Ir al contenido principal

ESTRENOS MIDSEASON: The firm

Apostar por una historia de hace casi 20 años, basada en una novela todavía más lejana, era arriesgado. Pocos recordarán, y mucho menos la joven audiencia de la NBC, la trama en la que un abogado recién licenciado era captado por un bufete de Memphis que en realidad funcionaba como tapadera de la mafia de Chicago y que terminaría arruinándole la vida. Tampoco sabemos si La tapadera era la mejor elección de una obra, la de John Grisham, cargada de argumentos sobradamente preparados para la televisión. La apuesta, como decimos, no era segura.

Sin embargo, nos quedaremos con la duda de si una auténtica adaptación de la película de Sidney Pollack hubiera funcionado entre la cada vez más exigente audiencia televisiva. Porque lo que nos ofreció el piloto de The firm es algo bien distinto. La serie parece haber adoptado el título de la obra meramente como marca registrada y como posible reclamo, porque si lo que esperábamos era un adictivo thriller de acción y persecución centrado en las desventuras de Mitch McDeere diez años después, andábamos del todo equivocados.

Es cierto que la serie se esfuerza en rescatar a todos y cada uno de los personajes de la novela original con la máxima fidelidad posible, incluso manteniendo su personalidad. Ahí está la carismática Tammy, la inesperada colaboradora que encarnó Holly Hunter ahora en el cuerpo de Juliette Lewis, para demostrarlo. Los flashbacks y algunas menciones también van recordando los vínculos de Mitch con el FBI y que desataron la persecución que lo llevaría al programa de protección de testigos.

Pero la sorpresa llega cuando comprobamos que la trama original de The firm es una mera excusa, un telón de fondo, para una serie procedimental más sobre abogados. De nada sirve un prólogo espectacular que nos emplaza seis meses después y en el que vemos al protagonista huyendo por las calles de Washington. De nada sirve cuando la gran mayoría del capítulo se centra en la idílica vida familiar de Mitch y en un caso autoconclusivo que, para colmo, no despierta el más mínimo interés.

¿Es que no ha visto John Grisham The good wife? ¿Es que no ha comprobado que la fórmula que en su día explotó David E. Kelley, el experto en llevar el derecho a la televisión, dejó de funcionar hace mucho tiempo en televisión? Es evidente que no se ha fijado en las andadas de Alicia Florrick, esforzándose semana tras semana en mezclar casos sabiamente seleccionados con una trama seriada de lo más adictiva. Sólo por su total desconocimiento del lenguaje televisivo actual se entiende que Grisham produjera este producto tan alejado de sus best-sellers, siempre atractivos y complejos.


El caso con el que decidieron abrir la serie parecía más bien el de un capítulo 17 de una hipotética e imposible sexta temporada. Puro relleno. La investigación de la muerte, con chapuceros flashbacks remarcando la secuencia, ni siquiera llegaba al nivel de Homicidios. Tampoco salvaban la función unos actores sin carisma que provocan la nostalgia, no ya hacia Gene Hackman o David Stathairn, solventes intérpretes, sino hacia el propio Tom Cruise. Porque si Josh Lucas parecía un buen fichaje, al final ha conseguido lo imposible, que echemos de menos al gurú de la cienciología.

¿Qué habría sido de The firm si el argumento nos hubiera conducido por la huida planetaria de Mitch? El suspense, la acción y los giros argumentales deberían haber sido los puntos fuertes de la secuela. Aún así, si la decisión de estrenar esta serie ya era arriesgada, la apuesta ha rozado el suicidio programándose contra Once upon a time y The good wife. Los datos de audiencia han hablado por sí solos. Menos de 7 millones de espectadores se engancharon a una propuesta que precisamente no engancha.

Comentarios

quest ha dicho que…
Vaya!!

No estaba preparado para una decepción semejante!!!
POLE.T. ha dicho que…
Como te quedas? Pues como me quedé yo que ni siquiera fui capaz de soportar los 90 minutos que dura el capítulo. Me quedé en el 70 y bastante sacrificio hice!

Qué gran decepción... Pero piénsalo, una menos que te daré la paliza para que veas!
quest ha dicho que…
jaja... visto así... debería hasta alegrarme!!

Ni por asomo esperaba un procedimental...
Anónimo ha dicho que…
Creo ke no tuvo mucha audiencia. No la vere.


Jesn

Entradas populares de este blog

Los 8 momentos memorables del final de Mujeres Desesperadas

Pueden contarse con los dedos de una mano las series que han logrado cerrar la persiana sin remordimientos. Mujeres desesperadas seguramente se encuentre en ese reducido grupo de privilegiadas que alcanza el final satisfaciendo a la gran mayoría de sus seguidores, sin polémicas, sin originalidades, sin alterar, en definitiva, la esencia de una fórmula que la ha mantenido en antena durante ocho temporadas.
Podrán vertirse muchas críticas sobre esta creación de Marc Cherry, gustarán más o menos algunas épocas de la serie, pero lo que no puede negársele a Mujeres desesperadas es la fidelidad a su público. La coherencia suele convertirse en la factura pendiente en producciones que, movidas por el éxito, suelen alargarse hasta el infinito, perdiendo en el camino la cordura (Lost) o a buena parte de su reparto original (CSI).
Consciente de ello, Cherry decidió ponerle punto y final a su niña mimada antes de que el tiempo erosionara su identidad. La fecha escogida fue el pasado domingo 13…

Las 10 mejores películas de 2017

De nuevo, la última temporada de premios se mezcla con la venidera, la que seguramente incluya entre sus favoritas a la Dunkerque de Christopher Nolan, a la espera de que los estrenos que debieron llegar este mes de diciembre se sucedan durante el primer trimestre del próximo año. Las peculiaridades de nuestra cartelera hacen que en el ranking de lo mejor de este 2017 se incluyan películas que prácticamente corresponderían al 2016, joyas como el clásico instantáneo La, la, land o el drama intimista Manchester frente al mar.

Otras cintas que han pasado de puntillas por nuestros cines, como la magnífica A ghost story, comparten mi lista de favoritas del año con grandes olvidadas en las quinielas de los próximos galardones, como esa tensa bomba de relojería que nos regaló Kathryn Bigelow con Detroit. Por último, el cine español compite de nuevo mano a mano con producciones extranjeras incluyendo dos obras excelentes en un año de escasa competitividad: la incontestable ópera prima Estiu …

Sin etiquetas

Qué gran golpe nos habría propinado Tomboy si desconociéramos el argumento de la cinta antes de entrar en la sala. Con la boca abierta nos habría dejado esa escena en la que el hasta el momento protagonista de la cinta, un niño de 10 años, se levanta de la bañera y nos desvela que en realidad tiene vagina. Tan valiente como esa imagen de una menor desnuda, irreproducible en otra cinematografía que no sea la francesa, hubiera sido mantener el secreto hasta ese instante. La experiencia habría sido inmejorable.

Pero el marketing manda y había que vender la película de alguna manera. Difícil resistirse a la tentación de titular con el reclamo de una niña que se hace pasar por chico. Es probable que de otra forma sólo unos pocos aventurados se hubiesen atrevido a verla, así que bienvenida la estrategia de venta si con ella se consiguen más espectadores para una cinta modesta, silenciosa, pero que seguro es la más gratificante de una cartelera de puente de mayo tan desalentadora.

Más que el…