Ir al contenido principal

#AtlántidaFilmFest: The childhood of a leader

El fascismo y sus orígenes siguen siendo objeto de asombro. ¿Bajo qué circunstancias se propició el auge del partido nazi? ¿Qué llevó a Europa y al mundo entero a una vorágine de destrucción masiva? ¿Dónde está el origen del mal? Los libros de historia andan repletos de datos objetivos que argumentan la involución en la que se embarcó la especie humana a principios del siglo XX. Pero es el cine el que ha ahondado más en las profundidades de la decadencia social, el que ha tratado de hallar una explicación lógica a un comportamiento irracional.  

The childhood of a leader se une a esa lista de filmes que, como La cinta blanca, ofrecen su propia teoría sobre los orígenes de la maldad. Ambas nos sumergen en un entorno infantil que nada tiene que ver con la inocencia, en un clima enrarecido que se va convirtiendo en macabro. Pero mientras Haneke optó por una mirada clásica, por un sobrio y documental blanco y negro, este último acercamiento apuesta por un tono mucho más sombrío, mezclando imágenes históricas reales con elementos del género de terror. Una propuesta ambiciosa y arriesgada que se convierte en todo un mérito cuando comprobamos que se trata del debut como director de Brady Corbet.

Por fin un actor que quiere pasar al otro lado de la cámara logra mantenerse en esa difícil frontera entre la creatividad y sus ganas de subvertir. Si bien la película por momentos parece encantada de conocerse, con planos más propios de una filmografía consagrada que de un principiante, lo cierto es que el resultado proporciona motivos suficientes para el orgullo. La cinta cuenta con una estética muy personal, plagada de planos asépticos y lúgubres que reflejan una calma tensa, un ambiente de opresión que se va tornando angustiante, pero también con destacables mensajes de fondo.

Mientras Corbet nos hace testigos de la cadena de errores históricos que sembraron el auge del nazismo en Alemania una vez finalizada la I Guerra Mundial, asistimos también a la terrorífica transformación de un niño que en el seno de un hogar acomodado termina siendo víctima y verdugo por culpa de una educación estricta y autoritaria. ¿Es tan elemental derecho la causa de todos nuestros males? A juzgar por la más estricta actualidad, es la culpable tanto del coronamiento de líderes mediocres o tiranos como de las estúpidas decisiones que insiste en tomar el pueblo a lo largo de su historia.

Siguiendo esa hipótesis, The childhood of a leader sitúa la semilla de los totalitarismos en el autoritarismo del propio hogar. Dos padres estrictos, protagonizados por unos espléndidos Bérénice Bejo y Liam Cunningham, responden a los arrebatos de su hijo con mano dura. Violencia que encadena más violencia y que termina convirtiendo los caprichos de un niño malcriado en el cultivo perfecto para la sociopatía.  

Corbet no sólo nos muestra ese oscuro descenso de forma convincente sino que además lo hace con estilo, cuidando al detalle tanto la historia como el envoltorio, revestido con una fotografía impecable y una banda sonora aterradora. Otro elemento, la música, que se añade a tantos otros, como el reparto o el guión, para ofrecernos una solvente ópera prima, preludio de una carrera cinematográfica de lo más prometedora.

Comentarios

Entradas populares de este blog

CALL ME BY YOUR NAME | Cuando la homosexualidad es lo de menos

Hoy sería imposible de reproducir. Una historia de amor a fuego lento, con el pálpito y la inocencia de la novedad desconocida, con el hartazgo y la reflexión de las horas muertas. Un entorno utópico, de ensueño, donde el tiempo pasa sin distracciones ni interrupciones, en el que la palabra recobra su poder, las relaciones se gestan de forma paciente y ni un solo gesto pasa desapercibido. Hay que remontarse a un lugar del norte de Italia en 1983 para redescubrir aquellos tiempos en los que nada, ni mucho menos el amor, se zanjaba con la inmediatez de un pulgar.

En ese contexto bucólico de la Toscana, en el que la belleza natural se entremezcla con la música, el arte y la oratoria, se desarrolla una relación llamada a convertirse en una de las más emocionantes de la historia del cine. Una atracción imprevista, que se va degustando piano piano, entre jugosos zumos de albaricoque y paseos en bici, entre el letargo de los calurosos días de verano y la presión del calendario. El amor de v…

Los 8 momentos memorables del final de Mujeres Desesperadas

Pueden contarse con los dedos de una mano las series que han logrado cerrar la persiana sin remordimientos. Mujeres desesperadas seguramente se encuentre en ese reducido grupo de privilegiadas que alcanza el final satisfaciendo a la gran mayoría de sus seguidores, sin polémicas, sin originalidades, sin alterar, en definitiva, la esencia de una fórmula que la ha mantenido en antena durante ocho temporadas.
Podrán vertirse muchas críticas sobre esta creación de Marc Cherry, gustarán más o menos algunas épocas de la serie, pero lo que no puede negársele a Mujeres desesperadas es la fidelidad a su público. La coherencia suele convertirse en la factura pendiente en producciones que, movidas por el éxito, suelen alargarse hasta el infinito, perdiendo en el camino la cordura (Lost) o a buena parte de su reparto original (CSI).
Consciente de ello, Cherry decidió ponerle punto y final a su niña mimada antes de que el tiempo erosionara su identidad. La fecha escogida fue el pasado domingo 13…

LOS ARCHIVOS DEL PENTÁGONO | La Rogue One de Todos los hombres del presidente

Salvando las enormes distancias entre dos propuestas tan distintas, hay que admitir que Los archivos del Pentágono contiene una gran similitud con el primer spin-off de Star Wars. Ambas películas desarrollan una trama más o menos desconocida, con mayor o menor fortuna, para deleitarnos en los últimos minutos con una apoteósica y vibrante secuencia en la que se enlaza con un episodio vital de nuestra memoria audiovisual y colectiva. Si en la saga galáctica Rogue One nos emplazaba al inicio de los inicios, Spielberg remata su análisis sobre la época dorada del The Washington Post uniéndola con su capítulo más destacado en la historia del periodismo de investigación, el que protagonizaron Woodward y Bernstein con el caso Watergate y que inmortalizó Alan J. Pakula en Todos los hombres del presidente. Ambos filmes, por tanto, despliegan una traca final que reconcilia al espectador escéptico con todo el metraje anterior, dejando la sensación de que el viaje ha merecido la pena.

Pero, ¿mere…