Ir al contenido principal

Del papel a la pantalla: ‘Silencio’, por Martin Scorsese

Ha estado de actualidad estos días con el esperado tráiler de su nueva película, The wolf of Wall Street. Pero es que desconocemos todavía la fecha de estreno de esta cinta con la que Leonardo di Caprio busca su enésima oportunidad para el Oscar y ya sabemos el siguiente proyecto en el que se ha embarcado Martin Scorsese. Una aventura que lleva gestando desde hace más de 20 años y que, atención, esta vez no contará con su muso en Infiltrados o Shutter island como protagonista.

Uno de los directores que mejor ha retratado las bandas criminales en el cine (incluso los brokers de su nueva propuesta parecen la nueva mafia neoyorquina) cambia totalmente de registro para adaptar Silencio, una novela escrita por el japonés Shusaku Endo que no ocupa precisamente las mejores estanterías en las librerías de nuestro país pero que sin embargo cuenta con un enorme prestigio, no sólo en su lugar de origen sino también a nivel internacional.

Publicado en 1966 y galardonado con un Tanizaki, uno de los premios literarios más importantes de Japón, la sinopsis del libro no es de las que invita a su lectura voraz. La historia se centra en los fracasados intentos de la iglesia occidental por evangelizar Japón en pleno siglo XVII. Tampoco ayuda la barroca encuadernación a cargo de la editorial Edhasa, que debería empezar ya a sacarle partido a la futura adaptación cinematográfica, comenzando quizá con un diseño de portada más sugerente.

Superadas las reticencias iniciales, Silencio consigue desde el primer momento quitarse de encima el lastre de libro histórico tostón. Lo consigue gracias a la figura del padre Rodrigues, un jesuita portugués que viaja a Japón tras los rumores de que su mentor, el padre Ferreira, ha apostatado ante los nipones después de las más despiadadas torturas. El cristianismo era visto por aquel entonces como una amenaza en el país asiático y sus seguidores debían practicarlo en la clandestinidad si no querían enfrentarse a un destino peor que la muerte.

Con la amenaza de ser descubiertos sobrevolando buena parte de la primera mitad del libro, la travesía de Rodrigues y su compañero Francisco Garrpe en Japón se convierte en un angustioso thriller narrado en primera persona por el portugués. La persecución y las torturas a las que eran sometidos los pocos japoneses que se atrevían a abrazar el cristianismo serán material de primera para las manos expertas de Scorsese.

Pero el terror al que se enfrenta el protagonista es menos físico que psicológico. Las atrocidades de las que será testigo pondrán a prueba su fe hasta los límites más extremos. El libro no escatima en trascendentales diálogos entre el jesuita y uno de los líderes japoneses sobre la figura y la utilidad de dios. Una figura que el padre Rodrigues se cuestionará más que nunca en su complicada andadura. Será interesante comprobar cómo el director neoyorquino trasladará a la pantalla esta guerra interior.

Por el momento, la película, que comenzará a rodarse en junio del año que viene, ya cuenta con un actor protagonista, Andrew Garfield. Podría parecer una elección desafortunada, sobre todo si la comparamos con otros nombres que se barajaron para el papel del padre Rodrigues, como Daniel Day-Lewis o Benicio del Toro, pero más que la presencia de un peso pesado con tendencia a la grandilocuencia, la cinta necesita una interpretación más comedida, con más matices, capaz de evolucionar de la inocencia, de la fe ciega, a la dureza, pasando por la resignación. Porque si algo deja el desenlace de esta novela es una sensación de descorazonamiento. Veremos si el nuevo Spiderman es capaz de exteriorizarla.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los 8 momentos memorables del final de Mujeres Desesperadas

Pueden contarse con los dedos de una mano las series que han logrado cerrar la persiana sin remordimientos. Mujeres desesperadas seguramente se encuentre en ese reducido grupo de privilegiadas que alcanza el final satisfaciendo a la gran mayoría de sus seguidores, sin polémicas, sin originalidades, sin alterar, en definitiva, la esencia de una fórmula que la ha mantenido en antena durante ocho temporadas.
Podrán vertirse muchas críticas sobre esta creación de Marc Cherry, gustarán más o menos algunas épocas de la serie, pero lo que no puede negársele a Mujeres desesperadas es la fidelidad a su público. La coherencia suele convertirse en la factura pendiente en producciones que, movidas por el éxito, suelen alargarse hasta el infinito, perdiendo en el camino la cordura (Lost) o a buena parte de su reparto original (CSI).
Consciente de ello, Cherry decidió ponerle punto y final a su niña mimada antes de que el tiempo erosionara su identidad. La fecha escogida fue el pasado domingo 13…

Las 12 mejores escenas de Breaking Bad a las puertas del ansiado final

Nueva fecha para marcar en la historia de la televisión. El próximo 29 de septiembre finaliza Breaking bad, que sin desvelarnos todavía su desenlace ya se ha hecho un hueco en el olimpo de las grandes series, ese lugar sagrado donde cohabitan Los soprano y The wire. Si se mantiene el nivel de esta quinta temporada, el capítulo promete despedirse por todo lo alto. Pero en caso de que Vince Gilligan, su creador, no cumpla con las enormes expectativas, puede descansar tranquilo. Nos deja para el recuerdo una retahíla de escenas memorables. Lo que viene a continuación no es más que el botón de una muestra inabarcable de grandes momentos.


1. Primera escena (1x01 - Pilot)
Si la regla de oro de toda novela es captar al lector desde la primera frase, desde luego esa pareció ser la consigna seguida también por Vince Gilligan en Breaking bad. Un hombre en calzoncillos y una máscara antigás conduce histéricamente una autocaravana por una carretera desierta de Nuevo México. A su lado, el copiloto…

DUNKERQUE | Nolan pluscuamperfecto

Últimamente parece que hay que diferenciar entre películas y experiencias cinematográficas. Como si el cine en mayúsculas fuera un coto exclusivo de determinadas cintas de autor, como si la autoría excluyera por norma la vertiente más comercial. Christopher Nolan pertenece a esa tierra de nadie en la que sus parias casi deben pedir perdón por dignificar el blockbuster, si es que sus propuestas pueden encajarse en tan denostado género. Y para no restarles mérito, casi con condescendencia, los defensores de la pureza del séptimo arte califican sus obras de experiencias, otorgándole al cine otros menesteres.

Pues sí, Dunkerque es toda una experiencia. La más envolvente y asfixiante que jamás se haya rodado sobre una contienda bélica. Reducirla a un espectáculo de fuegos artificiales es cuanto menos injusto, ya que independientemente de su afán por el entretenimiento, como si éste fuera un demérito, la película nos sumerge como nunca en lo más parecido a un estado de guerra. El caos, la s…