Ir al contenido principal

¡Basta ya de animaladas!

La falta de ideas está llegando al cine de animación. Lo que empezó siendo un soplo de aire fresco por la originalidad de sus propuestas, se está convirtiendo poco a poco en un cúmulo de reiteraciones. Parece que la nueva generación de dibujos animados sólo sabe tirar de zoológico a la hora de construir personajes. Hay que reconocer que los animales dan mucho juego, pero cuando uno ha visto a toda la fauna habida y por haber intercambiarse arquetípicos roles en múltiples películas, la única sensación que le queda es la del agotamiento.
Ardillas, jirafas, pingüinos, tortugas, insectos de toda clase, peces, aves, erizos, zarigüeyas (esos animales de los que yo desconocía absolutamente todo hasta que aterrizaron en la segunda parte de Ice Age. Eso que me llevo). El tonto, el espabilado, el avaricioso, la coqueta, el vago, el aventurero, el malévolo, el bienintencionado, el abuelo, los niños. Cojan cualquiera de estos roles y únanlos a un determinado ejemplar de animal y obtendrán inmediatamente una nueva propuesta de animación. Mención aparte merece ese personaje que nunca falta en este tipo de películas, el pesado, que haciendo honor a su calificativo, contribuye no sabe de qué manera al hartazgo y al rechazo absolutos.
En el caso de Vecinos invasores (patético título que en realidad se tendría que haber traducido como Al otro lado del seto) el personaje que, lejos de hacer gracia, irrita y cabrea no es otro que el de una ardilla hiperactiva y simplona que, sin duda, hará las delicias del público más joven. Porque si algo tiene esta película es infantilismo por los cuatro costados. Los diálogos no desprenden el humor con doble intención e ironía que sí podemos encontrar en otras propuestas, como Shrek o Los increíbles. Para paliar este déficit ni siquiera se hace valer de una sucesión de gags desternillantes, como sí hace por ejemplo Ice Age con la ardilla Scrat. Se pueden reducir exactamente a dos las situaciones cómicas verdaderamente logradas. Todo ello impide que esta película pueda considerarse como "ideal para toda la familia". No. Vecinos invasores es idónea para el público infantil, y además bien infantil (que hoy en día nacen más listos que el hambre).
No basta con plantear una premisa diferente, como es el caso. El conflicto entre un grupo variopinto de animales y las costumbres del humano occidental es un buen punto de partida. Tampoco con incluir alguna pincelada de autocrítica (el momento más logrado del filme es precisamente cuando el mapache enumera algunas de nuestras absurdas costumbres). Lo que necesitan estas nuevas tecnologías del dibujo animado, si lo que quieren es llegar a un público más adulto, es dotarse de más imaginación y más transgresión. Pero lo que verdaderamente les urge a estas películas es en primer lugar un uso más moderado de una herramienta, peligrosa herramienta, llamada Copiar y pegar.

Comentarios

Entradas populares de este blog

EL DÍA DE MAÑANA | El primer golpe de Originales Movistar

Las comparaciones con Cuéntame eran inevitables. Otra historia ambientada entre el tardofranquismo y los enclenques inicios de la democracia disponía ya de un referente clarísimo en nuestra televisión. Pero basta echar un vistazo al primer capítulo para vislumbrar que la propuesta de Mariano Barroso con El día de mañana dista mucho de la visión acomodada y para todos los públicos que nos brindan los Alcántara. Aquí el protagonista es Justo Gil y existen serias dudas sobre si un personaje con tantas aristas tendría hueco en otro lugar que no fuera la televisión de pago.

Porque sí, los Originales de Movistar por fin dan un paso adelante en materia de ficción tras otras propuestas que, o bien simplemente alardeaban de factura (véase La peste) o directamente pasaban al olvido (ignórense Félix o Matar al padre, por ejemplo). Ha tenido que llegar el flamante presidente de la Academia de Cine para demostrarnos que presupuesto y guion pueden ir de la mano para ofrecernos una serie que, ahora …

Los 8 momentos memorables del final de Mujeres Desesperadas

Pueden contarse con los dedos de una mano las series que han logrado cerrar la persiana sin remordimientos. Mujeres desesperadas seguramente se encuentre en ese reducido grupo de privilegiadas que alcanza el final satisfaciendo a la gran mayoría de sus seguidores, sin polémicas, sin originalidades, sin alterar, en definitiva, la esencia de una fórmula que la ha mantenido en antena durante ocho temporadas.
Podrán vertirse muchas críticas sobre esta creación de Marc Cherry, gustarán más o menos algunas épocas de la serie, pero lo que no puede negársele a Mujeres desesperadas es la fidelidad a su público. La coherencia suele convertirse en la factura pendiente en producciones que, movidas por el éxito, suelen alargarse hasta el infinito, perdiendo en el camino la cordura (Lost) o a buena parte de su reparto original (CSI).
Consciente de ello, Cherry decidió ponerle punto y final a su niña mimada antes de que el tiempo erosionara su identidad. La fecha escogida fue el pasado domingo 13…

ÓRBITA 9 | Una odisea pseudoespacial

A Órbita 9 le ha pasado lo mismo que le ocurrió en su día a Blancanieves con The Artist o a La isla mínima con True detective. La todopoderosa Hollywood lastró en cierta forma sus innovadoras propuestas adelantándose en su estreno. Y es que el mismo día que llega a nuestras pantallas esta ambiciosa coproducción española y colombiana aterrizan Jake Gyllenhaal y Ryan Reynolds con Life, aunque la referencia que claramente lapida toda posibilidad de sorpresa llegó semanas antes con Passengers. Hay escenas de la cinta española que recuerdan sobremanera a la superproducción protagonizada por Jennifer Lawrence. Pero este tercer caso de simultaneidad de estrenos entre Estados Unidos y España difiere de los dos anteriores en una pequeña particularidad. No importa cuál se estrenó primero ni cuánto influyó en su resonancia. Ambos han resultado de lo más prescindibles.

De entrada, ha sido la propia promoción de la película la que ha echado por tierra el único giro argumental por el que merecería…