Ir al contenido principal

Cuando todo está podrido

Hubo un tiempo en que Nueva York era una ciudad inhabitable, alejada de esa urbe cosmopolita y moderna en la que todos, o casi todos, quisiéramos vivir. Ahora es el plató perfecto para comedias románticas y empanadas hipsters, pero hace sólo dos o tres décadas era el decorado ideal para películas de gángsters o sórdidos 'thrillers' (con permiso de Woody Allen). En ese contexto, irreconocible para los que mantenemos a Manhattan en un pedestal, se desarrolla la turbadora historia de un matrimonio que lucha, con métodos opuestos, por hacerse un hueco en el llamado sueño americano, reconvertido con el tiempo en toda una pesadilla para la gran mayoría de los mortales.

Abel Morales es un inmigrante sudamericano que busca asentar su negocio de transporte y convertirlo en un imperio que lo convierta a ojos de los norteamericanos en el admirado self-made man al que todos aceptan y respetan. Quiere hacerlo siguiendo las reglas, evitando los atajos que puedan manchar su expediente. Pero la violencia acecha en las calles, también en las altas esferas, y los obstáculos no pueden salvarse con buenas maneras. Es el pragmático punto de vista que mantiene su esposa, consciente de que el capitalismo es una jungla de depredadores en la que sólo sobrevive el más fuerte.


Tras el paréntesis de Cuando todo está perdido, J.C. Chandor sigue la senda crítica que emprendió con su poderoso debut Margin call y amplía el foco más allá de los implacables poderes económicos. El tono ahora es mucho más pesimista. Todos somos esclavos de un sistema perverso, susceptibles de caer en un sistema en el que la ambición se zampa a los principios. De ahí que toda la atmósfera que rodea a El año más violento sea tan marrón y oscura como la visión del protagonista, enturbiada por un entorno hostil que lamina los ideales.

Después de conquistarnos en la piel de Llewyn Davis, Oscar Isaac se afianza como actor de primer nivel con un papel protagonista impecable, cargado de matices, de enorme complejidad. Abel Morales se debate continuamente entre las convicciones éticas y su ambición latente, entre el complejo del inmigrante que reniega de sus orígenes y el orgullo de quién ya saborea las mieles del poder y del éxito. En la evolución de su personaje y en la interacción con su calculadora mujer (Jessica Chastain está de Oscar) se encuentra el principal atractivo de una cinta tan dura en el mensaje como en la propuesta.

Porque no es fácil adentrarse en El año más violento. Ni arranca con un gran señuelo ni con la información suficiente para entender el contexto. Pero superados los minutos iniciales, se convierte en una apasionante crónica sobre el emprendimiento, no mediante el método triunfalista de los libros de autoayuda, sino desde la desesperanza que sólo estos tiempos podrían inspirar. La búsqueda de financiación, la competencia desleal, la corrupción. Mecanismos que no se enseñan en las escuelas de negocios pero que convierten la creación de empresas en algo más complicado que un camino de rosas, al menos para los que sigan manteniendo los escrúpulos.

Chandor, por tanto, mantiene su particular pulso contra el capitalismo salvaje, esta vez con una apuesta visualmente más arriesgada y con el thriller como género vehicular. Así consigue escenas de acción brillantes como la persecución en la autopista o la que termina en una estación de metro. Desprenden la misma adrenalina que una cinta del género sin recurrir a sus típicos efectos sonoros y visuales, de igual forma que golpea nuestro status quo sin tirar de panfleto. Con sutileza y elegancia. Absolutamente recomendable.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los 8 momentos memorables del final de Mujeres Desesperadas

Pueden contarse con los dedos de una mano las series que han logrado cerrar la persiana sin remordimientos. Mujeres desesperadas seguramente se encuentre en ese reducido grupo de privilegiadas que alcanza el final satisfaciendo a la gran mayoría de sus seguidores, sin polémicas, sin originalidades, sin alterar, en definitiva, la esencia de una fórmula que la ha mantenido en antena durante ocho temporadas.
Podrán vertirse muchas críticas sobre esta creación de Marc Cherry, gustarán más o menos algunas épocas de la serie, pero lo que no puede negársele a Mujeres desesperadas es la fidelidad a su público. La coherencia suele convertirse en la factura pendiente en producciones que, movidas por el éxito, suelen alargarse hasta el infinito, perdiendo en el camino la cordura (Lost) o a buena parte de su reparto original (CSI).
Consciente de ello, Cherry decidió ponerle punto y final a su niña mimada antes de que el tiempo erosionara su identidad. La fecha escogida fue el pasado domingo 13…

Las 12 mejores escenas de Breaking Bad a las puertas del ansiado final

Nueva fecha para marcar en la historia de la televisión. El próximo 29 de septiembre finaliza Breaking bad, que sin desvelarnos todavía su desenlace ya se ha hecho un hueco en el olimpo de las grandes series, ese lugar sagrado donde cohabitan Los soprano y The wire. Si se mantiene el nivel de esta quinta temporada, el capítulo promete despedirse por todo lo alto. Pero en caso de que Vince Gilligan, su creador, no cumpla con las enormes expectativas, puede descansar tranquilo. Nos deja para el recuerdo una retahíla de escenas memorables. Lo que viene a continuación no es más que el botón de una muestra inabarcable de grandes momentos.


1. Primera escena (1x01 - Pilot)
Si la regla de oro de toda novela es captar al lector desde la primera frase, desde luego esa pareció ser la consigna seguida también por Vince Gilligan en Breaking bad. Un hombre en calzoncillos y una máscara antigás conduce histéricamente una autocaravana por una carretera desierta de Nuevo México. A su lado, el copiloto…

ESPECIAL SITGES 2017 | A GHOST STORY | La muerte desde la muerte

El amor y la muerte conforman un pack muy jugoso para el cine, que ha sabido retratarlo desde todos los ángulos posibles. Pero quién iba a decirnos que las reflexiones más desgarradoras y clarividentes sobre el vacío emocional llegarían de la mano de la ciencia ficción, de un relato imaginario que con una intencionada apuesta formal sitúa el punto de vista en un fantasma de sábana blanca. Una presencia sin expresión que observa la evolución de su entorno tras su fallecimiento. Una mirada sin ojos, un cuerpo sin forma ni voz que transmite más emociones que tantos otros intentos fallidos.

Es una lástima que esa apuesta formal lastre en cierta forma la apabullante evolución del metraje. A Ghost Story arranca petulante, encantada de conocerse, sometiendo al espectador a auténticos actos de fe, como vislumbrar a Rooney Mara en plano fijo degustando un pastel durante varios interminables minutos. Algunos lo han calificado de hipster en su sentido más peyorativo. Su formato cuadrado con bord…