Ir al contenido principal

¿Hasta cuándo, Norma?

Era uno de los estrenos más esperados de la midseason y finalmente ha cubierto expectativas. El lunes el canal por cable A&E ponía fin a la primera temporada de la única de sus series que ha logrado traspasar la barrera del público minoritario, seguramente por el gran reclamo que supone cargar con la marca Psicosis en sus espaldas. Un peso que, como los superpoderes, conllevaba una gran responsabilidad y que sus productores han sabido llevar con notable habilidad.

Es probable que a Hitchcock le diera un soponcio si resucitara de golpe y viera su obra cumbre contextualizada entre campos de marihuana y tratas de blancas. Regresaría de nuevo a la tumba con esa chocante escena del piloto, de la que todavía no nos hemos recuperado, en la que un smarthpone hacía acto de presencia y nos situaba de repente en la época actual. Pero asumidas estas concesiones, sin las cuales probablemente Bates motel no daría más de sí, conviene reconocer que la precuela se ha resuelto con bastante ingenio y fidelidad.

Pero ¿hasta qué punto permanecerá leal a la historia original? Es la gran incógnita de una serie que por el momento ha sabido actualizar un mito del cine sin herir demasiado la sensibilidad de sus seguidores. Ninguno podrá quejarse hasta ahora de los esfuerzos de los guionistas por mantener la coherencia con la trama principal. Una reproducción fidedigna de los decorados, un casting de actores a la altura del elenco de los años 60 y, sobre todo, una explicación sosegada y creíble del origen del trastorno de personalidad múltiple de Norman.

Por el momento, Bates motel huye del agravio y sigue la senda del homenaje a Psicosis. Los guionistas ya nos han deleitado con los primeros pinitos de Norman en el oscuro arte de la taxidermia. Nos van narrando también los motivos que amenazan el futuro del negocio hostelero, con esa circunvalación de la autopista que también se nombra en la película original. Pero todos sabemos cómo termina esta extraña relación maternofilial y cuál sería el destino de esta ficción televisiva sin la presencia de Vera Farmiga. Sin duda, el trágico e inevitable final sólo se concibe como desenlace definitivo de la serie.

Porque Bates motel no se entendería, ni aguantaría, con la ausencia de Norma. Actriz y personaje han demostrado a lo largo de estos diez episodios su enorme influencia, no sólo sobre el joven adolescente, sino también sobre todos y cada uno de los pilares que sujetan la serie. Ahí están esas enormes escenas de Farmiga en el interior de la cárcel o en el coche ejerciendo el más burdo chantaje emocional sobre su hijo para demostrar que Farmiga es a esta producción lo que en su día fue Hugh Laurie a House. Inseparables.

La serie ha decidido despedirse hasta el año que viene sin demasiados sobresaltos (léase sin cliffhangers). Tras ese bellísimo plano general de madre e hijo subiendo las escaleras hacia el siniestro caserón con el cartel luminoso del mítico motel en primer plano, descubrimos el nuevo lapsus homicida de Norman con la pobre señorita Watson. ¿Qué otros oscuros secretos guardará el sheriff Romero? ¿Cuánto tardará en aparecer alguno de los familiares de Norma para alterar la paz familiar? Son algunos de los (débiles) ganchos que Bates motel ha lanzado para su nueva temporada. Esperemos que merezca la pena picar el anzuelo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

EMMYS 2016: Las nominaciones ideales en Drama

Un año más, los Emmy anuncian sus nominaciones rodeados de las inevitables polémicas por sus destacadas ausencias. Esta edición no iba a ser menos. Los olvidos nuevamente han sido más sonados que los aciertos, movidos por una inercia que suele ser la tónica en los premios más importantes de la televisión mundial. Sin embargo, esta vez los académicos han decidido dar una alegría a aquellos que veníamos reivindicando The Americans como una de las mejores series actuales. Tanto la creación de Joe Weisberg como sus protagonistas, Keri Russell y Matthew Rhys, han logrado por fin el reconocimiento de unos galardones que los han ignorado sistemáticamente durante sus tres primeras temporadas. Son la excepción de unos Emmy que han decidido pasar de largo nuevamente de The Affair y The Leftovers, sin duda, dos de las producciones más destacadas en los dos últimos años. Por eso mismo, y por otros importantes resbalones, ahí van mis nominaciones ideales en la categoría dramática.

MEJOR SERIE DRAM…

Un Eastwood de retirada

Clint Eastwood ya está de vuelta de todo. Le importa un pimiento si su apoyo a Donald Trump le comporta enemigos o si su definición actual de la generación de mariquitas traspasa lo políticamente correcto y ofende al personal. Tampoco su filmografía parece importarle demasiado. Pocos reparos ha tenido en presentar auténticos bodrios como Jersey boys o cintas mediocres como Más allá de la vida o El francotirador. En su historial ya se encuentran Los puentes de Madison, Sin perdón, Mystic River o Million dollar baby. Ya no necesita reivindicarse. Mucho menos con 86 años, la edad suficiente para restar trascendencia a esta época de polémicas efímeras. El actor ya se labró su carrera como director y ahora corresponde al público determinar si su talento sigue en forma o se mantiene gracias a una base de fieles seguidores.

Sully corresponde a esa cada vez más amplia y frecuente lista de películas en su carrera que simplemente alcanzan la corrección, adoptando ese tono grandilocuente y pat…

MOONLIGHT | Camaleón a la fuerza

Una historia sobre homosexualidad dentro de la comunidad negra parecía una vuelta de tuerca, un quién da más dentro del cine de denuncia social que podría suponer el reclamo perfecto para una Academia de Hollywood deseando resarcir sus pecados discriminatorios. Por suerte, Moonlight no pertenece a ese grupo de cintas que buscan a toda costa la exaltación, que se convierten en estandartes de la lucha contra la opresión de la hegemonía blanca y heterosexual. La propuesta de Barry Jenkins es mucho más valiosa, ya que con su premisa y, sobre todo, su puesta en escena, logra abarcar un sentimiento prácticamente universal, el del miedo a la propia identidad.

Little, Chorin y Black no son sólo los tres actos en los que se divide la trama sino las tres fases de un complicado proceso de asimilación personal, el que sufre un niño, adolescente y adulto lidiando consigo mismo y su entorno de barrio marginal en Miami. Esta vez la marginación no surge del racismo sino desde dentro, desde el propio …