Ir al contenido principal

ESPECIAL SITGES 2016 - Raw (Grave)

Muy mal tuvo que pasarlo la jovencísima Julia Ducournau en la universidad para someternos a esta placentera tortura que ya se inicia con las retorcidas novatadas en una sórdida facultad de veterinaria. Si bien los señuelos de canibalismo y desmayos en salas resultan un tanto exagerados, lo cierto es que en más de una ocasión buscaremos cobijo a nuestro alrededor, incapaces de soportar no ya las imágenes más escabrosas sino situaciones más cotidianas como una urticaria o una depilación pero que la directora francesa ha decidido mostrarnos en toda su magnitud. Sin contemplaciones.

Raw es inquietante, en su mayor parte incómoda, pero terriblemente hipnótica. Porque no estamos ante un ejemplo más de pornografía gore, con escenas gratuitas de serie Z, sino ante una obra que, aunque evidentemente busca provocar, también presenta otras inquietudes. Una de ellas, la estilística, la cumple con creces, hallando la belleza incluso en los momentos más angustiantes. Hay voluntad de estilo, de forma, pero también de contenido, porque tras esta historia sangrienta hay hueco para la denuncia y la reflexión.

En una sociedad cada vez más obsesionada por unas determinadas pautas de comportamiento, enclaustrada en el qué dirán, en búsqueda insaciable y psicótica de un estilo de vida de anuncio, se comienza a ignorar la verdadera naturaleza humana, la que recurre a los instintos más básicos, más animales, cuando se percibe en peligro, cautiva entre las cuerdas. Tras la premisa de esta joven vegetariana que va descubriendo su naturaleza carnívora se esconden en realidad las secuelas de nuestra nueva esclavitud, la que en aras de una civilización de escaparate torpedea nuestra condición humana. Filosofía, belleza y vísceras que, unidos a la magnífica interpretación de Garance Marillier, hacen de Raw la candidata perfecta para salir vencedora del Festival de Sitges.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Un Eastwood de retirada

Clint Eastwood ya está de vuelta de todo. Le importa un pimiento si su apoyo a Donald Trump le comporta enemigos o si su definición actual de la generación de mariquitas traspasa lo políticamente correcto y ofende al personal. Tampoco su filmografía parece importarle demasiado. Pocos reparos ha tenido en presentar auténticos bodrios como Jersey boys o cintas mediocres como Más allá de la vida o El francotirador. En su historial ya se encuentran Los puentes de Madison, Sin perdón, Mystic River o Million dollar baby. Ya no necesita reivindicarse. Mucho menos con 86 años, la edad suficiente para restar trascendencia a esta época de polémicas efímeras. El actor ya se labró su carrera como director y ahora corresponde al público determinar si su talento sigue en forma o se mantiene gracias a una base de fieles seguidores.

Sully corresponde a esa cada vez más amplia y frecuente lista de películas en su carrera que simplemente alcanzan la corrección, adoptando ese tono grandilocuente y pat…

EMMYS 2016: Las nominaciones ideales en Drama

Un año más, los Emmy anuncian sus nominaciones rodeados de las inevitables polémicas por sus destacadas ausencias. Esta edición no iba a ser menos. Los olvidos nuevamente han sido más sonados que los aciertos, movidos por una inercia que suele ser la tónica en los premios más importantes de la televisión mundial. Sin embargo, esta vez los académicos han decidido dar una alegría a aquellos que veníamos reivindicando The Americans como una de las mejores series actuales. Tanto la creación de Joe Weisberg como sus protagonistas, Keri Russell y Matthew Rhys, han logrado por fin el reconocimiento de unos galardones que los han ignorado sistemáticamente durante sus tres primeras temporadas. Son la excepción de unos Emmy que han decidido pasar de largo nuevamente de The Affair y The Leftovers, sin duda, dos de las producciones más destacadas en los dos últimos años. Por eso mismo, y por otros importantes resbalones, ahí van mis nominaciones ideales en la categoría dramática.

MEJOR SERIE DRAM…

MOONLIGHT | Camaleón a la fuerza

Una historia sobre homosexualidad dentro de la comunidad negra parecía una vuelta de tuerca, un quién da más dentro del cine de denuncia social que podría suponer el reclamo perfecto para una Academia de Hollywood deseando resarcir sus pecados discriminatorios. Por suerte, Moonlight no pertenece a ese grupo de cintas que buscan a toda costa la exaltación, que se convierten en estandartes de la lucha contra la opresión de la hegemonía blanca y heterosexual. La propuesta de Barry Jenkins es mucho más valiosa, ya que con su premisa y, sobre todo, su puesta en escena, logra abarcar un sentimiento prácticamente universal, el del miedo a la propia identidad.

Little, Chorin y Black no son sólo los tres actos en los que se divide la trama sino las tres fases de un complicado proceso de asimilación personal, el que sufre un niño, adolescente y adulto lidiando consigo mismo y su entorno de barrio marginal en Miami. Esta vez la marginación no surge del racismo sino desde dentro, desde el propio …