Ir al contenido principal

¿Los peores Goya de la historia?

Cuando parecía que en los anales de las galas de televisión no podían alcanzarse cotas más altas de sopor y bochorno, llegó Manel Fuentes e imprimió el peor capítulo que se recuerda con la última edición de los premios Goya. Chistes manidos sobre el ministro, el anuncio de la lotería, Mario Casas y el relaxing cup, sketchs basados en las nominadas que se vienen repitiendo desde la época de Buenafuente, números musicales de pura vergüenza ajena. Tan sólo sobresalió Joaquín Reyes y su destape al estilo Femen, lo que nos hace pensar que quizá fuera mejor dejar la ceremonia en manos de un grupo de cómicos, al más puro estilo El club de la comedia.

Tampoco el reparto de cabezones suplió el entuerto. No cabe duda del ingenio de David Trueba en los discursos, un talento que sin embargo no termina de reflejarse en películas como Vivir es fácil con los ojos cerrados, cinta simpática y amable pero que no puede representar lo mejor del año del cine español. Un año marcado por la crisis económica pero también por la crisis de imaginación. Ninguna de las cinco nominadas, ni siquiera la angustiosa Caníbal ni la sobrecogedora La herida, pueden alcanzar la suela de las cuatro obras maestras europeas que anoche competían por un Goya. Dejémonos de lamentos y reflexionemos. Todas ellas han traspasado fronteras con audacia y sin generosos presupuestos.

Mi carta en El Periódico de Catalunya

Comentarios

quest ha dicho que…

Parece que la consecuencia lógica sería que los chanantes presentasen los siguientes premios... supongo que será demasiado riesgo para la dirección actual de RTVE.

Hasta admitiría que O'Dogherty saliese un buen rato otra vez... pero eso ya es porque lo de ayer obliga a tomar medidas desesperadas!!
Anónimo ha dicho que…
Alguna vez han sido buenos los Goya????.
Siempre he pasado de verlo... ,"están dados a dedo y por enchufismo ,siempre".

Entradas populares de este blog

Los 8 momentos memorables del final de Mujeres Desesperadas

Pueden contarse con los dedos de una mano las series que han logrado cerrar la persiana sin remordimientos. Mujeres desesperadas seguramente se encuentre en ese reducido grupo de privilegiadas que alcanza el final satisfaciendo a la gran mayoría de sus seguidores, sin polémicas, sin originalidades, sin alterar, en definitiva, la esencia de una fórmula que la ha mantenido en antena durante ocho temporadas.
Podrán vertirse muchas críticas sobre esta creación de Marc Cherry, gustarán más o menos algunas épocas de la serie, pero lo que no puede negársele a Mujeres desesperadas es la fidelidad a su público. La coherencia suele convertirse en la factura pendiente en producciones que, movidas por el éxito, suelen alargarse hasta el infinito, perdiendo en el camino la cordura (Lost) o a buena parte de su reparto original (CSI).
Consciente de ello, Cherry decidió ponerle punto y final a su niña mimada antes de que el tiempo erosionara su identidad. La fecha escogida fue el pasado domingo 13…

Las 12 mejores escenas de Breaking Bad a las puertas del ansiado final

Nueva fecha para marcar en la historia de la televisión. El próximo 29 de septiembre finaliza Breaking bad, que sin desvelarnos todavía su desenlace ya se ha hecho un hueco en el olimpo de las grandes series, ese lugar sagrado donde cohabitan Los soprano y The wire. Si se mantiene el nivel de esta quinta temporada, el capítulo promete despedirse por todo lo alto. Pero en caso de que Vince Gilligan, su creador, no cumpla con las enormes expectativas, puede descansar tranquilo. Nos deja para el recuerdo una retahíla de escenas memorables. Lo que viene a continuación no es más que el botón de una muestra inabarcable de grandes momentos.


1. Primera escena (1x01 - Pilot)
Si la regla de oro de toda novela es captar al lector desde la primera frase, desde luego esa pareció ser la consigna seguida también por Vince Gilligan en Breaking bad. Un hombre en calzoncillos y una máscara antigás conduce histéricamente una autocaravana por una carretera desierta de Nuevo México. A su lado, el copiloto…

DUNKERQUE | Nolan pluscuamperfecto

Últimamente parece que hay que diferenciar entre películas y experiencias cinematográficas. Como si el cine en mayúsculas fuera un coto exclusivo de determinadas cintas de autor, como si la autoría excluyera por norma la vertiente más comercial. Christopher Nolan pertenece a esa tierra de nadie en la que sus parias casi deben pedir perdón por dignificar el blockbuster, si es que sus propuestas pueden encajarse en tan denostado género. Y para no restarles mérito, casi con condescendencia, los defensores de la pureza del séptimo arte califican sus obras de experiencias, otorgándole al cine otros menesteres.

Pues sí, Dunkerque es toda una experiencia. La más envolvente y asfixiante que jamás se haya rodado sobre una contienda bélica. Reducirla a un espectáculo de fuegos artificiales es cuanto menos injusto, ya que independientemente de su afán por el entretenimiento, como si éste fuera un demérito, la película nos sumerge como nunca en lo más parecido a un estado de guerra. El caos, la s…