Ir al contenido principal

Bienvenidos al norte

Algo tiene Escandinavia que no sólo es la cuna del estado del bienestar sino también el reflejo del lado más siniestro y depravado de nuestra sociedad. Puede que sea el clima, o el sol de medianoche, pero lo que es evidente es que desde el hemisferio norte proliferan cada vez con mayor fuerza las propuestas más sórdidas y espeluznantes. El fenómeno se propagó con la trilogía Millenium de Stieg Larsson pero desde luego el séptimo arte no ha querido quedarse rezagado a la hora de plasmar esa atmósfera inquietantemente gélida.  

La caza es otro ejemplo más de ese cine desangelado, desprovisto de toda pasión, que también exploraron Déjame entrar o Headhunters. Cintas en las que lo más aterrador se encuentra en el envoltorio, impersonal, sin ornamentos, sin sentimientos. Salvo que en esta ocasión no son los vampiros o los ladrones de guante blanco los que protagonizan la historia sino alguien mucho más cercano y reconocible como el falso culpable.

La premisa de la cinta ya es de las que te produce angustia en el estómago antes de llevarse a cabo. Se masca la agresividad y la tragedia cuando, de repente, una niña le cuenta a la directora de la guardería que uno de los profesores le ha enseñado el pene. Aquí no existen sospechas ni incertidumbres como en La duda, que ni tan siquiera se dignó en resolver. Aquí el espectador se mete de lleno en la piel de un inocente acusado, perseguido y masacrado injustamente por su comunidad.

La película podría haber hurgado en la impotencia de un hombre sin posibilidad de defensa, pero prefiere poner el foco en quienes señalan con el dedo. Porque aunque han pasado siglos desde las ejecuciones públicas medievales no parece que el razonamiento haya cubierto nuestros instintos más agresivos. Lucas comprueba como el padre de la niña, su mejor amigo, le niega la presunción de inocencia y con él todo el resto de compañeros de borrachera, reflejando lo volátiles e influenciables que somos los rebaños humanos.

De ejemplo a seguir a monstruo defenestrado, el profesor se enfrenta primero al asedio con cautela, luego plantándole cara, sin victimismos. Es el abordaje que más se le agradece a Thomas Winterberg, que se aleja del dramatismo fácil para encogernos el corazón por otras vías, como demuestra esa magnífica escena en la que el protagonista se presenta en plena misa navideña para expresar su rabia ante el pueblo que le ha dado la espalda y le ha traicionado. La secuencia en el supermercado o la que provoca el hijo adolescente en casa de la niña no son menos aterradoras.

Aunque el entorno grisáceo y helador es fundamental para construir esa atmósfera aséptica, inquietante, que está caracterizando al buen cine escandinavo de los últimos años, es evidente que sin la figura de Mads Mikkelsen, el Hannibal catódico, el Javier Bardem danés, esta cinta no sería lo mismo. Increíble cómo con tanta contención, tanta inexpresividad, se logra transmitir mucho más que con determinados vicios interpretativos que sólo fuerzan el drama. Los nórdicos demuestran una vez más que no es horchata lo que corre por sus venas, sino un talento innato para las historias turbadoras.

Comentarios

Entradas populares de este blog

EL DÍA DE MAÑANA | El primer golpe de Originales Movistar

Las comparaciones con Cuéntame eran inevitables. Otra historia ambientada entre el tardofranquismo y los enclenques inicios de la democracia disponía ya de un referente clarísimo en nuestra televisión. Pero basta echar un vistazo al primer capítulo para vislumbrar que la propuesta de Mariano Barroso con El día de mañana dista mucho de la visión acomodada y para todos los públicos que nos brindan los Alcántara. Aquí el protagonista es Justo Gil y existen serias dudas sobre si un personaje con tantas aristas tendría hueco en otro lugar que no fuera la televisión de pago.

Porque sí, los Originales de Movistar por fin dan un paso adelante en materia de ficción tras otras propuestas que, o bien simplemente alardeaban de factura (véase La peste) o directamente pasaban al olvido (ignórense Félix o Matar al padre, por ejemplo). Ha tenido que llegar el flamante presidente de la Academia de Cine para demostrarnos que presupuesto y guion pueden ir de la mano para ofrecernos una serie que, ahora …

Los 8 momentos memorables del final de Mujeres Desesperadas

Pueden contarse con los dedos de una mano las series que han logrado cerrar la persiana sin remordimientos. Mujeres desesperadas seguramente se encuentre en ese reducido grupo de privilegiadas que alcanza el final satisfaciendo a la gran mayoría de sus seguidores, sin polémicas, sin originalidades, sin alterar, en definitiva, la esencia de una fórmula que la ha mantenido en antena durante ocho temporadas.
Podrán vertirse muchas críticas sobre esta creación de Marc Cherry, gustarán más o menos algunas épocas de la serie, pero lo que no puede negársele a Mujeres desesperadas es la fidelidad a su público. La coherencia suele convertirse en la factura pendiente en producciones que, movidas por el éxito, suelen alargarse hasta el infinito, perdiendo en el camino la cordura (Lost) o a buena parte de su reparto original (CSI).
Consciente de ello, Cherry decidió ponerle punto y final a su niña mimada antes de que el tiempo erosionara su identidad. La fecha escogida fue el pasado domingo 13…

ÓRBITA 9 | Una odisea pseudoespacial

A Órbita 9 le ha pasado lo mismo que le ocurrió en su día a Blancanieves con The Artist o a La isla mínima con True detective. La todopoderosa Hollywood lastró en cierta forma sus innovadoras propuestas adelantándose en su estreno. Y es que el mismo día que llega a nuestras pantallas esta ambiciosa coproducción española y colombiana aterrizan Jake Gyllenhaal y Ryan Reynolds con Life, aunque la referencia que claramente lapida toda posibilidad de sorpresa llegó semanas antes con Passengers. Hay escenas de la cinta española que recuerdan sobremanera a la superproducción protagonizada por Jennifer Lawrence. Pero este tercer caso de simultaneidad de estrenos entre Estados Unidos y España difiere de los dos anteriores en una pequeña particularidad. No importa cuál se estrenó primero ni cuánto influyó en su resonancia. Ambos han resultado de lo más prescindibles.

De entrada, ha sido la propia promoción de la película la que ha echado por tierra el único giro argumental por el que merecería…