Ir al contenido principal

¡Basta ya de animaladas!

La falta de ideas está llegando al cine de animación. Lo que empezó siendo un soplo de aire fresco por la originalidad de sus propuestas, se está convirtiendo poco a poco en un cúmulo de reiteraciones. Parece que la nueva generación de dibujos animados sólo sabe tirar de zoológico a la hora de construir personajes. Hay que reconocer que los animales dan mucho juego, pero cuando uno ha visto a toda la fauna habida y por haber intercambiarse arquetípicos roles en múltiples películas, la única sensación que le queda es la del agotamiento.
Ardillas, jirafas, pingüinos, tortugas, insectos de toda clase, peces, aves, erizos, zarigüeyas (esos animales de los que yo desconocía absolutamente todo hasta que aterrizaron en la segunda parte de Ice Age. Eso que me llevo). El tonto, el espabilado, el avaricioso, la coqueta, el vago, el aventurero, el malévolo, el bienintencionado, el abuelo, los niños. Cojan cualquiera de estos roles y únanlos a un determinado ejemplar de animal y obtendrán inmediatamente una nueva propuesta de animación. Mención aparte merece ese personaje que nunca falta en este tipo de películas, el pesado, que haciendo honor a su calificativo, contribuye no sabe de qué manera al hartazgo y al rechazo absolutos.
En el caso de Vecinos invasores (patético título que en realidad se tendría que haber traducido como Al otro lado del seto) el personaje que, lejos de hacer gracia, irrita y cabrea no es otro que el de una ardilla hiperactiva y simplona que, sin duda, hará las delicias del público más joven. Porque si algo tiene esta película es infantilismo por los cuatro costados. Los diálogos no desprenden el humor con doble intención e ironía que sí podemos encontrar en otras propuestas, como Shrek o Los increíbles. Para paliar este déficit ni siquiera se hace valer de una sucesión de gags desternillantes, como sí hace por ejemplo Ice Age con la ardilla Scrat. Se pueden reducir exactamente a dos las situaciones cómicas verdaderamente logradas. Todo ello impide que esta película pueda considerarse como "ideal para toda la familia". No. Vecinos invasores es idónea para el público infantil, y además bien infantil (que hoy en día nacen más listos que el hambre).
No basta con plantear una premisa diferente, como es el caso. El conflicto entre un grupo variopinto de animales y las costumbres del humano occidental es un buen punto de partida. Tampoco con incluir alguna pincelada de autocrítica (el momento más logrado del filme es precisamente cuando el mapache enumera algunas de nuestras absurdas costumbres). Lo que necesitan estas nuevas tecnologías del dibujo animado, si lo que quieren es llegar a un público más adulto, es dotarse de más imaginación y más transgresión. Pero lo que verdaderamente les urge a estas películas es en primer lugar un uso más moderado de una herramienta, peligrosa herramienta, llamada Copiar y pegar.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los 8 momentos memorables del final de Mujeres Desesperadas

Pueden contarse con los dedos de una mano las series que han logrado cerrar la persiana sin remordimientos. Mujeres desesperadas seguramente se encuentre en ese reducido grupo de privilegiadas que alcanza el final satisfaciendo a la gran mayoría de sus seguidores, sin polémicas, sin originalidades, sin alterar, en definitiva, la esencia de una fórmula que la ha mantenido en antena durante ocho temporadas.
Podrán vertirse muchas críticas sobre esta creación de Marc Cherry, gustarán más o menos algunas épocas de la serie, pero lo que no puede negársele a Mujeres desesperadas es la fidelidad a su público. La coherencia suele convertirse en la factura pendiente en producciones que, movidas por el éxito, suelen alargarse hasta el infinito, perdiendo en el camino la cordura (Lost) o a buena parte de su reparto original (CSI).
Consciente de ello, Cherry decidió ponerle punto y final a su niña mimada antes de que el tiempo erosionara su identidad. La fecha escogida fue el pasado domingo 13…

Sin etiquetas

Qué gran golpe nos habría propinado Tomboy si desconociéramos el argumento de la cinta antes de entrar en la sala. Con la boca abierta nos habría dejado esa escena en la que el hasta el momento protagonista de la cinta, un niño de 10 años, se levanta de la bañera y nos desvela que en realidad tiene vagina. Tan valiente como esa imagen de una menor desnuda, irreproducible en otra cinematografía que no sea la francesa, hubiera sido mantener el secreto hasta ese instante. La experiencia habría sido inmejorable.

Pero el marketing manda y había que vender la película de alguna manera. Difícil resistirse a la tentación de titular con el reclamo de una niña que se hace pasar por chico. Es probable que de otra forma sólo unos pocos aventurados se hubiesen atrevido a verla, así que bienvenida la estrategia de venta si con ella se consiguen más espectadores para una cinta modesta, silenciosa, pero que seguro es la más gratificante de una cartelera de puente de mayo tan desalentadora.

Más que el…

Ratatouille: el regreso de Pixar a la alta cocina

Resulta que la ratatouille (que todos sabemos pronunciar como ratatúi) es una especialidad culinaria de la Provenza francesa que consiste en freír una serie de verduras en aceite de oliva. Que sea una producción norteamericana, aprovechando la polisemia de sus cuatro primeras letras con el mamífero roedor, la que me descubra el significado del término ya es un hecho curioso. Pero que además, una película de dibujos animados, tan frecuentemente infravaloradas, contenga tal nivel de documentación sobre el mundo culinario refleja el nivel de ingenio de sus creadores.
Temimos con la inauguración del matrimonio entre Pixar y Disney un descenso de la creatividad a la que nos tenían acostumbrados los chicos de John Lasseter. Cars, el primer fruto de la unión, se acercaba peligrosamente a la moralina del gigante de la fantasía y se alejaba de la frescura y el ingenio de los creadores de Toy Story. Con Ratatouille, por suerte, avanzamos unos pasos más hacia delante respecto a la última creació…