Ir al contenido principal

Ni rastro de crisis en los Oscars

Llegó Hugh Jackman y barrió. En una gala sin sorpresas, la gran revelación de la noche se personificó en Lobezno, el nuevo chico para todo de Hollywood. El hombre más sexy del mundo según la revista People demostró que su talento va más allá de sus marcados pectorales. Jackman cantó, bailó, rió e hizo reír en una de las ceremonias más acertadas de los últimos años. Números musicales de primer nivel que supieron a poco y una nueva estructura más ágil en los momentos intrascendentes y más profunda en los relevantes lograron remontar un evento del que las audiencias empezaban a huir en masa. El nivel de las películas candidatas, sensiblemente superior al de anteriores años, complicaba la tarea de encumbrar a una sola. Finalmente, Slumdog millionaire afianzaba su gran racha de premios y acallaba las voces de aquellos sesudos que se empeñan en calificar de tramposos los cuentos. Stephen Daldry, con su obra más perfecta, El lector, marchaba por tercera vez de vacío, tan sólo representado por el merecido Oscar a Kate Winslet, la única actriz de nuestro tiempo capaz de hacerle sombra a Meryl Streep. Y nuestra Pe, la musa patria, nos regaló al fin el ansiado momento por salvar de la quema con su María Elena a la impersonal Vicky Cristina Barcelona. La crisis, y también Bardem, fueron los únicos ausentes en la noche más espectacular que nos han dado los Oscars desde su traslado al Kodak Theatre.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los 8 momentos memorables del final de Mujeres Desesperadas

Pueden contarse con los dedos de una mano las series que han logrado cerrar la persiana sin remordimientos. Mujeres desesperadas seguramente se encuentre en ese reducido grupo de privilegiadas que alcanza el final satisfaciendo a la gran mayoría de sus seguidores, sin polémicas, sin originalidades, sin alterar, en definitiva, la esencia de una fórmula que la ha mantenido en antena durante ocho temporadas.
Podrán vertirse muchas críticas sobre esta creación de Marc Cherry, gustarán más o menos algunas épocas de la serie, pero lo que no puede negársele a Mujeres desesperadas es la fidelidad a su público. La coherencia suele convertirse en la factura pendiente en producciones que, movidas por el éxito, suelen alargarse hasta el infinito, perdiendo en el camino la cordura (Lost) o a buena parte de su reparto original (CSI).
Consciente de ello, Cherry decidió ponerle punto y final a su niña mimada antes de que el tiempo erosionara su identidad. La fecha escogida fue el pasado domingo 13…

Sin etiquetas

Qué gran golpe nos habría propinado Tomboy si desconociéramos el argumento de la cinta antes de entrar en la sala. Con la boca abierta nos habría dejado esa escena en la que el hasta el momento protagonista de la cinta, un niño de 10 años, se levanta de la bañera y nos desvela que en realidad tiene vagina. Tan valiente como esa imagen de una menor desnuda, irreproducible en otra cinematografía que no sea la francesa, hubiera sido mantener el secreto hasta ese instante. La experiencia habría sido inmejorable.

Pero el marketing manda y había que vender la película de alguna manera. Difícil resistirse a la tentación de titular con el reclamo de una niña que se hace pasar por chico. Es probable que de otra forma sólo unos pocos aventurados se hubiesen atrevido a verla, así que bienvenida la estrategia de venta si con ella se consiguen más espectadores para una cinta modesta, silenciosa, pero que seguro es la más gratificante de una cartelera de puente de mayo tan desalentadora.

Más que el…

Ratatouille: el regreso de Pixar a la alta cocina

Resulta que la ratatouille (que todos sabemos pronunciar como ratatúi) es una especialidad culinaria de la Provenza francesa que consiste en freír una serie de verduras en aceite de oliva. Que sea una producción norteamericana, aprovechando la polisemia de sus cuatro primeras letras con el mamífero roedor, la que me descubra el significado del término ya es un hecho curioso. Pero que además, una película de dibujos animados, tan frecuentemente infravaloradas, contenga tal nivel de documentación sobre el mundo culinario refleja el nivel de ingenio de sus creadores.
Temimos con la inauguración del matrimonio entre Pixar y Disney un descenso de la creatividad a la que nos tenían acostumbrados los chicos de John Lasseter. Cars, el primer fruto de la unión, se acercaba peligrosamente a la moralina del gigante de la fantasía y se alejaba de la frescura y el ingenio de los creadores de Toy Story. Con Ratatouille, por suerte, avanzamos unos pasos más hacia delante respecto a la última creació…