Ir al contenido principal

Leyenda hipertrofiada

Ya va siendo hora de poner en perspectiva a los Batman de Christopher Nolan. Desde luego, no representan la superficialidad extrema a la que derivó la saga en manos de Joel Schumacher, pero tampoco suponen la gran obra maestra repleta de trasfondo y reflexión social que muchos quisieran ver encumbrada entre las joyas de la historia del cine. El gran mérito del inglés es haber reinventado un personaje en decadencia, como lo está en estos momentos el malogrado Superman, pero de ahí a equiparar la hazaña a su gran aportación al celuloide, Memento, media un abismo.

Parece como si todo lo que ha surgido de la mente de Nolan desde esa historia contada al revés mereciera el mismo reconocimiento pero ni La leyenda renace es El caballero oscuro ni Origen es Memento. Ambas han gozado de una hipertrofia en los medios de comunicación que sólo el tiempo pondrá en su lugar, pero de momento debemos asistir al desfile de elogios e interpretaciones tan desproporcionados como esotéricos. Si por algo debemos aplaudir la trilogía del caballero oscuro es por la calidad de su entretenimiento. Dejemos las lecturas filosóficas para los que se niegan a reconocer que han disfrutado como niños con una película de acción.

Sorprende que el mismo entusiasmo que despierta el Batman de Nolan no se produjera con la misma intensidad con otra serie superheroica de enorme talento. ¿Acaso los X-Men de Bryan Singer no son igual de coherentes, igual de ingeniosos y con los mismos atisbos de crítica social que el último modelo de hombre murciélago de la Warner? En el inabarcable mundo de las adaptaciones de cómics parece que también existen diferentes clases, siendo el superhéroe atormentado, a puntito de la depresión, el mejor considerado.

Desde luego, ir ataviado con unas mallas rojas, trepando por las paredes o volando sobre una tabla de surf no es la mejor manera de ganarse la credibilidad del público, pero que Batman es más humano que el resto de héroes sólo se sostiene por su falta de superpoderes. El resto, tal como demuestra más que nunca esta última entrega de la serie, es pura fantasía, comenzando por los juguetitos que el hombre murciélago utiliza para desplazarse y terminando con esa bat cueva de última generación, repleta de pasarelas deslizantes, en la que permanece recluido.

La gracia de Batman reside en su fragilidad, en sus debilidades, en esa sensación de inseguridad que provoca en el espectador. Es lo que Nolan ha sabido potenciar de manera brillante, ese lado oscuro y depresivo del personaje, en detrimento del colorido y la vistosidad con la que el resto de superhéroes buscan llamar la atención de todos los públicos. Las películas son duras, agresivas, tenebrosas, más adultas, pero no por ello son menos de acción que Spiderman, por poner el ejemplo más actual.

Asumido el rol de esta última saga de Batman, el del puro entretenimiento, sólo cabe resaltarla del resto de propuestas por su capacidad de atracción, por sus poderes hipnóticos, no sé si por la arrolladora banda sonora o por la virulencia de algunas de sus secuencias. Escenas como la brutal pelea con el malvado Bane en el subsuelo de Gotham City, la persecución en moto con agentes de la bolsa como rehenes o la impresionante cadena de explosiones por toda la ciudad, campo de béisbol incluido, producen una sensación de imprevisibilidad y de sorpresa muy de agradecer, sobre todo viniendo de un género con tendencia al piloto automático.

El caballero oscuro: La leyenda renace supone un buen punto y final para este ciclo de oro que se ha marcado el señor Nolan sobre el hombre murciélago. Quizá pecando de desmesura, de excesiva grandilocuencia, pero cerrando una etapa que ay del pobre que intente proseguir después. No sabemos si el futuro nos depara un reboot, un spin-off, una secuela o lo que demonios se invente la Warner para seguir chupando del bote, pero si algo queda claro es que esta trilogía supone desde ya una leyenda en el género de superhéroes.

Comentarios

TigreHobbes ha dicho que…
Hay más doble lectura en Batman q en X-Men. Bastante mas. No tanta como quieren ver. Pero mas q en X Men, si.

Hay menos acción q en Spiderman. Bastante menos. En estas pelis de Batman se habla un montón y los Spiderman de Raimi son un despiporre. De la última... Mejor no hablamos.
POLE.T. ha dicho que…
Batman es muy superior a Spiderman pero no tanto respecto a X-Men.

A mí el discurso indignado del malvado me ha parecido demasiado evidente, muy facilón, no más sofisticado que por ejemplo la crítica de X-Men a la discriminación social.

En cuanto a la acción, aparte de la introducción y algún otro momento, está muy presente en esta tercera entrega, es un no parar durante las tres horas. Pero claro, es una acción mucho más trabajada, que da gusto verla.

No crees que ponerle un 10 a esta película es desmesurado?
manipulador de alimentos ha dicho que…
Lo intenté dos veces con 'El Caballero Oscuro' y me dormí. Debía de estar cansado. Un aviso: no soy un loco de los comics ni de sus adaptaciones cinematográficas. Pero lo reconozco, con 'La Leyenda Renace' me lo he pasado fenomenal a pesar, o gracias a, de su larga duración. Espectacular, entretenida, con diálogos chispeantes dignos del mejor cine negro y un Batman más admirable por cuanto más vulnerable parece. Christopher Nolan ha hecho una adaptación memorable. Un saludo!!!

Entradas populares de este blog

EMMYS 2016: Las nominaciones ideales en Drama

Un año más, los Emmy anuncian sus nominaciones rodeados de las inevitables polémicas por sus destacadas ausencias. Esta edición no iba a ser menos. Los olvidos nuevamente han sido más sonados que los aciertos, movidos por una inercia que suele ser la tónica en los premios más importantes de la televisión mundial. Sin embargo, esta vez los académicos han decidido dar una alegría a aquellos que veníamos reivindicando The Americans como una de las mejores series actuales. Tanto la creación de Joe Weisberg como sus protagonistas, Keri Russell y Matthew Rhys, han logrado por fin el reconocimiento de unos galardones que los han ignorado sistemáticamente durante sus tres primeras temporadas. Son la excepción de unos Emmy que han decidido pasar de largo nuevamente de The Affair y The Leftovers, sin duda, dos de las producciones más destacadas en los dos últimos años. Por eso mismo, y por otros importantes resbalones, ahí van mis nominaciones ideales en la categoría dramática.

MEJOR SERIE DRAM…

Un Eastwood de retirada

Clint Eastwood ya está de vuelta de todo. Le importa un pimiento si su apoyo a Donald Trump le comporta enemigos o si su definición actual de la generación de mariquitas traspasa lo políticamente correcto y ofende al personal. Tampoco su filmografía parece importarle demasiado. Pocos reparos ha tenido en presentar auténticos bodrios como Jersey boys o cintas mediocres como Más allá de la vida o El francotirador. En su historial ya se encuentran Los puentes de Madison, Sin perdón, Mystic River o Million dollar baby. Ya no necesita reivindicarse. Mucho menos con 86 años, la edad suficiente para restar trascendencia a esta época de polémicas efímeras. El actor ya se labró su carrera como director y ahora corresponde al público determinar si su talento sigue en forma o se mantiene gracias a una base de fieles seguidores.

Sully corresponde a esa cada vez más amplia y frecuente lista de películas en su carrera que simplemente alcanzan la corrección, adoptando ese tono grandilocuente y pat…

MOONLIGHT | Camaleón a la fuerza

Una historia sobre homosexualidad dentro de la comunidad negra parecía una vuelta de tuerca, un quién da más dentro del cine de denuncia social que podría suponer el reclamo perfecto para una Academia de Hollywood deseando resarcir sus pecados discriminatorios. Por suerte, Moonlight no pertenece a ese grupo de cintas que buscan a toda costa la exaltación, que se convierten en estandartes de la lucha contra la opresión de la hegemonía blanca y heterosexual. La propuesta de Barry Jenkins es mucho más valiosa, ya que con su premisa y, sobre todo, su puesta en escena, logra abarcar un sentimiento prácticamente universal, el del miedo a la propia identidad.

Little, Chorin y Black no son sólo los tres actos en los que se divide la trama sino las tres fases de un complicado proceso de asimilación personal, el que sufre un niño, adolescente y adulto lidiando consigo mismo y su entorno de barrio marginal en Miami. Esta vez la marginación no surge del racismo sino desde dentro, desde el propio …