Ir al contenido principal

ESTRENOS MIDSEASON: The firm

Apostar por una historia de hace casi 20 años, basada en una novela todavía más lejana, era arriesgado. Pocos recordarán, y mucho menos la joven audiencia de la NBC, la trama en la que un abogado recién licenciado era captado por un bufete de Memphis que en realidad funcionaba como tapadera de la mafia de Chicago y que terminaría arruinándole la vida. Tampoco sabemos si La tapadera era la mejor elección de una obra, la de John Grisham, cargada de argumentos sobradamente preparados para la televisión. La apuesta, como decimos, no era segura.

Sin embargo, nos quedaremos con la duda de si una auténtica adaptación de la película de Sidney Pollack hubiera funcionado entre la cada vez más exigente audiencia televisiva. Porque lo que nos ofreció el piloto de The firm es algo bien distinto. La serie parece haber adoptado el título de la obra meramente como marca registrada y como posible reclamo, porque si lo que esperábamos era un adictivo thriller de acción y persecución centrado en las desventuras de Mitch McDeere diez años después, andábamos del todo equivocados.

Es cierto que la serie se esfuerza en rescatar a todos y cada uno de los personajes de la novela original con la máxima fidelidad posible, incluso manteniendo su personalidad. Ahí está la carismática Tammy, la inesperada colaboradora que encarnó Holly Hunter ahora en el cuerpo de Juliette Lewis, para demostrarlo. Los flashbacks y algunas menciones también van recordando los vínculos de Mitch con el FBI y que desataron la persecución que lo llevaría al programa de protección de testigos.

Pero la sorpresa llega cuando comprobamos que la trama original de The firm es una mera excusa, un telón de fondo, para una serie procedimental más sobre abogados. De nada sirve un prólogo espectacular que nos emplaza seis meses después y en el que vemos al protagonista huyendo por las calles de Washington. De nada sirve cuando la gran mayoría del capítulo se centra en la idílica vida familiar de Mitch y en un caso autoconclusivo que, para colmo, no despierta el más mínimo interés.

¿Es que no ha visto John Grisham The good wife? ¿Es que no ha comprobado que la fórmula que en su día explotó David E. Kelley, el experto en llevar el derecho a la televisión, dejó de funcionar hace mucho tiempo en televisión? Es evidente que no se ha fijado en las andadas de Alicia Florrick, esforzándose semana tras semana en mezclar casos sabiamente seleccionados con una trama seriada de lo más adictiva. Sólo por su total desconocimiento del lenguaje televisivo actual se entiende que Grisham produjera este producto tan alejado de sus best-sellers, siempre atractivos y complejos.


El caso con el que decidieron abrir la serie parecía más bien el de un capítulo 17 de una hipotética e imposible sexta temporada. Puro relleno. La investigación de la muerte, con chapuceros flashbacks remarcando la secuencia, ni siquiera llegaba al nivel de Homicidios. Tampoco salvaban la función unos actores sin carisma que provocan la nostalgia, no ya hacia Gene Hackman o David Stathairn, solventes intérpretes, sino hacia el propio Tom Cruise. Porque si Josh Lucas parecía un buen fichaje, al final ha conseguido lo imposible, que echemos de menos al gurú de la cienciología.

¿Qué habría sido de The firm si el argumento nos hubiera conducido por la huida planetaria de Mitch? El suspense, la acción y los giros argumentales deberían haber sido los puntos fuertes de la secuela. Aún así, si la decisión de estrenar esta serie ya era arriesgada, la apuesta ha rozado el suicidio programándose contra Once upon a time y The good wife. Los datos de audiencia han hablado por sí solos. Menos de 7 millones de espectadores se engancharon a una propuesta que precisamente no engancha.

Comentarios

quest ha dicho que…
Vaya!!

No estaba preparado para una decepción semejante!!!
POLE.T. ha dicho que…
Como te quedas? Pues como me quedé yo que ni siquiera fui capaz de soportar los 90 minutos que dura el capítulo. Me quedé en el 70 y bastante sacrificio hice!

Qué gran decepción... Pero piénsalo, una menos que te daré la paliza para que veas!
quest ha dicho que…
jaja... visto así... debería hasta alegrarme!!

Ni por asomo esperaba un procedimental...
Anónimo ha dicho que…
Creo ke no tuvo mucha audiencia. No la vere.


Jesn

Entradas populares de este blog

EMMYS 2016: Las nominaciones ideales en Drama

Un año más, los Emmy anuncian sus nominaciones rodeados de las inevitables polémicas por sus destacadas ausencias. Esta edición no iba a ser menos. Los olvidos nuevamente han sido más sonados que los aciertos, movidos por una inercia que suele ser la tónica en los premios más importantes de la televisión mundial. Sin embargo, esta vez los académicos han decidido dar una alegría a aquellos que veníamos reivindicando The Americans como una de las mejores series actuales. Tanto la creación de Joe Weisberg como sus protagonistas, Keri Russell y Matthew Rhys, han logrado por fin el reconocimiento de unos galardones que los han ignorado sistemáticamente durante sus tres primeras temporadas. Son la excepción de unos Emmy que han decidido pasar de largo nuevamente de The Affair y The Leftovers, sin duda, dos de las producciones más destacadas en los dos últimos años. Por eso mismo, y por otros importantes resbalones, ahí van mis nominaciones ideales en la categoría dramática.

MEJOR SERIE DRAM…

Un Eastwood de retirada

Clint Eastwood ya está de vuelta de todo. Le importa un pimiento si su apoyo a Donald Trump le comporta enemigos o si su definición actual de la generación de mariquitas traspasa lo políticamente correcto y ofende al personal. Tampoco su filmografía parece importarle demasiado. Pocos reparos ha tenido en presentar auténticos bodrios como Jersey boys o cintas mediocres como Más allá de la vida o El francotirador. En su historial ya se encuentran Los puentes de Madison, Sin perdón, Mystic River o Million dollar baby. Ya no necesita reivindicarse. Mucho menos con 86 años, la edad suficiente para restar trascendencia a esta época de polémicas efímeras. El actor ya se labró su carrera como director y ahora corresponde al público determinar si su talento sigue en forma o se mantiene gracias a una base de fieles seguidores.

Sully corresponde a esa cada vez más amplia y frecuente lista de películas en su carrera que simplemente alcanzan la corrección, adoptando ese tono grandilocuente y pat…

MOONLIGHT | Camaleón a la fuerza

Una historia sobre homosexualidad dentro de la comunidad negra parecía una vuelta de tuerca, un quién da más dentro del cine de denuncia social que podría suponer el reclamo perfecto para una Academia de Hollywood deseando resarcir sus pecados discriminatorios. Por suerte, Moonlight no pertenece a ese grupo de cintas que buscan a toda costa la exaltación, que se convierten en estandartes de la lucha contra la opresión de la hegemonía blanca y heterosexual. La propuesta de Barry Jenkins es mucho más valiosa, ya que con su premisa y, sobre todo, su puesta en escena, logra abarcar un sentimiento prácticamente universal, el del miedo a la propia identidad.

Little, Chorin y Black no son sólo los tres actos en los que se divide la trama sino las tres fases de un complicado proceso de asimilación personal, el que sufre un niño, adolescente y adulto lidiando consigo mismo y su entorno de barrio marginal en Miami. Esta vez la marginación no surge del racismo sino desde dentro, desde el propio …