Ir al contenido principal

¿Los peores Goya de la historia?

Cuando parecía que en los anales de las galas de televisión no podían alcanzarse cotas más altas de sopor y bochorno, llegó Manel Fuentes e imprimió el peor capítulo que se recuerda con la última edición de los premios Goya. Chistes manidos sobre el ministro, el anuncio de la lotería, Mario Casas y el relaxing cup, sketchs basados en las nominadas que se vienen repitiendo desde la época de Buenafuente, números musicales de pura vergüenza ajena. Tan sólo sobresalió Joaquín Reyes y su destape al estilo Femen, lo que nos hace pensar que quizá fuera mejor dejar la ceremonia en manos de un grupo de cómicos, al más puro estilo El club de la comedia.

Tampoco el reparto de cabezones suplió el entuerto. No cabe duda del ingenio de David Trueba en los discursos, un talento que sin embargo no termina de reflejarse en películas como Vivir es fácil con los ojos cerrados, cinta simpática y amable pero que no puede representar lo mejor del año del cine español. Un año marcado por la crisis económica pero también por la crisis de imaginación. Ninguna de las cinco nominadas, ni siquiera la angustiosa Caníbal ni la sobrecogedora La herida, pueden alcanzar la suela de las cuatro obras maestras europeas que anoche competían por un Goya. Dejémonos de lamentos y reflexionemos. Todas ellas han traspasado fronteras con audacia y sin generosos presupuestos.

Mi carta en El Periódico de Catalunya

Comentarios

quest ha dicho que…

Parece que la consecuencia lógica sería que los chanantes presentasen los siguientes premios... supongo que será demasiado riesgo para la dirección actual de RTVE.

Hasta admitiría que O'Dogherty saliese un buen rato otra vez... pero eso ya es porque lo de ayer obliga a tomar medidas desesperadas!!
Anónimo ha dicho que…
Alguna vez han sido buenos los Goya????.
Siempre he pasado de verlo... ,"están dados a dedo y por enchufismo ,siempre".

Entradas populares de este blog

Los 8 momentos memorables del final de Mujeres Desesperadas

Pueden contarse con los dedos de una mano las series que han logrado cerrar la persiana sin remordimientos. Mujeres desesperadas seguramente se encuentre en ese reducido grupo de privilegiadas que alcanza el final satisfaciendo a la gran mayoría de sus seguidores, sin polémicas, sin originalidades, sin alterar, en definitiva, la esencia de una fórmula que la ha mantenido en antena durante ocho temporadas.
Podrán vertirse muchas críticas sobre esta creación de Marc Cherry, gustarán más o menos algunas épocas de la serie, pero lo que no puede negársele a Mujeres desesperadas es la fidelidad a su público. La coherencia suele convertirse en la factura pendiente en producciones que, movidas por el éxito, suelen alargarse hasta el infinito, perdiendo en el camino la cordura (Lost) o a buena parte de su reparto original (CSI).
Consciente de ello, Cherry decidió ponerle punto y final a su niña mimada antes de que el tiempo erosionara su identidad. La fecha escogida fue el pasado domingo 13…

Especial USA: Localizaciones de Twin Peaks

Uno de los motivos que convirtieron a Twin Peaks en todo un éxito fue la atmósfera de la serie, rodada en paisajes tan fríos y sórdidos como la trama que envolvía el asesinato de Laura Palmer. El pueblo que da nombre a esta inolvidable producción de David Lynch no existe, pero el rodaje de exteriores se llevó a cabo en dos localidades muy cercanas a Seattle, Snoqualmie y North Bend, que todavía hoy logran trasladarte a la aterradora ambientación de la serie.

Al contrario de lo que podría parecer, la zona no explota para nada el fenómeno Twin Peaks. Ni siquiera en la tienda de souvenirs más cercana a las cataratas de Snoqualmie (protagonistas de la cabecera y de varias escenas) encontraremos ni una sola referencia a la serie. Sin embargo, incluso para no seguidores, la visita a este entorno natural merece la pena. No en vano, recibe un millón y medio de visitantes al año.
En lo alto de la cascada sigue vislumbrándose el hotel donde pernoctaba el agente Cooper, remodelado por completo …

PIELES | El mal gusto

Algo extraño estaba ocurriendo. El debut en la dirección de Eduardo Casanova, el eterno Fidel de Aída, apadrinado por Álex de la Iglesia y arropado por buena parte de la flor y nata del cine español, se estrenaba exclusivamente en un solo cine de la ciudad de Barcelona. Sin embargo, el fenómeno era tal que la propia taquillera de los cines Maldà, acostumbrados a las mil y una piruetas para incentivar la venta de entradas, subió perpleja al escenario para inmortalizar el llenazo antes de la proyección. 170 personas se vieron obligadas a desplazarse hasta la recóndita sala para comprobar qué nos tenía preparado el mal llamado nuevo enfant terrible del cine patrio. Finalizada la sesión, llegó la clarividencia.

Me imagino las excusas. No se apuesta por el riesgo, la industria de Hollywood lo engulle todo, el público está aborregado, las descargas ilegales. Todas ellas justificadas en muchos casos. No en este. Casanova puede sentirse afortunado de haber podido estrenar Pieles en un solo c…