Ir al contenido principal

3 razones por las que 'The event' no es 'Flashforward'

Estarán orgullosos. Muchos de los que llevan semana tras semana pronosticando la debacle de The event habrán disfrutado con el último anuncio de la NBC. La cadena del pavo real ha decidido tomar medidas para revitalizar la audiencia de su gran apuesta de ficción de la temporada. Y es que tras su multimillonario arranque, la serie ha ido descendiendo en número de espectadores hasta situarse en unos peligrosos cinco millones. Habrán disfrutado, digo, los agoreros con sus facultades adivinatorias, con un descalabro que se apresuraron a comparar con el de la fallida Flashforward. Pero aparte de las cifras de audiencia, y por mucho que se esfuercen, ahí terminan las coincidencias entre ambas producciones.

The event no ha bajado de nivel
Cierto es que tampoco lo ha subido y que su calidad se encuentra rayando el aprobado, pero el caso es que la serie de la NBC jamás creó unas expectativas en el piloto que luego no ha sabido encauzar. Sin embargo, si nos remontamos al primer capítulo de Flashforward nos encontraremos con uno de los arranques más prometedores de la historia de la televisión. Una historia inquietante acompañada de unos efectos especiales propios de J.J. Abrams con un cliffhanger de lo más sorprendente. Sin duda, nos supieron vender humo, porque la serie fue perdiendo enteros de manera vertiginosa y suicida a lo largo de las semanas. De la adrenalina del piloto pasamos a una trama dando vueltas sobre sí misma y sin ningún indicio de querer despegar. Quisieron calentar tanto la intriga que terminaron chamuscando la idea.
The event inició su andadura de una forma mucho más modesta. Decidieron suplir la falta de medios con una complejidad en la narración un tanto mareante. Buscaron el impacto con los manidos flashbacks y flashforwards, enredando de forma innecesaria una trama mucho más sencilla de explicar. Aún así, mostraron desde el primer momento sus cartas. La fórmula a seguir consistiría en pequeñas dosis de intriga en clave ciencia ficcción aderezadas con altas cantidades de acción, una especie de V en su versión moderna pero justo con lo que le faltaba al remake de la ABC, un ritmo al más puro estilo 24. Y, de momento, vistos los cinco primeros episodios, no podemos afirmar que The event haya sido infiel a sí misma.

Parece que tiene un rumbo
La sensación que desprendía Flashforward, la de que todo aquello no conducía a ninguna parte o ni siquiera a una explicación mínimamente creíble, no la produce The event. Desde el primer episodio sabemos que la invasión extraterrestre planea sobre la serie, que no es un recurso sacado de forma imprevista de la manga. Parece que los guionistas tienen más o menos clara la función de cada personaje en la trama y que todos esos viajes en el tiempo tienen un objetivo común. El espectador tiene, por tanto, la tranquilidad de que el argumento no parece estar sujeto a la improvisación, algo de lo que pecaron tanto Flashforward como la mismísima Perdidos (salvando las inabarcables distancias, claro).
Otra cosa es que el planteamiento de la serie y su desarrollo gusten a la audiencia, que por las cifras parece que no. Aunque The event no sigue un esquema procedimental, lo cierto es que los capítulos comienzan a caer en la reiteración. Sean Walker, el protagonista, parece condenado a vivir perpetuamente en una persecución. El presidente latino Elías se debate en cada episodio entre la ética y la responsabilidad, mientras que sobre el director nacional de inteligencia Blake Sterling se mantienen las sospechas de traición. Seguimos sin conocer las verdaderas intenciones de Sophia y el resto de visitantes, pero aún así la historia avanza a ritmo de adrenalina.

A pesar de todo, engancha
A diferencia de Flashforward, en The event los capítulos no se hacen interminables. Puede que su factura de serie B tire para atrás, que los actores parezcan sacados de un telefilme de sobremesa, pero si algo consigue es entretener. Quizá los de la NBC erraron en su campaña de publicidad, generando más expectativas de las que jamás ofrecería esta producción, mucho más humilde y modesta que Flashforward. Que yo sepa, la cadena del pavo real, a diferencia de la ABC con la ficción protagonizada por Joseph Fiennes, jamás persiguió un éxito parecido al de Perdidos. Simplemente buscaba un éxito, a secas, en su paupérrima parrilla.
¿Lo ha conseguido? Evidentemente, los índices de audiencia demuestran que ha fracasado en el intento. Pero si no lo ha logrado no ha sido por agotamiento de sus seguidores, tal como sucediera con Flashforward. El problema de The event, a pesar de la acción, de la intriga, de su sentido del espectáculo sin florituras, es que no ha convencido a la audiencia desde su propio comienzo y sólo ha logrado engancharnos a unos pocos. ¿Demasiado pocos para una segunda oportunidad?

Comentarios

Izengabe ha dicho que…
El otro día vi el sexto episodio, y había oido buenas críticas sobre él, como que a partir de ahí mejora... a mi me ha parecido todo lo contrario, y ahora tenemos un (merecido) descanso, no sé si aguantaré la temporada entera (22 cap.) si fuese de 13 episodios creo que sería mucho mejor
POLE.T. ha dicho que…
Sin entusiasmar, es una serie que se deja ver. Digamos que pasa bien, no?

Entradas populares de este blog

Los 8 momentos memorables del final de Mujeres Desesperadas

Pueden contarse con los dedos de una mano las series que han logrado cerrar la persiana sin remordimientos. Mujeres desesperadas seguramente se encuentre en ese reducido grupo de privilegiadas que alcanza el final satisfaciendo a la gran mayoría de sus seguidores, sin polémicas, sin originalidades, sin alterar, en definitiva, la esencia de una fórmula que la ha mantenido en antena durante ocho temporadas.
Podrán vertirse muchas críticas sobre esta creación de Marc Cherry, gustarán más o menos algunas épocas de la serie, pero lo que no puede negársele a Mujeres desesperadas es la fidelidad a su público. La coherencia suele convertirse en la factura pendiente en producciones que, movidas por el éxito, suelen alargarse hasta el infinito, perdiendo en el camino la cordura (Lost) o a buena parte de su reparto original (CSI).
Consciente de ello, Cherry decidió ponerle punto y final a su niña mimada antes de que el tiempo erosionara su identidad. La fecha escogida fue el pasado domingo 13…

Sin etiquetas

Qué gran golpe nos habría propinado Tomboy si desconociéramos el argumento de la cinta antes de entrar en la sala. Con la boca abierta nos habría dejado esa escena en la que el hasta el momento protagonista de la cinta, un niño de 10 años, se levanta de la bañera y nos desvela que en realidad tiene vagina. Tan valiente como esa imagen de una menor desnuda, irreproducible en otra cinematografía que no sea la francesa, hubiera sido mantener el secreto hasta ese instante. La experiencia habría sido inmejorable.

Pero el marketing manda y había que vender la película de alguna manera. Difícil resistirse a la tentación de titular con el reclamo de una niña que se hace pasar por chico. Es probable que de otra forma sólo unos pocos aventurados se hubiesen atrevido a verla, así que bienvenida la estrategia de venta si con ella se consiguen más espectadores para una cinta modesta, silenciosa, pero que seguro es la más gratificante de una cartelera de puente de mayo tan desalentadora.

Más que el…

Las 12 mejores escenas de Breaking Bad a las puertas del ansiado final

Nueva fecha para marcar en la historia de la televisión. El próximo 29 de septiembre finaliza Breaking bad, que sin desvelarnos todavía su desenlace ya se ha hecho un hueco en el olimpo de las grandes series, ese lugar sagrado donde cohabitan Los soprano y The wire. Si se mantiene el nivel de esta quinta temporada, el capítulo promete despedirse por todo lo alto. Pero en caso de que Vince Gilligan, su creador, no cumpla con las enormes expectativas, puede descansar tranquilo. Nos deja para el recuerdo una retahíla de escenas memorables. Lo que viene a continuación no es más que el botón de una muestra inabarcable de grandes momentos.


1. Primera escena (1x01 - Pilot)
Si la regla de oro de toda novela es captar al lector desde la primera frase, desde luego esa pareció ser la consigna seguida también por Vince Gilligan en Breaking bad. Un hombre en calzoncillos y una máscara antigás conduce histéricamente una autocaravana por una carretera desierta de Nuevo México. A su lado, el copiloto…