Ir al contenido principal

The Killing sin Rosie Larsen

Más lluvia, más niebla y, sobre todo, más sordidez. Los que pegamos un grito en el cielo cuando se anunció la renovación de The Killing, maravillados como estábamos ante un final tan redondo, ahora debemos tragarnos nuestras propias palabras. El regreso de la serie más aterradora de la televisión actual (American Horror Story produce un terror más visceral; The following es pura comedia) ha demostrado que la ficción puede sobrevivir, y de qué manera, sin la presencia de los Larsen.

Resuelto el asesinato de Rosie, tras dos temporadas repletas de altibajos y polémica, los guionistas nos plantean ahora un nuevo caso ambientado en la cara menos amable de Seattle, la que ni los turistas ni los espectadores de Anatomía de Grey son capaces de apreciar. Un caso que, bien aprendida la lección del pasado, nos aseguran que resolverán al finalizar esta tercera (¿y definitiva?) temporada. Con el agente Holder al mando, esta vez la víctima no es una tierna joven de clase media sino un grupo de adolescentes arrastradas a la prostitución en un ambiente de lo más marginal.

Los responsables de la serie han tenido el acierto de relacionar el brutal asesinato de una de estas chicas de la calle con el pasado de Sarah Linden, a la que prácticamente ni reconocemos al inicio del doble capítulo de estreno. Un año después de resolver el caso Larsen, la enigmática agente se retira del cuerpo policial para iniciar una nueva vida como guarda en un ferry. Vive apaciblemente en una isla e incluso ¡tiene noviete! Sonríe. Parece feliz. Pero el idilio, como si fuera un espejismo, no dura ni un episodio, lo que tarda en implicarse en el nuevo caso de Holder.

El nexo entre los nuevos crímenes y Sarah se encuentra en Ray Seward, condenado a pena de muerte por matar a su mujer con el mismo patrón que el nuevo asesino en serie. Con este personaje entra en escena uno de los mayores alicientes para engancharse otra vez a The Killing: Peter Sarsgaard. Su encuentro con el cura de la prisión se convierte sin duda en el momento cumbre del doble episodio inicial. Su lado tenebroso se suma a un nuevo y sugerente triángulo con Linden y Holder, enmarcado en un clima más cercano a El silencio de los corderos que a Twin Peaks, con la que hasta ahora se venía comparando a esta producción de la AMC.

El retorno, por tanto, ha sido acertado. No sé a quién se lo tenemos que agradecer, si a Netflix por presionar o al canal de Mad men por ceder, pero lo que está claro es que esta tercera oportunidad para The Killing nos ha servido para certificar cuánto echábamos de menos su impecable factura, su capacidad para crear esa inquietante atmósfera de crudeza y realismo. Para darnos cuenta también de cuánto añorábamos a Mireille Enos. Vistos los datos de audiencia del pasado domingo, sólo cabe esperar que el reencuentro no se reduzca a doce episodios.

Comentarios

Entradas populares de este blog

EMMYS 2016: Las nominaciones ideales en Drama

Un año más, los Emmy anuncian sus nominaciones rodeados de las inevitables polémicas por sus destacadas ausencias. Esta edición no iba a ser menos. Los olvidos nuevamente han sido más sonados que los aciertos, movidos por una inercia que suele ser la tónica en los premios más importantes de la televisión mundial. Sin embargo, esta vez los académicos han decidido dar una alegría a aquellos que veníamos reivindicando The Americans como una de las mejores series actuales. Tanto la creación de Joe Weisberg como sus protagonistas, Keri Russell y Matthew Rhys, han logrado por fin el reconocimiento de unos galardones que los han ignorado sistemáticamente durante sus tres primeras temporadas. Son la excepción de unos Emmy que han decidido pasar de largo nuevamente de The Affair y The Leftovers, sin duda, dos de las producciones más destacadas en los dos últimos años. Por eso mismo, y por otros importantes resbalones, ahí van mis nominaciones ideales en la categoría dramática.

MEJOR SERIE DRAM…

Un Eastwood de retirada

Clint Eastwood ya está de vuelta de todo. Le importa un pimiento si su apoyo a Donald Trump le comporta enemigos o si su definición actual de la generación de mariquitas traspasa lo políticamente correcto y ofende al personal. Tampoco su filmografía parece importarle demasiado. Pocos reparos ha tenido en presentar auténticos bodrios como Jersey boys o cintas mediocres como Más allá de la vida o El francotirador. En su historial ya se encuentran Los puentes de Madison, Sin perdón, Mystic River o Million dollar baby. Ya no necesita reivindicarse. Mucho menos con 86 años, la edad suficiente para restar trascendencia a esta época de polémicas efímeras. El actor ya se labró su carrera como director y ahora corresponde al público determinar si su talento sigue en forma o se mantiene gracias a una base de fieles seguidores.

Sully corresponde a esa cada vez más amplia y frecuente lista de películas en su carrera que simplemente alcanzan la corrección, adoptando ese tono grandilocuente y pat…

MOONLIGHT | Camaleón a la fuerza

Una historia sobre homosexualidad dentro de la comunidad negra parecía una vuelta de tuerca, un quién da más dentro del cine de denuncia social que podría suponer el reclamo perfecto para una Academia de Hollywood deseando resarcir sus pecados discriminatorios. Por suerte, Moonlight no pertenece a ese grupo de cintas que buscan a toda costa la exaltación, que se convierten en estandartes de la lucha contra la opresión de la hegemonía blanca y heterosexual. La propuesta de Barry Jenkins es mucho más valiosa, ya que con su premisa y, sobre todo, su puesta en escena, logra abarcar un sentimiento prácticamente universal, el del miedo a la propia identidad.

Little, Chorin y Black no son sólo los tres actos en los que se divide la trama sino las tres fases de un complicado proceso de asimilación personal, el que sufre un niño, adolescente y adulto lidiando consigo mismo y su entorno de barrio marginal en Miami. Esta vez la marginación no surge del racismo sino desde dentro, desde el propio …