Ir al contenido principal

The Killing Season Finale, ¿Hace falta más?

Lo prometieron y cumplieron. Después de la polémica que suscitó el final de la primera temporada, los responsables de The Killing quisieron dejar claro que la segunda tanda de capítulos no terminaría sin conocer la identidad del asesino de Rosie Larsen. Y así ha sido. Después de 26 episodios, y tras una season finale vibrante, cargada de emociones fuertes, los seguidores por fin hemos sabido quién terminó con la vida de la joven. Parecía que la resolución no iba a convencer a nadie, pero finalmente lo que ha sorprendido, más que el nombre y apellido del culpable, es la retahíla de escenas para el recuerdo que nos deja el desenlace.

El capítulo ya arrancaba de manera distinta, con un flashback que nos hace testigos de la última vez que los Larsen vieron a su hija con vida. Después de días de investigación en los que Rosie no era más que una referencia, la protagonista ausente de toda la trama, verla en acción horas antes de su muerte, jugando con sus hermanos o esquivando la mirada de su madre, supone un golpe inesperado y sobrecogedor para el espectador.

Si hasta el momento, The Killing se había caracterizado por su carácter frío y aséptico, desprovisto de toda emoción, en parte gracias a una protagonista de lo más atípica, la serie pone punto y final al caso Larsen potenciando como nunca los sentimientos. La acción y la adrenalina llegan con la confesión de Jamie, en un careo tenso y sin pelos en la lengua con el flamante alcalde Richmond. La sorpresa nos alcanza de repente cuando Sarah descubre la luz trasera del coche de Terry rota. Y las emociones fuertes se desbocan inmediatamente después, cuando la cruda verdad da paso al alivio.

La escena de Terry desahogando su sentimiento de culpabilidad en la habitación de Rosie, mientras los padres reaccionan cada uno a su manera ante la tremenda noticia, es de las más brillantes que ha parido la serie en sus dos temporadas. Angustiosa también la imagen de la asesina empujando el coche de campaña hacia el lago sin saber que quien gritaba aterrorizada desde el interior del maletero era su propia sobrina. Por último, el vídeo que la joven grabó para despedirse de sus padres y que los Larsen visionan en familia desde el sofá, estimulará la carne de gallina hasta a los más insensibles.

La serie ha querido cerrar con broche de oro, para callar las voces de los que cuestionaron esta segunda temporada y para solventar las incertidumbres sobre su futuro. Si bien es cierto que algunos capítulos jugaron demasiado al despiste y otros destinaron más tiempo del necesario al sosiego de la madre, no hay que olvidar el impresionante arranque, con Linden y Holder víctimas de una conspiración, y esta vertiginosa etapa final, con momentos de infarto en el casino indio y esa última despedida de la pareja protagonista en la que Sarah decide apearse del coche y de un nuevo caso que termine absorbiendo una vez más su vida personal.

Quedan algunos flecos por resolver, como por ejemplo el contenido de esa reunión entre Richmond, Michael Ames y Nicole Jackson. Desconocemos si el nuevo alcalde seguirá los dictámenes de transparencia que promulgó en la campaña o sacará a relucir la ambición que según Jamie mantiene oculta. Interpretamos la decepción en el rostro de Gwen cuando el candidato, una vez cumplido su objetivo, le cierra la puerta en las narices. Intuimos, por tanto, que el político nos vendió la moto. ¿Hace falta más? ¿Queremos realmente una tercera temporada? No nos dejemos llevar por la avaricia. Quizá con este gran final y esta notable andadura ya tengamos más que suficiente.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los 8 momentos memorables del final de Mujeres Desesperadas

Pueden contarse con los dedos de una mano las series que han logrado cerrar la persiana sin remordimientos. Mujeres desesperadas seguramente se encuentre en ese reducido grupo de privilegiadas que alcanza el final satisfaciendo a la gran mayoría de sus seguidores, sin polémicas, sin originalidades, sin alterar, en definitiva, la esencia de una fórmula que la ha mantenido en antena durante ocho temporadas.
Podrán vertirse muchas críticas sobre esta creación de Marc Cherry, gustarán más o menos algunas épocas de la serie, pero lo que no puede negársele a Mujeres desesperadas es la fidelidad a su público. La coherencia suele convertirse en la factura pendiente en producciones que, movidas por el éxito, suelen alargarse hasta el infinito, perdiendo en el camino la cordura (Lost) o a buena parte de su reparto original (CSI).
Consciente de ello, Cherry decidió ponerle punto y final a su niña mimada antes de que el tiempo erosionara su identidad. La fecha escogida fue el pasado domingo 13…

Especial USA: Localizaciones de Twin Peaks

Uno de los motivos que convirtieron a Twin Peaks en todo un éxito fue la atmósfera de la serie, rodada en paisajes tan fríos y sórdidos como la trama que envolvía el asesinato de Laura Palmer. El pueblo que da nombre a esta inolvidable producción de David Lynch no existe, pero el rodaje de exteriores se llevó a cabo en dos localidades muy cercanas a Seattle, Snoqualmie y North Bend, que todavía hoy logran trasladarte a la aterradora ambientación de la serie.

Al contrario de lo que podría parecer, la zona no explota para nada el fenómeno Twin Peaks. Ni siquiera en la tienda de souvenirs más cercana a las cataratas de Snoqualmie (protagonistas de la cabecera y de varias escenas) encontraremos ni una sola referencia a la serie. Sin embargo, incluso para no seguidores, la visita a este entorno natural merece la pena. No en vano, recibe un millón y medio de visitantes al año.
En lo alto de la cascada sigue vislumbrándose el hotel donde pernoctaba el agente Cooper, remodelado por completo …

PIELES | El mal gusto

Algo extraño estaba ocurriendo. El debut en la dirección de Eduardo Casanova, el eterno Fidel de Aída, apadrinado por Álex de la Iglesia y arropado por buena parte de la flor y nata del cine español, se estrenaba exclusivamente en un solo cine de la ciudad de Barcelona. Sin embargo, el fenómeno era tal que la propia taquillera de los cines Maldà, acostumbrados a las mil y una piruetas para incentivar la venta de entradas, subió perpleja al escenario para inmortalizar el llenazo antes de la proyección. 170 personas se vieron obligadas a desplazarse hasta la recóndita sala para comprobar qué nos tenía preparado el mal llamado nuevo enfant terrible del cine patrio. Finalizada la sesión, llegó la clarividencia.

Me imagino las excusas. No se apuesta por el riesgo, la industria de Hollywood lo engulle todo, el público está aborregado, las descargas ilegales. Todas ellas justificadas en muchos casos. No en este. Casanova puede sentirse afortunado de haber podido estrenar Pieles en un solo c…