Ir al contenido principal

Creo en Carmina

Amorrada todo el santo día a un cigarrillo, hace su segunda aparición Carmina Barrios, la matriarca por antonomasia de este país de arrebatos y picaresca, la versión ibérica de la mamma siciliana, la incómoda visión que muchos preferirían ocultar tras una imagen de modernidad y opulencia que ya se ha demostrado irreal. Paco León lo ha vuelto a hacer. Ha vuelto a colocar a su poderosa madre ante las cámaras para restregarnos los orígenes que para bien y para mal mejor definen a esta España nuestra. Y ante la evidencia sólo cabe rendirse a los pies de esta lideresa de barrio o salir huyendo como de la peste. No hay término medio.

Luisma además no es nada tonto y para los que ya lo esperaban espadas en alto con acusaciones de exprimir la fórmula hasta el agotamiento les brinda un punto y final que cierra la puerta a un lucrativo negocio. Carmina y amén. La saga reducida a un díptico cuya segunda parte no sólo mantiene los niveles de humor e hipercostumbrismo de la primera entrega sino que incluso los supera.

La gran Carmina cede el protagonismo a su entorno, la mejor manera de ahondar en sus miserias y virtudes. A pesar de que la trama comienza con la muerte de su marido, el fallecimiento de un personaje clave en la vida de esta sevillana supone la entrada de aire fresco a la trama, desde el hijo ultraviolento al que sólo conviene llamar cuando hay que recurrir a la fuerza hasta ese impagable grupo de vecinas que guarda luto mientras debate sobre el cannabis o la reina Sofía, siempre que no irrumpa un varón y se contenga el festín.

Carmina y amén sofistica la forma, deja atrás los visos de falso documental, pero no el tono. Su protagonista sigue siendo una señorona de extrarradio con sangre caliente y lengua desbocada. No es de extrañar, por tanto, que de su boca salgan sentencias de tan dudosa finura como “Te meto una patá en tó el coño y me dejo el zapato dentro”. Absténganse por tanto los vulgarofóbicos, porque en los diálogos de esta cinta no hay lugar para sutilezas. Tampoco para el mal gusto. Lo que para muchos supondrá un nuevo culto a la ordinariez para otros conformará uno de los retratos sociales mejor perfilados y menos artificiosos que ha sabido representar nuestro cine.

Para la posteridad quedará esa extraordinaria representación del gracejo andaluz, ese arrollador ímpetu de Carmina que amilana tanto a vecinas abusivas como a sus maridos armados, esa conversación hilarante sobre coños con la catalana, el mejor personaje que ha sabido encarnar la insuperable Yolanda Ramos tras el de María Teresa Campos. Pero no sólo de comedia tira Paco León, y aunque algunas de las reflexiones sobre la crisis entran con calzador, sorprende también la fidedigna estampa que logra la cinta sobre toda una generación de mujeres, las que renunciaron a sus sueños por las convenciones de una época.

Es fácil menospreciar una película como Carmina y amén. Representa lo más burdo y zafio de esta sociedad. Pero también lo más auténtico y entrañable. Lo que es más complicado de valorar es la dificultad del experimento. Lejos de parodiar con un sentido del humor cafre, al más puro estilo Torrente, la cinta alcanza cotas de autenticidad jamás filmadas. No es tarea sencilla descubrir a una Carmina Barrios, capaz de traspasar la pantalla sin que parezca existir un guión de por medio. Así que un respeto por la matriarca. Porque yo creo en Carmina.

Comentarios

Entradas populares de este blog

EMMYS 2016: Las nominaciones ideales en Drama

Un año más, los Emmy anuncian sus nominaciones rodeados de las inevitables polémicas por sus destacadas ausencias. Esta edición no iba a ser menos. Los olvidos nuevamente han sido más sonados que los aciertos, movidos por una inercia que suele ser la tónica en los premios más importantes de la televisión mundial. Sin embargo, esta vez los académicos han decidido dar una alegría a aquellos que veníamos reivindicando The Americans como una de las mejores series actuales. Tanto la creación de Joe Weisberg como sus protagonistas, Keri Russell y Matthew Rhys, han logrado por fin el reconocimiento de unos galardones que los han ignorado sistemáticamente durante sus tres primeras temporadas. Son la excepción de unos Emmy que han decidido pasar de largo nuevamente de The Affair y The Leftovers, sin duda, dos de las producciones más destacadas en los dos últimos años. Por eso mismo, y por otros importantes resbalones, ahí van mis nominaciones ideales en la categoría dramática.

MEJOR SERIE DRAM…

Un Eastwood de retirada

Clint Eastwood ya está de vuelta de todo. Le importa un pimiento si su apoyo a Donald Trump le comporta enemigos o si su definición actual de la generación de mariquitas traspasa lo políticamente correcto y ofende al personal. Tampoco su filmografía parece importarle demasiado. Pocos reparos ha tenido en presentar auténticos bodrios como Jersey boys o cintas mediocres como Más allá de la vida o El francotirador. En su historial ya se encuentran Los puentes de Madison, Sin perdón, Mystic River o Million dollar baby. Ya no necesita reivindicarse. Mucho menos con 86 años, la edad suficiente para restar trascendencia a esta época de polémicas efímeras. El actor ya se labró su carrera como director y ahora corresponde al público determinar si su talento sigue en forma o se mantiene gracias a una base de fieles seguidores.

Sully corresponde a esa cada vez más amplia y frecuente lista de películas en su carrera que simplemente alcanzan la corrección, adoptando ese tono grandilocuente y pat…

MOONLIGHT | Camaleón a la fuerza

Una historia sobre homosexualidad dentro de la comunidad negra parecía una vuelta de tuerca, un quién da más dentro del cine de denuncia social que podría suponer el reclamo perfecto para una Academia de Hollywood deseando resarcir sus pecados discriminatorios. Por suerte, Moonlight no pertenece a ese grupo de cintas que buscan a toda costa la exaltación, que se convierten en estandartes de la lucha contra la opresión de la hegemonía blanca y heterosexual. La propuesta de Barry Jenkins es mucho más valiosa, ya que con su premisa y, sobre todo, su puesta en escena, logra abarcar un sentimiento prácticamente universal, el del miedo a la propia identidad.

Little, Chorin y Black no son sólo los tres actos en los que se divide la trama sino las tres fases de un complicado proceso de asimilación personal, el que sufre un niño, adolescente y adulto lidiando consigo mismo y su entorno de barrio marginal en Miami. Esta vez la marginación no surge del racismo sino desde dentro, desde el propio …