Ir al contenido principal

Del papel a la pantalla: ‘Silencio’, por Martin Scorsese

Ha estado de actualidad estos días con el esperado tráiler de su nueva película, The wolf of Wall Street. Pero es que desconocemos todavía la fecha de estreno de esta cinta con la que Leonardo di Caprio busca su enésima oportunidad para el Oscar y ya sabemos el siguiente proyecto en el que se ha embarcado Martin Scorsese. Una aventura que lleva gestando desde hace más de 20 años y que, atención, esta vez no contará con su muso en Infiltrados o Shutter island como protagonista.

Uno de los directores que mejor ha retratado las bandas criminales en el cine (incluso los brokers de su nueva propuesta parecen la nueva mafia neoyorquina) cambia totalmente de registro para adaptar Silencio, una novela escrita por el japonés Shusaku Endo que no ocupa precisamente las mejores estanterías en las librerías de nuestro país pero que sin embargo cuenta con un enorme prestigio, no sólo en su lugar de origen sino también a nivel internacional.

Publicado en 1966 y galardonado con un Tanizaki, uno de los premios literarios más importantes de Japón, la sinopsis del libro no es de las que invita a su lectura voraz. La historia se centra en los fracasados intentos de la iglesia occidental por evangelizar Japón en pleno siglo XVII. Tampoco ayuda la barroca encuadernación a cargo de la editorial Edhasa, que debería empezar ya a sacarle partido a la futura adaptación cinematográfica, comenzando quizá con un diseño de portada más sugerente.

Superadas las reticencias iniciales, Silencio consigue desde el primer momento quitarse de encima el lastre de libro histórico tostón. Lo consigue gracias a la figura del padre Rodrigues, un jesuita portugués que viaja a Japón tras los rumores de que su mentor, el padre Ferreira, ha apostatado ante los nipones después de las más despiadadas torturas. El cristianismo era visto por aquel entonces como una amenaza en el país asiático y sus seguidores debían practicarlo en la clandestinidad si no querían enfrentarse a un destino peor que la muerte.

Con la amenaza de ser descubiertos sobrevolando buena parte de la primera mitad del libro, la travesía de Rodrigues y su compañero Francisco Garrpe en Japón se convierte en un angustioso thriller narrado en primera persona por el portugués. La persecución y las torturas a las que eran sometidos los pocos japoneses que se atrevían a abrazar el cristianismo serán material de primera para las manos expertas de Scorsese.

Pero el terror al que se enfrenta el protagonista es menos físico que psicológico. Las atrocidades de las que será testigo pondrán a prueba su fe hasta los límites más extremos. El libro no escatima en trascendentales diálogos entre el jesuita y uno de los líderes japoneses sobre la figura y la utilidad de dios. Una figura que el padre Rodrigues se cuestionará más que nunca en su complicada andadura. Será interesante comprobar cómo el director neoyorquino trasladará a la pantalla esta guerra interior.

Por el momento, la película, que comenzará a rodarse en junio del año que viene, ya cuenta con un actor protagonista, Andrew Garfield. Podría parecer una elección desafortunada, sobre todo si la comparamos con otros nombres que se barajaron para el papel del padre Rodrigues, como Daniel Day-Lewis o Benicio del Toro, pero más que la presencia de un peso pesado con tendencia a la grandilocuencia, la cinta necesita una interpretación más comedida, con más matices, capaz de evolucionar de la inocencia, de la fe ciega, a la dureza, pasando por la resignación. Porque si algo deja el desenlace de esta novela es una sensación de descorazonamiento. Veremos si el nuevo Spiderman es capaz de exteriorizarla.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Un Eastwood de retirada

Clint Eastwood ya está de vuelta de todo. Le importa un pimiento si su apoyo a Donald Trump le comporta enemigos o si su definición actual de la generación de mariquitas traspasa lo políticamente correcto y ofende al personal. Tampoco su filmografía parece importarle demasiado. Pocos reparos ha tenido en presentar auténticos bodrios como Jersey boys o cintas mediocres como Más allá de la vida o El francotirador. En su historial ya se encuentran Los puentes de Madison, Sin perdón, Mystic River o Million dollar baby. Ya no necesita reivindicarse. Mucho menos con 86 años, la edad suficiente para restar trascendencia a esta época de polémicas efímeras. El actor ya se labró su carrera como director y ahora corresponde al público determinar si su talento sigue en forma o se mantiene gracias a una base de fieles seguidores.

Sully corresponde a esa cada vez más amplia y frecuente lista de películas en su carrera que simplemente alcanzan la corrección, adoptando ese tono grandilocuente y pat…

EMMYS 2016: Las nominaciones ideales en Drama

Un año más, los Emmy anuncian sus nominaciones rodeados de las inevitables polémicas por sus destacadas ausencias. Esta edición no iba a ser menos. Los olvidos nuevamente han sido más sonados que los aciertos, movidos por una inercia que suele ser la tónica en los premios más importantes de la televisión mundial. Sin embargo, esta vez los académicos han decidido dar una alegría a aquellos que veníamos reivindicando The Americans como una de las mejores series actuales. Tanto la creación de Joe Weisberg como sus protagonistas, Keri Russell y Matthew Rhys, han logrado por fin el reconocimiento de unos galardones que los han ignorado sistemáticamente durante sus tres primeras temporadas. Son la excepción de unos Emmy que han decidido pasar de largo nuevamente de The Affair y The Leftovers, sin duda, dos de las producciones más destacadas en los dos últimos años. Por eso mismo, y por otros importantes resbalones, ahí van mis nominaciones ideales en la categoría dramática.

MEJOR SERIE DRAM…

MOONLIGHT | Camaleón a la fuerza

Una historia sobre homosexualidad dentro de la comunidad negra parecía una vuelta de tuerca, un quién da más dentro del cine de denuncia social que podría suponer el reclamo perfecto para una Academia de Hollywood deseando resarcir sus pecados discriminatorios. Por suerte, Moonlight no pertenece a ese grupo de cintas que buscan a toda costa la exaltación, que se convierten en estandartes de la lucha contra la opresión de la hegemonía blanca y heterosexual. La propuesta de Barry Jenkins es mucho más valiosa, ya que con su premisa y, sobre todo, su puesta en escena, logra abarcar un sentimiento prácticamente universal, el del miedo a la propia identidad.

Little, Chorin y Black no son sólo los tres actos en los que se divide la trama sino las tres fases de un complicado proceso de asimilación personal, el que sufre un niño, adolescente y adulto lidiando consigo mismo y su entorno de barrio marginal en Miami. Esta vez la marginación no surge del racismo sino desde dentro, desde el propio …