Ir al contenido principal

Posdata: ¡no te olvides de esconder el micro!

Los espectadores que suelen fijarse en esos detalles, y los que no también, se llevarán las manos a la cabeza en cuanto comprueben la cantidad de veces en las que aparece en pantalla el micrófono de ambiente y demás artilugios cinematográficos en Posdata: te quiero. Cuando el micro casi se convierte en un personaje más de la película uno termina por plantearse si en realidad nos estarán colando la cinta del Así se hizo en vez de la original.
Es sólo una muestra de hasta que punto esta producción se toma en serio a sí misma y, por consiguiente, al espectador. El argumento y los diálogos terminan de corroborarlo: nadie creía en Posdata: te quiero y la única forma que han tenido de salvarla es mediante una impresionante campaña de publicidad. La misma que tuvo la cortesía, o la desfachatez, de invitarme a su preestreno, cuando en realidad la invitación debería ir bien acompañada de un cheque en blanco.
La gran pregunta que plantea esta película es quien demonios sobornó a Hilary Swank para que interpretara el papel principal. La actriz que ha logrado dos Oscars con los brillantes personajes de Boys don’t cry y Million dollar baby no tiene nada que ver con la escuálida jovencita de prominente dentadura que aquí nos presentan. Encarnando a la pobre viuda Holly, Swank desmerece su talento y se aproxima al nivel de actrices más comerciales, y mucho más idóneas para este tipo de filmes, como Jennifer Garner.
Ni los esfuerzos en vano de Lisa Kudrow por deshacerse de su papel de Phoebe en Friends ni el interesante cambio de registro de Gerard Butler tras su fibrado paso por 300 logran sacarle la punta a un guión más flojo que el de la media de comedias románticas al uso. Si la intención de la película era demostrar, tal como reza su eslogan, que el verdadero amor nunca muere, su argumento plasma justamente lo contrario: más vale morir sin amor que con este tipo de demostraciones crueles. Y es que sólo a un sádico retorcido se le ocurriría martirizar a su novia, todavía recuperándose de la pérdida, con mensajes de voz y cartas diarias.
No se me ocurre peor manera de vengarse de alguien. El sujeto le recuerda de forma constante cuan maravillosa fue la vida con él, la conduce a estar pendiente del buzón cada dos por tres, la obliga a escuchar su canción favorita en el lugar donde se conocieron sin pensar por un momento que aquello puede que le esté haciendo más daño que bien. Mientras, su amada se ve arrastrada por una depresión de caballo que él va alimentando a diario con sus malditas cartas.
Desde luego, el espectador romántico que persigue esta película puede terminar huyendo despavorido de la sala de cine, no sólo por esta idea sadomasoquista del amor que transmite, sino también por el tedioso desarrollo de la historia, a caballo entre el humor estúpido y los diálogos interminablemente banales. Sólo hay un momento de carcajada, el que protagoniza el personaje de Lisa Kudrow en su intento de hallar al pretendiente perfecto, y ni un solo momento que haga creer en el concepto de amor que suelen explotar este tipo de filmes, con lo que Posdata: te quiero, como comedia romántica, es también un rotundo fracaso.

Comentarios

Zim ha dicho que…
Esa es tu opinión. No voy a entrar a debatir si es acertada o no, pero te informaré de que el hecho de ver el micro constantemente en el cine es por error de proyección, y no de la película. Es el cine el que debe ajustar los parámetros correctos a la hora de proyectarla, para evitar ese tipo de errores, y cada vez se lo saltan mas a la torera.

Por otro lado, decirte que el libro no está mal del todo, y que la película, dentro de las comedias románticas, tiene más chicha, mejores diálogos y más "detalles" que otras, pero eso ya es mi humilde opinión.

Muy acertado el apunte de Lisa Kudrow.
POLE.T. ha dicho que…
Muchas gracias Zim!

tienes toda la razón. Además, al iniciarse la proyección toda la platea nos pusimos a silbar porque estaba mal encuadrada la imagen. Desconocía totalmente que se entregaban las cintas con esos márgenes que los cines deben ocultar al encuadrar la imagen en pantalla! Gracias de nuevo.
Zim ha dicho que…
Es que yo también pensaba lo mismo, hasta que me lo explicaron.

Me alegra descubrir este blog, pese a algunas diferencias en criterios :P
POLE.T. ha dicho que…
Igualmente el tuyo zim! Eres el del corte de pelo?? Yo sufrí eso mismo hace unos cuantos años y ya verás como te acostumbras y compruebas que queda mucho mejor que el largo!
POLE.T. ha dicho que…
Por cierto, que Kill Bill es una de mis películas favoritas!
POLE.T. ha dicho que…
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Zim ha dicho que…
Es que kill bill es una obra maestra! :P

Si soy el del pelo, que mal lo pasé... dos años y medio.
Mi blog es asi mas de caracter personal, para informar a colegas y demás de mis aventurillas, pero tambien hay fragmentos de películas, libros y canciones, así como relatos cortos de mi propia cosecha, que tal vez te puedan interesar.

Saludos, prometo venir por aqui ,ás veces
Manderley ha dicho que…
No sabía eso, pero ¿por qué no mandan la película recortada sin los micros? ¿Tanto les cuesta?
POLE.T. ha dicho que…
yo tampoco lo entiendo manderley. Si es así, yo supongo que nos habríamos encontrado muchas veces con esta situación en el cine, y yo es la primera vez que veo tan descaradamente los elementos cinematográficos! Por qué lo harán?
Zim ha dicho que…
Yo creo que debe de ser por tema economico, se ahorran de cortar la imagen. Lo cierto es que en el Incidente, que tambien la vi hace poco... se veian bastantes micros... En concreto, por aquí cerca de donde yo vivo, en los cines de Calafell tienen este error muy frecuentemente.

Nunca os han proyectado una película del revés?
POLE.T. ha dicho que…
Pues la verdad es que yo es la primera vez que me encuentro con esta situación, no sabía que era tan frecuente...
En el caso de este preestreno en los Filmax Gran Via empezó la película viéndose solo de la mitad para abajo, cortándole la cabeza a la pobre Hillary Swank! Inmediatamente nos pusimos todos a silbar y dar palmas, pero seguramente luego tampoco estaría bien encuadrada y de ahí que se vieran los micros...
Pues me parece una cagada, imagínate que estás viendo Indiana Jones y de repente te aparecen los focos por arriba, le quita toda la gracia a la peli!

Entradas populares de este blog

Los 8 momentos memorables del final de Mujeres Desesperadas

Pueden contarse con los dedos de una mano las series que han logrado cerrar la persiana sin remordimientos. Mujeres desesperadas seguramente se encuentre en ese reducido grupo de privilegiadas que alcanza el final satisfaciendo a la gran mayoría de sus seguidores, sin polémicas, sin originalidades, sin alterar, en definitiva, la esencia de una fórmula que la ha mantenido en antena durante ocho temporadas.
Podrán vertirse muchas críticas sobre esta creación de Marc Cherry, gustarán más o menos algunas épocas de la serie, pero lo que no puede negársele a Mujeres desesperadas es la fidelidad a su público. La coherencia suele convertirse en la factura pendiente en producciones que, movidas por el éxito, suelen alargarse hasta el infinito, perdiendo en el camino la cordura (Lost) o a buena parte de su reparto original (CSI).
Consciente de ello, Cherry decidió ponerle punto y final a su niña mimada antes de que el tiempo erosionara su identidad. La fecha escogida fue el pasado domingo 13…

Sin etiquetas

Qué gran golpe nos habría propinado Tomboy si desconociéramos el argumento de la cinta antes de entrar en la sala. Con la boca abierta nos habría dejado esa escena en la que el hasta el momento protagonista de la cinta, un niño de 10 años, se levanta de la bañera y nos desvela que en realidad tiene vagina. Tan valiente como esa imagen de una menor desnuda, irreproducible en otra cinematografía que no sea la francesa, hubiera sido mantener el secreto hasta ese instante. La experiencia habría sido inmejorable.

Pero el marketing manda y había que vender la película de alguna manera. Difícil resistirse a la tentación de titular con el reclamo de una niña que se hace pasar por chico. Es probable que de otra forma sólo unos pocos aventurados se hubiesen atrevido a verla, así que bienvenida la estrategia de venta si con ella se consiguen más espectadores para una cinta modesta, silenciosa, pero que seguro es la más gratificante de una cartelera de puente de mayo tan desalentadora.

Más que el…

Las 12 mejores escenas de Breaking Bad a las puertas del ansiado final

Nueva fecha para marcar en la historia de la televisión. El próximo 29 de septiembre finaliza Breaking bad, que sin desvelarnos todavía su desenlace ya se ha hecho un hueco en el olimpo de las grandes series, ese lugar sagrado donde cohabitan Los soprano y The wire. Si se mantiene el nivel de esta quinta temporada, el capítulo promete despedirse por todo lo alto. Pero en caso de que Vince Gilligan, su creador, no cumpla con las enormes expectativas, puede descansar tranquilo. Nos deja para el recuerdo una retahíla de escenas memorables. Lo que viene a continuación no es más que el botón de una muestra inabarcable de grandes momentos.


1. Primera escena (1x01 - Pilot)
Si la regla de oro de toda novela es captar al lector desde la primera frase, desde luego esa pareció ser la consigna seguida también por Vince Gilligan en Breaking bad. Un hombre en calzoncillos y una máscara antigás conduce histéricamente una autocaravana por una carretera desierta de Nuevo México. A su lado, el copiloto…