Ir al contenido principal

Mis cabeceras favoritas

1. True blood



2. A dos metros bajo tierra



3. Dexter



4. Weeds



5. Sexo en Nueva York

Comentarios

Manderley ha dicho que…
Me encanta la cabecera de True Blood, sobretodo por la canción de Jace Everett. Y la de Dexter y a Dos metros por lo que sugieren. Y las diferentes versiones de little boxes de Weeds, es una pena que en la última temporada no aparezca.
POLE.T. ha dicho que…
Hola Manderley,

Sexo en Nueva York es quizá la que más me ha costado incluir. Está a años luz de las otras cuatro.
jesn ha dicho que…
totalmente de acuerdos con vosotros.
Manderley ha dicho que…
La verdad es que la de Sexo en NY no está mal, pero las otras están bastante más curradas. Mi nueva cabecera preferida es la de United States of Tara, no sé si has visto la serie, está bastante bien.
POLE.T. ha dicho que…
Estuve por poner la de Los soprano en quinto lugar, pero la verdad es que siempre me aburría cuando veía la serie... También la de Lost, por lo mítica que se ha convertido, pero mirada objetivamente es muy simple...
Izengabe ha dicho que…
Pues a mi las cabeceras tan largas no me gustan, yo me quedo con la de Lost...

De todas formas las 3 primeras que has puesto están muy curradas, pero para verlas una vez por temporada, yo siempre las paso jajaja

La de Weeds no me gusta, aunque han habido versiones que me han gustado más que la original. De todas formas después de verla unas cuantas veces se te pega ya la cancioncita :p
EZTV ha dicho que…
Bueno, no puedo opinar demasiado porque tengo bastantes prejuicios con algunas de estas series, deberías haber hecho un ranking o una lista con más cabeceeras.

Se puede hacer algo parecido con la música de las series, esta se recuerdo creo que más. Por ejemplo la musica de Battlestar Galactica de la cabecera/tensión la recordaré siempre

Entradas populares de este blog

Los 8 momentos memorables del final de Mujeres Desesperadas

Pueden contarse con los dedos de una mano las series que han logrado cerrar la persiana sin remordimientos. Mujeres desesperadas seguramente se encuentre en ese reducido grupo de privilegiadas que alcanza el final satisfaciendo a la gran mayoría de sus seguidores, sin polémicas, sin originalidades, sin alterar, en definitiva, la esencia de una fórmula que la ha mantenido en antena durante ocho temporadas.
Podrán vertirse muchas críticas sobre esta creación de Marc Cherry, gustarán más o menos algunas épocas de la serie, pero lo que no puede negársele a Mujeres desesperadas es la fidelidad a su público. La coherencia suele convertirse en la factura pendiente en producciones que, movidas por el éxito, suelen alargarse hasta el infinito, perdiendo en el camino la cordura (Lost) o a buena parte de su reparto original (CSI).
Consciente de ello, Cherry decidió ponerle punto y final a su niña mimada antes de que el tiempo erosionara su identidad. La fecha escogida fue el pasado domingo 13…

Sin etiquetas

Qué gran golpe nos habría propinado Tomboy si desconociéramos el argumento de la cinta antes de entrar en la sala. Con la boca abierta nos habría dejado esa escena en la que el hasta el momento protagonista de la cinta, un niño de 10 años, se levanta de la bañera y nos desvela que en realidad tiene vagina. Tan valiente como esa imagen de una menor desnuda, irreproducible en otra cinematografía que no sea la francesa, hubiera sido mantener el secreto hasta ese instante. La experiencia habría sido inmejorable.

Pero el marketing manda y había que vender la película de alguna manera. Difícil resistirse a la tentación de titular con el reclamo de una niña que se hace pasar por chico. Es probable que de otra forma sólo unos pocos aventurados se hubiesen atrevido a verla, así que bienvenida la estrategia de venta si con ella se consiguen más espectadores para una cinta modesta, silenciosa, pero que seguro es la más gratificante de una cartelera de puente de mayo tan desalentadora.

Más que el…

EL DÍA DE MAÑANA | El primer golpe de Originales Movistar

Las comparaciones con Cuéntame eran inevitables. Otra historia ambientada entre el tardofranquismo y los enclenques inicios de la democracia disponía ya de un referente clarísimo en nuestra televisión. Pero basta echar un vistazo al primer capítulo para vislumbrar que la propuesta de Mariano Barroso con El día de mañana dista mucho de la visión acomodada y para todos los públicos que nos brindan los Alcántara. Aquí el protagonista es Justo Gil y existen serias dudas sobre si un personaje con tantas aristas tendría hueco en otro lugar que no fuera la televisión de pago.

Porque sí, los Originales de Movistar por fin dan un paso adelante en materia de ficción tras otras propuestas que, o bien simplemente alardeaban de factura (véase La peste) o directamente pasaban al olvido (ignórense Félix o Matar al padre, por ejemplo). Ha tenido que llegar el flamante presidente de la Academia de Cine para demostrarnos que presupuesto y guion pueden ir de la mano para ofrecernos una serie que, ahora …