Ir al contenido principal

Hambre de sagas

Últimamente parece uno condenado a la exclusión social si no se adhiere al último fenómeno editorial. Comenzó esta inercia colectiva J.K. Rowling y sus siete volúmenes de Harry Potter, continuó después Stephenie Meyer con los romances vampirescos de Crepúsculo y ahora nos encontramos en pleno furor por Los juegos del hambre. Complicado saber de antemano los ingredientes que convierten a un libro en éxito de ventas pero lo que está claro es que el origen del contagio lo podemos encontrar fácilmente en cualquier instituto de educación secundaria.

Para los que la etapa escolar nos queda un poco lejana siempre puede aplicársenos el dicho de nunca es tarde si la saga es buena. Con toda seguridad, nuestras vidas seguirán su rumbo aunque nos mantengamos al margen de las modas, pero el sentimiento de formar parte de la colectividad en ocasiones puede resultar estimulante. Es el caso de esta trilogía creada por Suzanne Collins, que nos sitúa en el punto de partida de un juego atroz en el que 24 adolescentes lucharán a muerte por su supervivencia.

El gancho para el lector potencial no podía ser más descarado. Katniss, la protagonista de 16 años, es en estos momentos la heroína de toda adolescente occidental. Valiente, madura y un tanto asocial, se propone voluntaria para rescatar a su hermana pequeña de una muerte segura, situándose en el punto de mira de una sociedad ávida de carnaza. Con el público en plena fase de pubertad en el bolsillo, tampoco conviene buscarle lecturas filosóficas a Los juegos del hambre para ampliar el abanico de espectadores. La crítica social, descaradamente simplona, es una mera excusa para los que han superado la veintena y se niegan a reconocer que han disfrutado como enanos con la película.

Porque esta nueva gallina de los huevos de oro de Hollywood es eminentemente una cinta de acción. Es probable que a Mercedes Milà se le ponga el vello de punta cuando compruebe que la trama es una extensión gore y extrema de su Gran Hermano, pero los reproches a la telerrealidad, al sistema opresor y a lo que demonios quieran encontrarle los intelectuales, son un mero telón de fondo para una historia que lo único que persigue es el entretenimiento.

El afán recreativo, sin embargo, no le resta mérito a Los juegos del hambre, que para colmo consigue sorprender en un mercado, el de la superproducción, más cargado de efectos especiales que de nuevas ideas. El planteamiento es su baza más atractiva. Los jóvenes de los distritos disidentes son reclutados para el juego mortal por un sistema futurista mediante un sorteo tan terrorífico como el que decidía en su momento el destino de los cachorritos españoles en la mili. Ese miedo a lo desconocido, de arrojamiento a una muerte segura, a un futuro determinado por otros, esa impotencia, es la angustiosa sensación que consigue mantener el interés a lo largo de todo el metraje.

Por su parte, la segunda mitad del filme, aunque más salvaje y violenta, pierde empuje. Desde el momento en que arranca la letal competición, en una cuenta atrás de infarto, el argumento se reduce a una mera persecución con algún que otro giro inesperado. El clímax final apela más a la emoción que a la acción, con una escena de lucha tan acelerada como sobria. La sensación, sin embargo, es la de haber presenciado un espectáculo que logra arrebatar más energía al espectador que la media de blockbusters.

La duda que nos queda ahora a los que permanecíamos ajenos al boom de Los juegos del hambre es si adentrarnos de lleno en la vorágine fanática. ¿Debería hacerme de inmediato con el segundo volumen de la trilogía para saber cómo continúa, comprarme el muñeco articulado de Katniss Everdeen o forrar mi carpeta de las facturas con las fotos inéditas? Que las sagas no están hechas para ciertas edades lo demuestra todo el marketing que las rodea, pero no dejemos que las estrategias publicitarias nos impidan disfrutar con ellas en el cine como niñatas.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
http://xlsemanal.irevista.es/stephen-king-escritor-pesadillas/

niñoooo !!!.. este te decia lo que habia leido de Stephen King en la revista, es una entrevista que le debió de conceder a un tal Neil Gaiman... que ni puñetera idea tengo de quién es..solo que es escritor.. quizá tu le conozcas .... y en esta revista he visto la entrevista....Es una revista XL SEMANAL que es del grupo Vocento.. que viene junto al Norte de Castilla el domingo.... Ya sabes que aquí.. por esta zona El N de C es la prensa diaria que más se vende.. que te voy a decir a ti de esta zona "nuestra" que tu no sepas" a través de "tu querido amigo"...jajajaj..bueno y que se compra este hombre... que aunque es un periódico del grupo de derechones... al menos es el local.. y ya es como una de nuestra tradiciones el Norte de Castilla.....jajjaja.. este hombre lleva toda la vida comprándolo.. no le gusta leerlo en internet.. yo si lo leo on line.... bueno..en definitiva.a ver que me dices de la entrevista......Y encima el tio..St K.. dice que le pagan tanto dinero por algo que haria gratis........ Yo quiero ser como él...jaja
POLE.T. ha dicho que…
Pero chiquilla, no se puede leer la entrevista!

Del tal Neil Gaiman empecé a leer su libro American Gods, que pronto harán una serie, y fui incapaz de terminármelo, no entendía nada! Se parece un poco, la verdad, con eso de mezclar la realidad con las pesadillas. No sabía que te gustara Stephen King. Entonces te habrás comprado su último libro sobre Kennedy, no?
Anónimo ha dicho que…
Stephen King
``Si me muriera , los editores podrían guardar el secreto hasta el 2013´´
Su nombre es casi sinónimo de `best seller´: Ha vendido más de 180 millones de libros y se han rodado más de 40 películas –casi todas, de éxito– basadas en sus relatos. Pero su nombre también está asociado a otra palabra: horror. cuando acaba de publicarse su último libro, hablamos con el gran escritor americano de éxito, de literatura y de su gran proyecto: la secuela de `El resplandor´. ¿quién dijo miedo?

Si volviera a nacer, haría exactamente lo mismo, incluyendo los episodios desagradables. Con una salvedad: no haría aquel anuncio para American Express. Después de salir en la tele, todos sabían el aspecto que tenía»

Cuando conocí a Stephen King, en Boston en 1992, él ya estaba preocupado por la fama, que no parecía interesarle lo más mínimo. La siguiente vez que me encontré con él, en 2002, me hizo subir al escenario a tocar con los Rock Bottom Remainders, una banda musical integrada por varios escritores. En ese momento tenía el pelo gris y el aspecto frágil, como resultado de una larga estancia en un hospital después de ser atropellado por una furgoneta conducida por un mentecato. Recuerdo que King se quejaba de lo mucho que le costaba bajar por las escaleras y que me quedé preocupado por su salud. Pero ahora, una década más tarde, cuando sale a mi encuentro en su casa de Sarasota (Florida), King tiene buen aspecto. Con 64 años, parece más joven que hace una década.



Si volviera a nacer, haría exactamente lo mismo, incluyendo los episodios desagradables. Con una salvedad: no haría aquel anuncio para American Express. Después de salir en la tele, todos sabían el aspecto que tenía».
Anónimo ha dicho que…
Cuando conocí a Stephen King, en Boston en 1992, él ya estaba preocupado por la fama, que no parecía interesarle lo más mínimo. La siguiente vez que me encontré con él, en 2002, me hizo subir al escenario a tocar con los Rock Bottom Remainders, una banda musical integrada por varios escritores. En ese momento tenía el pelo gris y el aspecto frágil, como resultado de una larga estancia en un hospital después de ser atropellado por una furgoneta conducida por un mentecato. Recuerdo que King se quejaba de lo mucho que le costaba bajar por las escaleras y que me quedé preocupado por su salud. Pero ahora, una década más tarde, cuando sale a mi encuentro en su casa de Sarasota (Florida), King tiene buen aspecto. Con 64 años, parece más joven que hace una década.
Su última novela, titulada 22/11/63, aborda la posibilidad de viajar en el tiempo. Trata de un profesor de Lengua de instituto (lo que el propio King fue) que se traslada de 2011 a 1958 a través de un agujero temporal situado en el pequeño almacén de un viejo restaurante, con la misión de salvar a John F. Kennedy de Lee Harvey Oswald. En la novela hay elementos de terror, pero vienen a ser un simple condimento de lo que en parte es una novela histórica; en parte, una historia de amor y, en todo momento, una meditación sobre la naturaleza del tiempo. Pero King sabe que, escriba lo que escriba, siempre será considerado como un escritor de novelas de terror. Me pregunto si se siente frustrado por el encasillamiento. «Pues no, la verdad. Cuento con mi familia, estupenda, y tenemos dinero suficiente para que no nos falte de nada. Ayer hubo una reunión de la King Foundation (la fundación del autor con fines solidarios), y eso sí que resulta frustrante... Todos los años damos el mismo dinero a personas diferentes, pero la sensación es la de estar siempre dando dinero para lo mismo que nunca se soluciona. Eso sí que es frustrante de verdad. Yo nunca pienso en mí mismo como en un novelista de terror. Eso es lo que otra gente piensa. Pero nunca he dicho ni pío al respecto porque mi mujer y yo en su momento lo pasamos muy mal, y teníamos miedo de que se nos acabara el chollo si metíamos la pata. Por eso, cuando la gente me catalogaba como novelista de terror, yo tampoco les decía que no; lo importante era que el libro de turno se vendiera. Pensaba que lo mejor era estar calladito y escribir lo que me interesaba escribir».
Anónimo ha dicho que…
Después de Carrie –su primera novela de éxito–, King escribió Las cuatro estaciones, un libro de relatos cortos; La redención de Shawshank; y El cuerpo, basado en la niñez del propio autor. Recibió muy buenas críticas. «La gente por primera vez comprendió que en realidad no eran historias de terror al uso». Pero no todo el mundo estaba convencido. «Un día, en el supermercado, se me acercó una mujer y me dijo que sabía quién era yo, pero que no leía mis libros porque ella prefería una literatura más realista, como La redención de Shawshank, según dijo. Le respondí que esa novela la había escrito yo, pero se negó a creerlo».

En un saco de huesos, una novela gótica de fantasmas protagonizada por un novelista, King presenta a un autor que deja de escribir, pero que sigue publicando libros escritos con anterioridad y mantenidos en secreto. Me pregunto, si King muriera, ¿durante cuánto tiempo podrían sus editores mantener el secreto? King sonríe y responde: «Alguien me dijo que Danielle Steel tiene la costumbre de escribir tres libros al año, de los que tan solo publica dos. Y sé que Agatha Christie se las arregló para que algunas de sus obras fueran publicadas tras su muerte, a modo de colofón de su carrera... Si yo me muriera esta noche, los editores podrían mantener el secreto hasta 2013. Tengo escrita otra novela de la serie La torre oscura, The wind in the keyhole, y otra llamada Dr. Sleep. Joyland [la siguiente que está previsto publicar] estaría inacabada, pero seguro que Joe [su hijo, también escritor] podría terminarla. Su estilo es casi indistinguible del mío. Pero sus ideas son mejores. Mi agente está negociando con los editores la venta de Dr. Sleep, que es la continuación de El resplandor, pero hasta ahora no les he mostrado el manuscrito. Quiero dejar que pase algo de tiempo antes de darlo por bueno».
Anónimo ha dicho que…
Le pregunto cuanto hace que ya no se preocupa por el dinero, King lo piensa un momento y responde: «Desde 1985. Hacía tiempo que Tabby había comprendido que ya no teníamos que preocuparnos más por estas cosas, pero yo seguía convencido de que me lo iban a quitar todo y tendría que volver a vivir en una casa de alquiler, con tres niños a mi cargo. La situación era demasiado buena como para creérmela. Pero hacia 1985 comencé a entender que tenía el futuro más o menos asegurado». Con un gesto señala las mansiones del litoral de Florida y matiza: «Aunque todo esto me resulta muy extraño, y eso que solo pasamos tres meses al año en Florida. Nuestra casa en Maine se encuentra en uno de los condados más pobres del Estado. Muchos de nuestros vecinos se ganan la vida como leñadores, basureros y demás. No quiero hacer demagogia, pero soy una persona sencilla, del pueblo. Simplemente tengo la capacidad para escribir, una capacidad que me da para vivir».
Anónimo ha dicho que…
E insiste: «Nada me resulta tan aburrido como estar en Nueva York y pasarme tres horas cenando en un jodido restaurante de lujo. Que si los aperitivos, que si los vinos, que si los tres platos, que si el café y las copas de después... Me lo paso mucho mejor en uno de estos restaurante de gofres. Con un gofre y unos huevos revueltos, ya me vale». King medita un momento y agrega: «Es curioso que me paguen unas sumas disparatadas de dinero por hacer algo que yo haría gratis».
Le pregunto si ahora le resulta más difícil escribir sobre personajes proletarios que en sus comienzos. «Me resulta mucho más difícil que antes», reconoce. «Cuando escribí Carrie y Salem’s Lot, tenía muy fresco el recuerdo del trabajo manual. De igual forma, cuando tienes hijos pequeños, es más fácil crear personajes infantiles. Hoy, me cuesta mucho más escribir sobre la niña de doce años que aparece en Dr. Sleep de lo que me costó escribir sobre el Danny Torrence de cinco años (el niño de El resplandor), porque en esa época contaba con el modelo de mi hijo Joe para describir a Danny. Con esto no quiero decir que Joe tuviera las propiedades paranormales de Danny, pero yo en esa época tenía claro quién era Danny, cuáles eran sus juegos, qué era lo que quería hacer y demás».

hacemos, sobre la necesidad de crear unas realidades distintas, sobre la vocación... «Yo nunca pienso en un relato como algo artificial, sino como algo con lo que me he encontrado. Como si lo hubiera encontrado en el suelo y me lo hubiera apropiado. Alguien me dijo una vez que veo las cosas así para no dar importancia excesiva a mi propia creatividad. También es un hecho que en el libro que ahora estoy escribiendo hay varios aspectos que aún no he conseguido resolver. Pero no me quita el sueño; las soluciones ya aparecerán cuando sean necesarias de verdad». Y recuerda el caso de La milla verde. «El libro lo escribí con adelanto sobre el plazo previsto porque cada vez que necesitaba un elemento determinado, estaba ahí, al alcance de la mano. Cuando John Coffey va a la cárcel, va a ser ejecutado por el asesinato de las dos niñas. Yo desde el principio tenía claro que Coffey era inocente, pero no me había planteado que el verdadero culpable fuera a estar allí. No sabía cómo había sucedido el crimen. Pero me puse a escribir, y todo fue saliendo de forma natural. De pronto, todo encaja como si hubiera existido desde siempre». King escribe todos los días. Si no escribe, no se siente feliz. Por eso escribe. Así de sencillo. «Me siento a escribir hacia las ocho y cuarto de la mañana y sigo escribiendo hasta las doce menos cuarto o así, y durante esas horas todo me resulta real. Hasta que la mente se me queda en blanco. Lo normal es que escriba entre 1200 y 1500 palabras, unas seis páginas al día».
Anónimo ha dicho que…
Durante nuestra conversación, Stephen hace referencia a distintos escritores y me doy cuenta de que todos son –o fueron–escritores populares, con millones de lectores. «Te voy a contar una anécdota curiosa. Hace una semana estuve en la feria del libro de Savannah... Este tipo de cosas me pasan cada vez más. Salí a saludar, y toda aquella gente me recibió con una gran ovación y puesta en pie. Lo que me pone los pelos de punta, porque quiere decir que uno se ha convertido en un referente cultural... O que aplauden el hecho de que uno todavía no esté muerto».


«Resulta peligroso –conviene King–. Lo que yo quiero es que a la gente le gusten mis libros, no que se queden alelados ante mi persona». ¿Y qué me dice de los premios literarios? «Bueno, la gente se siente feliz al dármelos. Yo, luego, los meto en el cobertizo del jardín, pero eso no lo sabe nadie».

Neil Gaiman
Anónimo ha dicho que…
Bueno ....Yo lo he copiado aquí... me gusta verlo así escrito seguido...jajjaj.. y siempre quedará aquí puesta la entrevista.... pero de todas formas si quieres ver la original.... la dirección no es la que te puse esta mañana.. porque en esa dirección no se puede leer... de todas formas hay otros enlaces directos para leer la entrevista.. pero son en inglés.. y a mi es más cómodo leerla en español....jajjaja.. para ti que sabes tanto inglés te dará igual..........yo otra forma que he sacado.. para leerla en español es poniendo esta dirección que te doy

http://xlsemanal.finanzas.com/web/articulo.php?id=78378&id_edicion=7307

en google... pero no en la barra de direcciones... eeehhhh

Pues si que me ha gustado la entrevista.... sé más cosas de él.. y decias esta mañana que si me gustaba.. pues claro... pero me gusta más en pelis o en series que leer el libro.....De todas formas he pedido con una promoción que habia en el pais ya hace tiempo un e-reader multimedia con pantalla color TFT de 7 pulgadas,,,,vale 39.90€.. pero ni sé cuando me lo darán... dicen que empiezan el 30 de abril.. no sé yo...

Que te parece niño... será una mierdecica no???.. acostumbrado a los cariiisimos que tu tienes... pero es que ya sabes """.. desde que me pasó eso del ojo... aquello que te conté en enero del 2010.. se me cansa mucho la vista... y me cuesta leer.... aguanto bastante en el ordenador.. pero tampoco quiero esforzarme...... ya después de aquello... tengo un miedo... y cuando me contaste lo que la pasó a la chica que iba contigo al gimnasio por aquel entonces
POLE.T. ha dicho que…
Joé, chiquilla, no has encontrado una forma mejor de enviármela que colgando tropecientas entradas?? jajajaja

Lo poco que he leído es muy interesante, tendré que leerla con calma.

Y yo todavía no me he enganchado a los ebooks, me gusta el libro físico, me estoy volviendo carca y mayor! Aunque reconozco que ir todo el día cargando con un libro de 600 páginas no es lo más cómodo del mundo. Y ese de El país... Muy barato me parece. Una vez cogí una videocámara en una promoción de El país y seguro que grababa mejor el Cinexín que tenía yo de pequeño! jajaja. Los chinos tienen productos de más calidad que los que ofrecen los periódicos. Lo has pagado ya?? Que te devuelvan la pasta!
Anónimo ha dicho que…
Pues no se paga hasta que no se recoge.. pero es que encima mi kioskero que me los guardó.. porque ya te dije que este hombre compra el Norte de Castilla y el AS... encima como me diga que se lo enseñe el kioskero a ver..... y encima tengo que ir a recogerlo en Carrefour, donde la zona de libreria.. o a por ahí... y mandando cuando se empieeza la cartilla el sms.. y me mandaron otro que a partir del 30 de abril.. y tengo que llevar el movil.. y tener guardado el sms.... que lo estoy conservando.. y a punto he estado de borrarlo... ya que no suelo acumular sms.... y cuando borro tengo que tener un cuidado pa no borrar el del Pais
Anónimo ha dicho que…
http://xlsemanal.finanzas.com/web/articulo.php?id=78378&id_edicion=7307



NIÑOOOOO!!.. pero si ya te dije que PUSIERAS ESTA DIRECCIÓN EN GOOGLE .... y te sale la entrevista..... es el 1º... ya verás.....QUE SI LA PONES ARRIBA EN LA BARRA DE DIRECCIONES NO SALE... AL MENOS A MI... quizá tú que sbes más.. lo consigas... no sé...... mira a ver anda.. y me contestas... ahora me voy al C.I.. que me he quedo sin tinta para la impresora.... y tengo que hacer unos trabajos.........ya te leeré luego
POLE.T. ha dicho que…
Correcto, me ha funcionado poniéndolo en Google! Mucho mejor leerla así. Gracias!
Yony ha dicho que…
Pues creo que deberias leer los libros, no solo el primero, para entender lo que Collins habla con esta saga. No es una saga para adolecentes, la inspiracion esta en parte de historias griegas y personajes de la antigua roma (Seneca, Coriolanus, Panem "panes y circos") y como critica a la insensibilidad a la muerte y a las guerras por la television.

Entradas populares de este blog

EMMYS 2016: Las nominaciones ideales en Drama

Un año más, los Emmy anuncian sus nominaciones rodeados de las inevitables polémicas por sus destacadas ausencias. Esta edición no iba a ser menos. Los olvidos nuevamente han sido más sonados que los aciertos, movidos por una inercia que suele ser la tónica en los premios más importantes de la televisión mundial. Sin embargo, esta vez los académicos han decidido dar una alegría a aquellos que veníamos reivindicando The Americans como una de las mejores series actuales. Tanto la creación de Joe Weisberg como sus protagonistas, Keri Russell y Matthew Rhys, han logrado por fin el reconocimiento de unos galardones que los han ignorado sistemáticamente durante sus tres primeras temporadas. Son la excepción de unos Emmy que han decidido pasar de largo nuevamente de The Affair y The Leftovers, sin duda, dos de las producciones más destacadas en los dos últimos años. Por eso mismo, y por otros importantes resbalones, ahí van mis nominaciones ideales en la categoría dramática.

MEJOR SERIE DRAM…

Un Eastwood de retirada

Clint Eastwood ya está de vuelta de todo. Le importa un pimiento si su apoyo a Donald Trump le comporta enemigos o si su definición actual de la generación de mariquitas traspasa lo políticamente correcto y ofende al personal. Tampoco su filmografía parece importarle demasiado. Pocos reparos ha tenido en presentar auténticos bodrios como Jersey boys o cintas mediocres como Más allá de la vida o El francotirador. En su historial ya se encuentran Los puentes de Madison, Sin perdón, Mystic River o Million dollar baby. Ya no necesita reivindicarse. Mucho menos con 86 años, la edad suficiente para restar trascendencia a esta época de polémicas efímeras. El actor ya se labró su carrera como director y ahora corresponde al público determinar si su talento sigue en forma o se mantiene gracias a una base de fieles seguidores.

Sully corresponde a esa cada vez más amplia y frecuente lista de películas en su carrera que simplemente alcanzan la corrección, adoptando ese tono grandilocuente y pat…

MOONLIGHT | Camaleón a la fuerza

Una historia sobre homosexualidad dentro de la comunidad negra parecía una vuelta de tuerca, un quién da más dentro del cine de denuncia social que podría suponer el reclamo perfecto para una Academia de Hollywood deseando resarcir sus pecados discriminatorios. Por suerte, Moonlight no pertenece a ese grupo de cintas que buscan a toda costa la exaltación, que se convierten en estandartes de la lucha contra la opresión de la hegemonía blanca y heterosexual. La propuesta de Barry Jenkins es mucho más valiosa, ya que con su premisa y, sobre todo, su puesta en escena, logra abarcar un sentimiento prácticamente universal, el del miedo a la propia identidad.

Little, Chorin y Black no son sólo los tres actos en los que se divide la trama sino las tres fases de un complicado proceso de asimilación personal, el que sufre un niño, adolescente y adulto lidiando consigo mismo y su entorno de barrio marginal en Miami. Esta vez la marginación no surge del racismo sino desde dentro, desde el propio …