sea contar con las voces de Enrique y Estrella Morente (gozo que hubiera sido mucho mayor con música de tal calibre en directo).
Faltaron zapateados, es cierto. Y los movimientos tajantes y poderosos del baile flamenco. La apuesta, arriesgada, de esta obra residía en combinar el desgarro del cante flamenco con una danza clásica adaptada al género gitano. Ullate sale vencedor en esta apuesta gracias a una coreografía expresiva y bien diseñada (como bien diseñado el vestuario) y a la ejecución de unos bailarines perfectamente coordinados.
En la función del pasado jueves en Barcelona quedaron algunos momentos para el recuerdo. Uno, imprevisto y exógeno al contenido de la obra, despertó la carcajada contenida de la platea, cuando a uno de los bailarines la cremallera de sus pantalones negros le jugó una muy mala pasada. A pesar de los sucesivos y disimulados esfuerzos del bailarín, sus radiantes calzoncillos blancos se resistían a esconderse. No lograron en cambio distraer la atención de su dueño, que demostró un gran talento y profesionalidad en semejante situación de ‘tierra trágame’.
Anécdota aparte, el poderío se dejó ver a lo largo de toda la función, pero hizo verdadero acto de presencia en varios momentos estelares, como el baile de fuerza, y de bastones, entre los dos amantes despechados por el amor de una mujer y que culmina con la muerte de uno a manos del otro o la desolación de ella ante su cadáver, con una preciosa nana de Estrella Morente de banda sonora.
Pero sin duda el momento culminante coincide con la imagen final, cuando la pareja de enamorados, de azul cielo, nos baila a los mortales su amor que, ahora ya sí, está condenado a ser eterno. De fondo, una adaptación de la sonata Claro de Luna de Beethoven en la que, con el dramático piano de fondo, Morente nos susurra aquello de que medio mundo se ríe del otro medio mundo, que llora.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los 8 momentos memorables del final de Mujeres Desesperadas

Pueden contarse con los dedos de una mano las series que han logrado cerrar la persiana sin remordimientos. Mujeres desesperadas seguramente se encuentre en ese reducido grupo de privilegiadas que alcanza el final satisfaciendo a la gran mayoría de sus seguidores, sin polémicas, sin originalidades, sin alterar, en definitiva, la esencia de una fórmula que la ha mantenido en antena durante ocho temporadas.
Podrán vertirse muchas críticas sobre esta creación de Marc Cherry, gustarán más o menos algunas épocas de la serie, pero lo que no puede negársele a Mujeres desesperadas es la fidelidad a su público. La coherencia suele convertirse en la factura pendiente en producciones que, movidas por el éxito, suelen alargarse hasta el infinito, perdiendo en el camino la cordura (Lost) o a buena parte de su reparto original (CSI).
Consciente de ello, Cherry decidió ponerle punto y final a su niña mimada antes de que el tiempo erosionara su identidad. La fecha escogida fue el pasado domingo 13…

Sin etiquetas

Qué gran golpe nos habría propinado Tomboy si desconociéramos el argumento de la cinta antes de entrar en la sala. Con la boca abierta nos habría dejado esa escena en la que el hasta el momento protagonista de la cinta, un niño de 10 años, se levanta de la bañera y nos desvela que en realidad tiene vagina. Tan valiente como esa imagen de una menor desnuda, irreproducible en otra cinematografía que no sea la francesa, hubiera sido mantener el secreto hasta ese instante. La experiencia habría sido inmejorable.

Pero el marketing manda y había que vender la película de alguna manera. Difícil resistirse a la tentación de titular con el reclamo de una niña que se hace pasar por chico. Es probable que de otra forma sólo unos pocos aventurados se hubiesen atrevido a verla, así que bienvenida la estrategia de venta si con ella se consiguen más espectadores para una cinta modesta, silenciosa, pero que seguro es la más gratificante de una cartelera de puente de mayo tan desalentadora.

Más que el…

Ratatouille: el regreso de Pixar a la alta cocina

Resulta que la ratatouille (que todos sabemos pronunciar como ratatúi) es una especialidad culinaria de la Provenza francesa que consiste en freír una serie de verduras en aceite de oliva. Que sea una producción norteamericana, aprovechando la polisemia de sus cuatro primeras letras con el mamífero roedor, la que me descubra el significado del término ya es un hecho curioso. Pero que además, una película de dibujos animados, tan frecuentemente infravaloradas, contenga tal nivel de documentación sobre el mundo culinario refleja el nivel de ingenio de sus creadores.
Temimos con la inauguración del matrimonio entre Pixar y Disney un descenso de la creatividad a la que nos tenían acostumbrados los chicos de John Lasseter. Cars, el primer fruto de la unión, se acercaba peligrosamente a la moralina del gigante de la fantasía y se alejaba de la frescura y el ingenio de los creadores de Toy Story. Con Ratatouille, por suerte, avanzamos unos pasos más hacia delante respecto a la última creació…