Ir al contenido principal

Por qué la quinta es la mejor temporada de The good wife

No es lo habitual. Que una serie dirigida al gran público sobreviva cinco temporadas sin palidecer ya es un mérito. Pero que encima saque músculo después de más de ochenta episodios a sus espaldas es toda una proeza de la que deberían aprender tantas y tantas producciones que estiran tramas sin miramientos ni vuelta atrás. The good wife lo ha conseguido. Sus seguidores no lo demandaban, las tramas discurrían con caudal y fuerza durante cuatro entregas y, sin embargo, Michelle y Robert King decidieron darle un impulso que la ha catapultado a lo más alto de la ficción televisiva actual.

22 capítulos sin desperdicio alguno, que la han vuelto a poner en boca de todos los seriéfilos pero que probablemente sigan sin ser suficientes para lograr el beneplácito de los académicos de la televisión norteamericana. ¿Qué más necesitan? Una mezcla única entre la narrativa procedimental y la serializada, unos secundarios de auténtico lujo y un respeto hacia el espectador que pocas series de las cadenas generalistas mantienen. A estos rasgos intrínsecos de The good wife se le han unido este año nuevas virtudes que han convertido la quinta temporada en la mejor de esta apasionante ficción de abogados.

[CONTIENE SPOILERS]

Más estrategia que en Juego de tronos
La temporada ya comenzó fuerte. La puesta en marcha de Florrick/Agos a espaldas de Lockhart/Gardner comportó una serie de vibrantes movimientos y de intrigas palaciegas que convirtieron al bufete en una auténtica olla a presión. Una olla que explota sin sutilezas en Hitting the fan, el palpitante quinto capítulo en el que Will descubre la traición y arroja todo lo que tiene encima de al mesa delante de Alicia. La sensación de que todo se tambalea para volver tarde o temprano a la normalidad, típico rasgo de los procedimentales, se resquebraja de golpe no sólo en este episodio sino, como sabemos, en los acontecimientos que están por venir. La serie no sólo demuestra que puede alterar el orden establecido. También exhibe su particular dominio de las situaciones de crisis, que aborda con sentido del ritmo y sin cabos sueltos, como muestran los tres capítulos posteriores, The next day, The next week y The next month.

Más ligada que nunca a la actualidad
Para no perder a la fiel audiencia de la CBS, acostumbradísima al procedimental más puro, ni a los exigentes seguidores de la serie, The good wife siempre ha mantenido un fuerte vínculo con la más rabiosa actualidad, dotando a sus casos de un plus de veracidad que la alejan de las típicas ficciones sobre abogados. La censura de Google, las leyes armamentísticas de Estados Unidos o el activismo de Anonymous son sólo algunos de los temas que la serie ha tratado de frente en sus guiones. Esta quinta temporada se ha superado sometiendo a sus protagonistas a las escuchas legales de la NSA, destapadas por Snowden, y que amparándose en la seguridad nacional permiten espiar desde a ciudadanos anónimos hasta a la propia Angela Merkel. El tratamiento del asunto, además, ha sido soberbio, con sentido del humor y destapando sus flaquezas con la presencia de los tres impagables nerds enganchados a las conversaciones telefónicas de Alicia y compañía. Un ejemplo más de secundarios hábilmente perfilados.

La tragedia reconvertida en revulsivo
La decisión (estúpida) de Josh Charles de abandonar la serie debió caer sobre la sala de guionistas como una bomba. ¿Cómo hacer desaparecer a uno de los personajes clave de la trama sin perjudicarla de lleno? Will Gardner era la eterna tentación de Alicia y, aunque la tensión sexual entre ellos se resolvió (y fracasó) en la tercera temporada, el debate de la protagonista entre la pasión y la razón (encarnada por Peter Florrick) todavía podía dar mucho juego. Sus creadores decidieron cortar por lo sano y matar al abogado sin mayores preámbulos. Dramatics, your honor y el capítulo posterior se convirtieron en el antes y el después más chocante de The good wife, descolocando de lleno tanto a los protagonistas como a los espectadores. La decisión podría haber provocado una ola de rechazo entre la audiencia. En cambio, el asesinato de Will se trató a la perfección, sin aspavientos ni efectos lacrimógenos. Evidentemente, en las consecuencias de la tragedia residió el atractivo. Ahí están los movimientos de cuervo en el bufete o esas llamadas perdidas de Peter a Alicia como ejemplo del mimo de la serie hacia el detallismo.

La Alicia más desatada
Lejos quedan aquellos primeros capítulos en los que la esposa del gobernador permanecía en un segundo plano acaparando las miradas de compasión por su abnegación ante las infidelidades del marido. Alicia Florrick hace ya tiempo que se desprendió de la careta recatada y mojigata pero ha sido en esta temporada en la que ha desplegado toda su artillería interna, incluso la más desagradable. La ambición profesional ha llevado al límite su sentido del deber y su moralidad, mostrándonos a una protagonista que se va alejando de la perfección. Pero en el terreno personal tampoco se ha quedado atrás. La muerte de Will, sin despedidas ni posibilidad de redención, le termina de quitar la venda sobre su matrimonio, brindándonos una de las mejores escenas de la serie en el capítulo The last call, cuando Alicia por fin revienta y con todo el dolor y resentimiento le advierte a Peter de que los tiempos de la esposa perfecta han terminado.

Más giros inesperados
Por si todo este arsenal de acontecimientos inesperados no fuera suficiente, la serie ha permanecido fiel a la norma de dejar al espectador sin descanso. Un buen ejemplo es el capítulo con el que han cerrado la temporada, plagado de sorpresas hasta el último segundo, cuando Eli Gold le plantea de repente a Alicia si quiere ser fiscal del estado, abriendo un nuevo abanico de posibilidades en la relación con su marido. Otro filón para otoño será comprobar cómo se traduce el nuevo reparto de poder en los bufetes, con Diane Lockhart entrando en Florrick/Agos y Louis Canning y David Lee al mando de la antigua Lockhart/Gardner. ¿Aceptará Alicia el nuevo cargo? ¿En qué lugar deja a Kalinda esta nueva situación? Los King han demostrado con creces que no hay tramas ni terrenos que sus guiones no puedan explorar.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Muy buena temporada!! para mi la mejor serie del año!!!

jesn

Entradas populares de este blog

EMMYS 2016: Las nominaciones ideales en Drama

Un año más, los Emmy anuncian sus nominaciones rodeados de las inevitables polémicas por sus destacadas ausencias. Esta edición no iba a ser menos. Los olvidos nuevamente han sido más sonados que los aciertos, movidos por una inercia que suele ser la tónica en los premios más importantes de la televisión mundial. Sin embargo, esta vez los académicos han decidido dar una alegría a aquellos que veníamos reivindicando The Americans como una de las mejores series actuales. Tanto la creación de Joe Weisberg como sus protagonistas, Keri Russell y Matthew Rhys, han logrado por fin el reconocimiento de unos galardones que los han ignorado sistemáticamente durante sus tres primeras temporadas. Son la excepción de unos Emmy que han decidido pasar de largo nuevamente de The Affair y The Leftovers, sin duda, dos de las producciones más destacadas en los dos últimos años. Por eso mismo, y por otros importantes resbalones, ahí van mis nominaciones ideales en la categoría dramática.

MEJOR SERIE DRAM…

Un Eastwood de retirada

Clint Eastwood ya está de vuelta de todo. Le importa un pimiento si su apoyo a Donald Trump le comporta enemigos o si su definición actual de la generación de mariquitas traspasa lo políticamente correcto y ofende al personal. Tampoco su filmografía parece importarle demasiado. Pocos reparos ha tenido en presentar auténticos bodrios como Jersey boys o cintas mediocres como Más allá de la vida o El francotirador. En su historial ya se encuentran Los puentes de Madison, Sin perdón, Mystic River o Million dollar baby. Ya no necesita reivindicarse. Mucho menos con 86 años, la edad suficiente para restar trascendencia a esta época de polémicas efímeras. El actor ya se labró su carrera como director y ahora corresponde al público determinar si su talento sigue en forma o se mantiene gracias a una base de fieles seguidores.

Sully corresponde a esa cada vez más amplia y frecuente lista de películas en su carrera que simplemente alcanzan la corrección, adoptando ese tono grandilocuente y pat…

MOONLIGHT | Camaleón a la fuerza

Una historia sobre homosexualidad dentro de la comunidad negra parecía una vuelta de tuerca, un quién da más dentro del cine de denuncia social que podría suponer el reclamo perfecto para una Academia de Hollywood deseando resarcir sus pecados discriminatorios. Por suerte, Moonlight no pertenece a ese grupo de cintas que buscan a toda costa la exaltación, que se convierten en estandartes de la lucha contra la opresión de la hegemonía blanca y heterosexual. La propuesta de Barry Jenkins es mucho más valiosa, ya que con su premisa y, sobre todo, su puesta en escena, logra abarcar un sentimiento prácticamente universal, el del miedo a la propia identidad.

Little, Chorin y Black no son sólo los tres actos en los que se divide la trama sino las tres fases de un complicado proceso de asimilación personal, el que sufre un niño, adolescente y adulto lidiando consigo mismo y su entorno de barrio marginal en Miami. Esta vez la marginación no surge del racismo sino desde dentro, desde el propio …