Ir al contenido principal

¿Qué hay de malo en chuparse el dedo?

El ser humano es frágil, y su fragilidad puede llegar a manifestarse de cualquier forma. En momentos de extrema debilidad podemos caer fácilmente en un pozo sin fondo, bien al cobijo de sustancias evasoras, bien olvidándonos por completo de nosotros mismos. A Justin Cobb parece que la fragilidad se le ha manifestado de manera poco habitual: con 17 años todavía se chupa el dedo. Su pulgar es su refugio, pero también su lacra, la que le impide relacionarse como un adolescente más.
Con esta original premisa arranca Thumbsucker, película que no deja de ser otra reflexión sobre el complicado paso de la infancia a la vida adulta. Pero si este fuera sólo su planteamiento, el filme, por agotamiento temático, carecería del más mínimo interés. No es el caso. Las relaciones del adolescente con su entorno, con las chicas, con el sexo, con las drogas, con el futuro, no son el único aliciente.
La figura de la madre que sueña con rehabilitar a un conocido actor enganchado a las drogas (Tilda Swinton en otro lucido papel), la de un padre todavía atormentado porque de joven perdió una carrera de atletismo, la del hermano pequeño condenado a actuar como hermano mayor, la del maestro que proyecta sus ambiciones en sus jóvenes alumnos o la del ortodoncista frustrado con dotes de psicoanalista, son los perfiles que dotan a la película de un mensaje todavía más universal que el de la adolescencia y que se resume en que todos los seres humanos tenemos nuestras flaquezas.
Porque al final, que Justin se chupe el dedo no es otra cosa que una actividad del subconsciente, que nada tiene que ver con las debilidades que padece todo hijo de vecino. Que se mame el pulgar es una mera anécdota comparado con los auténticos conflictos psicológicos a los que se enfrentan las personas de su entorno, y es un mal menor que no le impide conseguir aquello que persigue.
Con un ritmo muy ágil, fomentado en parte por la banda sonora, Thumbsucker nos regala el realismo interpretativo de Lou Pucci (no en vano, su labor fue reconocida en los festivales de Sundance y Berlín) y, en contraposición, la evidencia de que Keanu Reeves es más frío que un invierno en el Polo Norte. Con una original puesta en escena, como son, por ejemplo, los planos que surgen de la imaginación del adolescente, la película es, en definitiva, una pincelada sobre las inquietudes humanas, una rápida reflexión sobre las presiones a las que nos somete la sociedad y a las que nos sometemos nosotros mismos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los 8 momentos memorables del final de Mujeres Desesperadas

Pueden contarse con los dedos de una mano las series que han logrado cerrar la persiana sin remordimientos. Mujeres desesperadas seguramente se encuentre en ese reducido grupo de privilegiadas que alcanza el final satisfaciendo a la gran mayoría de sus seguidores, sin polémicas, sin originalidades, sin alterar, en definitiva, la esencia de una fórmula que la ha mantenido en antena durante ocho temporadas.
Podrán vertirse muchas críticas sobre esta creación de Marc Cherry, gustarán más o menos algunas épocas de la serie, pero lo que no puede negársele a Mujeres desesperadas es la fidelidad a su público. La coherencia suele convertirse en la factura pendiente en producciones que, movidas por el éxito, suelen alargarse hasta el infinito, perdiendo en el camino la cordura (Lost) o a buena parte de su reparto original (CSI).
Consciente de ello, Cherry decidió ponerle punto y final a su niña mimada antes de que el tiempo erosionara su identidad. La fecha escogida fue el pasado domingo 13…

Sin etiquetas

Qué gran golpe nos habría propinado Tomboy si desconociéramos el argumento de la cinta antes de entrar en la sala. Con la boca abierta nos habría dejado esa escena en la que el hasta el momento protagonista de la cinta, un niño de 10 años, se levanta de la bañera y nos desvela que en realidad tiene vagina. Tan valiente como esa imagen de una menor desnuda, irreproducible en otra cinematografía que no sea la francesa, hubiera sido mantener el secreto hasta ese instante. La experiencia habría sido inmejorable.

Pero el marketing manda y había que vender la película de alguna manera. Difícil resistirse a la tentación de titular con el reclamo de una niña que se hace pasar por chico. Es probable que de otra forma sólo unos pocos aventurados se hubiesen atrevido a verla, así que bienvenida la estrategia de venta si con ella se consiguen más espectadores para una cinta modesta, silenciosa, pero que seguro es la más gratificante de una cartelera de puente de mayo tan desalentadora.

Más que el…

Las 12 mejores escenas de Breaking Bad a las puertas del ansiado final

Nueva fecha para marcar en la historia de la televisión. El próximo 29 de septiembre finaliza Breaking bad, que sin desvelarnos todavía su desenlace ya se ha hecho un hueco en el olimpo de las grandes series, ese lugar sagrado donde cohabitan Los soprano y The wire. Si se mantiene el nivel de esta quinta temporada, el capítulo promete despedirse por todo lo alto. Pero en caso de que Vince Gilligan, su creador, no cumpla con las enormes expectativas, puede descansar tranquilo. Nos deja para el recuerdo una retahíla de escenas memorables. Lo que viene a continuación no es más que el botón de una muestra inabarcable de grandes momentos.


1. Primera escena (1x01 - Pilot)
Si la regla de oro de toda novela es captar al lector desde la primera frase, desde luego esa pareció ser la consigna seguida también por Vince Gilligan en Breaking bad. Un hombre en calzoncillos y una máscara antigás conduce histéricamente una autocaravana por una carretera desierta de Nuevo México. A su lado, el copiloto…