Ir al contenido principal

INCERTA GLÒRIA | Ni vencedores ni vencidos

Siempre nos quedará la Guerra Civil. Uno de los sambenitos que persigue al cine español es su recurrencia, cada vez menos recurrente, a la etapa más oscura de nuestra historia reciente. Sobre la contienda que dividió al país y sus consecuencias se han mostrado mil perspectivas posibles, desde todos los ángulos imaginables, hasta el punto de convertirse en una broma fácil para referirse al ingenio de nuestra industria. Por suerte, uno de los realizadores que más echa mano de este capítulo histórico en su filmografía sirve a su vez para demostrar lo contrario. Agustí Villaronga es el vivo ejemplo de que la Guerra Civil es el contexto perfecto, no necesariamente facilón, para una buena historia.

Basada en la novela homónima de Joan Sales, Incerta glòria tiene lugar en el frente de Aragón, en esa interminable cuenta atrás en la que uno y otro bando esperaban el ansiado desenlace de una guerra cruel y asfixiante. En esa especie de tierra de nadie, de desierto perdido a la espera de una tragedia por venir, conviven los mayores damnificados de toda contienda, la gran masa de gente corriente que, más allá de los ideales, lucha por sobrevivir a la masacre. Y en esas circunstancias extremas, que podrían producirse en cualquier otro conflicto del mundo, se ponen a prueba la moral y la entereza de todo individuo.

La película no se adentra en territorio de vencedores ni vencidos ni subraya los efectos de la barbarie. Ese cometido ya lo han cubierto con mayor o menor fortuna otras producciones. La trama de Incerta glòria es mucho más costumbrista, mucho menos grandilocuente que una cinta bélica. Aquí los conflictos, las batallas, son internas, fruto de una situación al límite. La que vive un trío de jóvenes protagonistas cuyas convicciones se verán alteradas no sólo por la guerra sino también por un personaje fascinante y clave, el de la Carlana.

Han tenido que pasar ocho años para que la actriz Núria Prims decidiera abandonar su retiro y regresara a la interpretación. Bendito el momento en el que Villaronga la convenció para encarnar un papel tan suculento, tan frágil y poderoso que, a pesar de su función secundaria, ensombrece el trabajo del trío amoroso principal. Su actuación es tan firme, su personaje tan portentoso, que devora a sus compañeros de reparto, salvo las convincentes aportaciones de actores de peso como Luisa Gavasa, Fernando Esteso, Terele Pávez y Juan Diego.

A pesar de ciertos desequilibrios interpretativos, Incerta glòria los suple con la comunión del resto de elementos. Un guión solvente, que cubre de matices a la gran mayoría de personajes, una cuidada fotografía, que quizá por su ambientación en tierras mañas recuerda por momentos a la belleza de La novia, y una recreación fidedigna de la época (fantástico el viaje en metro en la Barcelona de 1937) consiguen que la historia cuaje y que el desenlace llegue. Una de las escenas finales, cuando dos amigos se funden en un abrazo después de superar sus diferencias y tomar una fatídica decisión, es una de las más hermosas que nos ha regalado el cine español este último año. Sí, es otra peli sobre la Guerra Civil, pero va mucho más allá del confortable duelo entre buenos y malos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los 8 momentos memorables del final de Mujeres Desesperadas

Pueden contarse con los dedos de una mano las series que han logrado cerrar la persiana sin remordimientos. Mujeres desesperadas seguramente se encuentre en ese reducido grupo de privilegiadas que alcanza el final satisfaciendo a la gran mayoría de sus seguidores, sin polémicas, sin originalidades, sin alterar, en definitiva, la esencia de una fórmula que la ha mantenido en antena durante ocho temporadas.
Podrán vertirse muchas críticas sobre esta creación de Marc Cherry, gustarán más o menos algunas épocas de la serie, pero lo que no puede negársele a Mujeres desesperadas es la fidelidad a su público. La coherencia suele convertirse en la factura pendiente en producciones que, movidas por el éxito, suelen alargarse hasta el infinito, perdiendo en el camino la cordura (Lost) o a buena parte de su reparto original (CSI).
Consciente de ello, Cherry decidió ponerle punto y final a su niña mimada antes de que el tiempo erosionara su identidad. La fecha escogida fue el pasado domingo 13…

The Killing Season 3 Finale: La gran desilusión

Han desperdiciado una gran oportunidad. Nos taparon la boca a los que renegábamos de una tercera temporada después del insuperable final de la segunda, brindaron una nueva trama con un arranque y un desarrollo que nos hizo olvidar por completo a Rosie Larsen, y sin embargo el pasado domingo desembocamos en un doble episodio final que en nada recuerda a los finales a los que nos tenían acostumbrados. Los guionistas de The Killing, esta vez sí, nos han fallado.

En primer lugar, porque a falta de conocer si la AMC renueva la serie para una cuarta temporada, dejan a la audiencia con un desenlace abierto, que ni sirve para crear la suficiente expectación de cara a la siguiente entrega ni desde luego dejaría a The Killing en el lugar que se merece en caso de cancelación. Ni tenemos un nuevo caso al que aferrarnos ni un cliffhanger de alto impacto como en la primera temporada. Sólo tememos por el futuro de Sarah Linden tras disparar al asesino, cuando sabemos que de ir a la cárcel será algo…

LA BATALLA DE LOS SEXOS | Reivindicación amable

Marcó un antes y un después. El partido que enfrentó a Bobby Riggs y Billie Jean King en 1973 golpeó el orgullo de aquellos que manifestaban impunemente su machismo y cambió las reglas de juego en el mundo del tenis. Pero sólo sobre la pista. Más de 40 años después, la brecha entre hombres y mujeres sigue intacta y las manifestaciones contra las capacidades físicas e intelectuales de la mujer se amagan de forma sutil, tras el escudo de la corrección política. En plena denuncia global del acoso sexual en la industria de Hollywood, llega La batalla de los sexos, para recordarnos que la contienda sigue lejos de estar resuelta.

No es su principal cometido, la reivindicación, pero sí su primer efecto. Más allá de grandilocuentes discursos, el matrimonio formado por Jonathan Dayton y Valerie Faris opta por un tono amable, de costumbrismo cómico, muy parecido al que lograron once años atrás con Pequeña Miss Sunshine. Son expertos en recrear relaciones de grupo, en transmitir la atmósfera de…