Ir al contenido principal

Revolution en 'stand by'

Nadie daba un duro por ella. Desde su preestreno en la última Comic-Con hasta el piloto, los malos augurios acompañaron a Revolution desde el primer momento. La última producción de la factoría J.J. Abrams llegaba a la NBC con el lastre de parecerse demasiado a sonoros fracasos como Terranova o Flashforward. Las comparaciones no eran nada descabelladas. Tanto el planteamiento como la puesta en escena que se vislumbraban en el tráiler y en el primer episodio presagiaban los peores pronósticos.

Sin embargo, la audiencia decidió darle a la serie la oportunidad que la crítica le obvió y Revolution ha correspondido a los más pacientes con una trama un tanto más sofisticada que la de otras producciones postapocalípticas. No tan compleja ni enrevesada como Perdidos o Fringe pero sí con los elementos que la convierten en algo más que una ficción de aventuras, léase con flashbacks y cliffhangers.

En esta road movie para la pequeña pantalla en que se ha convertido Revolution, hemos viajado de Chicago a Philadelphia con Charlie Matheson, la protagonista en busca de su hermano secuestrado por la Milicia. En estos tiempos de heroínas con arco y flechas a lo Juegos del hambre, el personaje parece diseñado expresamente para captar al público más joven. Y la canadiense Tracy Spiridakos lo asume con convencimiento.

Por suerte, la historia no se ciñe únicamente a las aventuras de una adolescente en un mundo reinado por la tiranía y el caos. Si algo consigue que soportemos con mayor o menor paciencia las diferentes peleas, persecuciones y explosiones son sus giros en el guión, como el que nos mostró a la madre de Charlie recluida en el cuartel del general Monroe o el que nos desveló que el tío Miles fue uno de los artífices de la Milicia.

Ese toque humano que nos van destapando poco a poco los sucesivos flashbacks, en una dosis muy inferior a la de Perdidos por cierto, es el que logra que empaticemos con unos villanos y una historia que de cualquier otro modo resultarían carentes del más mínimo interés. El capítulo del pasado lunes, con el que la serie se despide hasta finales de marzo, culminaba esa necesaria dosis dramática mediante el reencuentro entre Miles y Monroe, dos amigos convertidos ahora en rivales irreconciliables. La escena de tensión, y de amor fraternal, entre ambos es la más destacable de un episodio con pocas más emociones.

Donde fracasan estrepitosamente los decorados y efectos especiales, en la credibilidad, gana fuerza un casting de lo más acertado. Generales como Strausser, que parecen provenir directamente de la Gestapo y que encarnan actores maduros y solventes son el séquito perfecto para un general Monroe y un capitán Neville (Giancarlo Esposito) absolutamente aterradores. El contrapunto ideal para unos protagonistas, por el momento, demasiado planos.

El final del capítulo, en el que los helicópteros vuelven a funcionar gracias al amplificador de energía diseñado por Rachel, es sin embargo un gancho demasiado débil para generar expectación. Sin un cliffhanger que nos dejara con la boca abierta, seguiremos desconfiando y creyendo que Revolution mantiene sus buenas audiencias gracias al trampolín The voice. La NBC, por si las moscas, prefiere no arriesgarse y demostrar lo contrario.

Comentarios

quest ha dicho que…
Vamos, que nadie daba un duro por ella y una temporada después siguen sin darlo...

Aquí en abierto en laSexta, creo... menudo ojo tienen para comprar series!!

POLE.T. ha dicho que…
Bueno, ha superado con creces las expectativas. Es entretenida y con algún que otro giro interesante. Eso hace que sea más benevolente con ella.

Y no está tan mal La Sexta! Person of interest es un éxito allí, The walking dead crea furor, Bones y el mentalista se mantienen, Boardwalk empire es como de culto...
Anónimo ha dicho que…
Buenas QUEST y TVP!!!!

Yo no la veo. No tengo tiempo. A duras penas puedo ver las que ya veo.

Hoy es el primer dia que tengo algo mas de tiempo para mi solo en semanas!!!

jesn/larryjr
Anónimo ha dicho que…
spsmc [url=http://www.drdrebeatscheapsales.com]beats by dre sale[/url] lwiaxh http://www.drdrebeatscheapsales.com hman [url=http://www.drebeatsstudioheadphones.com]cheap beats[/url] qcyxml http://www.drebeatsstudioheadphones.com ohng [url=http://www.beatsdreheadphonesonsale.com]cheap beats by dre[/url] shafzv http://www.beatsdreheadphonesonsale.com atdck [url=http://www.dreheadphonesonsales.com]monster beats[/url] saewou http://www.dreheadphonesonsales.com xcrwe [url=http://www.drdrebeatssales.com]dr dre beats[/url] jlshj http://www.drdrebeatssales.com vstka [url=http://www.focsa.org.au/myreview/beatsbydre.phtml]beats by dre sale[/url] abyyy http://www.focsa.org.au/myreview/beatsbydre.phtml nsf

Entradas populares de este blog

EMMYS 2016: Las nominaciones ideales en Drama

Un año más, los Emmy anuncian sus nominaciones rodeados de las inevitables polémicas por sus destacadas ausencias. Esta edición no iba a ser menos. Los olvidos nuevamente han sido más sonados que los aciertos, movidos por una inercia que suele ser la tónica en los premios más importantes de la televisión mundial. Sin embargo, esta vez los académicos han decidido dar una alegría a aquellos que veníamos reivindicando The Americans como una de las mejores series actuales. Tanto la creación de Joe Weisberg como sus protagonistas, Keri Russell y Matthew Rhys, han logrado por fin el reconocimiento de unos galardones que los han ignorado sistemáticamente durante sus tres primeras temporadas. Son la excepción de unos Emmy que han decidido pasar de largo nuevamente de The Affair y The Leftovers, sin duda, dos de las producciones más destacadas en los dos últimos años. Por eso mismo, y por otros importantes resbalones, ahí van mis nominaciones ideales en la categoría dramática.

MEJOR SERIE DRAM…

Un Eastwood de retirada

Clint Eastwood ya está de vuelta de todo. Le importa un pimiento si su apoyo a Donald Trump le comporta enemigos o si su definición actual de la generación de mariquitas traspasa lo políticamente correcto y ofende al personal. Tampoco su filmografía parece importarle demasiado. Pocos reparos ha tenido en presentar auténticos bodrios como Jersey boys o cintas mediocres como Más allá de la vida o El francotirador. En su historial ya se encuentran Los puentes de Madison, Sin perdón, Mystic River o Million dollar baby. Ya no necesita reivindicarse. Mucho menos con 86 años, la edad suficiente para restar trascendencia a esta época de polémicas efímeras. El actor ya se labró su carrera como director y ahora corresponde al público determinar si su talento sigue en forma o se mantiene gracias a una base de fieles seguidores.

Sully corresponde a esa cada vez más amplia y frecuente lista de películas en su carrera que simplemente alcanzan la corrección, adoptando ese tono grandilocuente y pat…

MOONLIGHT | Camaleón a la fuerza

Una historia sobre homosexualidad dentro de la comunidad negra parecía una vuelta de tuerca, un quién da más dentro del cine de denuncia social que podría suponer el reclamo perfecto para una Academia de Hollywood deseando resarcir sus pecados discriminatorios. Por suerte, Moonlight no pertenece a ese grupo de cintas que buscan a toda costa la exaltación, que se convierten en estandartes de la lucha contra la opresión de la hegemonía blanca y heterosexual. La propuesta de Barry Jenkins es mucho más valiosa, ya que con su premisa y, sobre todo, su puesta en escena, logra abarcar un sentimiento prácticamente universal, el del miedo a la propia identidad.

Little, Chorin y Black no son sólo los tres actos en los que se divide la trama sino las tres fases de un complicado proceso de asimilación personal, el que sufre un niño, adolescente y adulto lidiando consigo mismo y su entorno de barrio marginal en Miami. Esta vez la marginación no surge del racismo sino desde dentro, desde el propio …