Ir al contenido principal

Retorno a Albuquerque

Planos en blanco y negro de pastelitos de canela. Hermosos y detallistas, mostrándonos a un Saul Goodman solitario y de incógnito. Es la sorprendente manera con la que Vince Gilligan y Peter Gould decidieron abrir el esperado spin-off de Breaking bad. No se trataba de un flashback, a pesar de la ausencia de color, sino de un salto hacia delante que nos sitúa después de los sucesos acontecidos tras el final de la serie original. La mejor manera de enganchar al espectador potencial, el que anhela como agua de mayo las desventuras de Walter White.

¿Satisfará Better call Saul a esa legión de seguidores de Breaking bad? Cuando la AMC decidió dar luz verde al proyecto, muchos nos llevamos las manos a la cabeza. Goodman no era precisamente el secundario más interesante de la serie y la idea inicial parecía encarrilada a desarrollar una especie de sitcom en torno al abogado. Por suerte, los creadores cambiaron de rumbo y el tono finalmente se asemeja bastante a esa mezcla de drama y humor negro que funcionó de maravilla en la serie madre. Aunque aseguran que este derivado puede verse perfectamente sin conocer todo el bagaje anterior, sin duda la experiencia se ha planificado expresamente para deleitar al fan incondicional.

Sólo hay que ver el principio y el final del primer capítulo en este doble estreno para comprobar que el imaginario de Breaking bad estará muy presente en Better call Saul. Sabia decisión, porque es probable que sin esos guiños casi perpetuos a la serie original, la trama de este picapleitos carecería de la intensidad suficiente como para enganchar al gran público. La premisa del piloto estrenado en 2008 era poderosa: un don nadie y su ex alumno de químicas se introducen en la producción de metanfetamina después de detectársele un cáncer terminal. El potencial de Saul Goodman como sujeto independiente todavía está por demostrar.

La serie, por el momento, no ha cimentado un gran arco argumental que despierte el interés por la figura de este charlatán. De su entorno sólo conocemos a su hermano mayor, un eminente letrado obligado a abandonar su bufete por una enfermedad mental que lo mantiene recluido en casa y con pánico a la electricidad. La batalla que mantiene con sus socios, muy parecida al rencor de Walter White hacia sus amigos por la fundación de una empresa multimillonaria a sus espaldas, parece la única motivación que mueve al protagonista. De sus múltiples recursos como abogado superviviente se han nutrido únicamente los dos primeros episodios.

Más allá de un argumento aún por descubrir, Better call Saul suma enteros gracias a los mismos atributos que hicieron de Breaking bad una obra maestra. Fotografía impecable, potente banda sonora, planos descriptivos con un enorme peso en la trama (cada detalle visual en el juicio de los tres adolescentes es más desternillante que una sola línea de guión) y unos diálogos impecables (la subasta entre Goodman y un viejo conocido de Breaking bad por la anatomía de dos jóvenes skaters es de lo más delirante) conforman una fórmula que es sinónimo de calidad y éxito asegurados: el sello Gilligan.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los 8 momentos memorables del final de Mujeres Desesperadas

Pueden contarse con los dedos de una mano las series que han logrado cerrar la persiana sin remordimientos. Mujeres desesperadas seguramente se encuentre en ese reducido grupo de privilegiadas que alcanza el final satisfaciendo a la gran mayoría de sus seguidores, sin polémicas, sin originalidades, sin alterar, en definitiva, la esencia de una fórmula que la ha mantenido en antena durante ocho temporadas.
Podrán vertirse muchas críticas sobre esta creación de Marc Cherry, gustarán más o menos algunas épocas de la serie, pero lo que no puede negársele a Mujeres desesperadas es la fidelidad a su público. La coherencia suele convertirse en la factura pendiente en producciones que, movidas por el éxito, suelen alargarse hasta el infinito, perdiendo en el camino la cordura (Lost) o a buena parte de su reparto original (CSI).
Consciente de ello, Cherry decidió ponerle punto y final a su niña mimada antes de que el tiempo erosionara su identidad. La fecha escogida fue el pasado domingo 13…

Las 12 mejores escenas de Breaking Bad a las puertas del ansiado final

Nueva fecha para marcar en la historia de la televisión. El próximo 29 de septiembre finaliza Breaking bad, que sin desvelarnos todavía su desenlace ya se ha hecho un hueco en el olimpo de las grandes series, ese lugar sagrado donde cohabitan Los soprano y The wire. Si se mantiene el nivel de esta quinta temporada, el capítulo promete despedirse por todo lo alto. Pero en caso de que Vince Gilligan, su creador, no cumpla con las enormes expectativas, puede descansar tranquilo. Nos deja para el recuerdo una retahíla de escenas memorables. Lo que viene a continuación no es más que el botón de una muestra inabarcable de grandes momentos.


1. Primera escena (1x01 - Pilot)
Si la regla de oro de toda novela es captar al lector desde la primera frase, desde luego esa pareció ser la consigna seguida también por Vince Gilligan en Breaking bad. Un hombre en calzoncillos y una máscara antigás conduce histéricamente una autocaravana por una carretera desierta de Nuevo México. A su lado, el copiloto…

DUNKERQUE | Nolan pluscuamperfecto

Últimamente parece que hay que diferenciar entre películas y experiencias cinematográficas. Como si el cine en mayúsculas fuera un coto exclusivo de determinadas cintas de autor, como si la autoría excluyera por norma la vertiente más comercial. Christopher Nolan pertenece a esa tierra de nadie en la que sus parias casi deben pedir perdón por dignificar el blockbuster, si es que sus propuestas pueden encajarse en tan denostado género. Y para no restarles mérito, casi con condescendencia, los defensores de la pureza del séptimo arte califican sus obras de experiencias, otorgándole al cine otros menesteres.

Pues sí, Dunkerque es toda una experiencia. La más envolvente y asfixiante que jamás se haya rodado sobre una contienda bélica. Reducirla a un espectáculo de fuegos artificiales es cuanto menos injusto, ya que independientemente de su afán por el entretenimiento, como si éste fuera un demérito, la película nos sumerge como nunca en lo más parecido a un estado de guerra. El caos, la s…