Ir al contenido principal

Del papel a la pantalla: 'Shutter island', por Martin Scorsese

Atención, porque el próximo filme de Scorsese poco o nada tiene que ver con el crimen organizado. Es más, el director neoyorquino ha decidido abordar un género, el del cine de terror, que no tocaba desde El cabo del miedo (1991). Y teniendo en cuenta que la historia que relata Shutter island se adentra bastante en el terreno del terror psicológico, podemos afirmar que estamos ante un proyecto de características inusitadas en su carrera, a pesar de que cuente de nuevo, y ya van cuatro, con el que ya es su actor fetiche, Leonardo DiCaprio.
Scorsese juega sobre seguro y por ello ha decidido basar su nueva película en una novela del autor que ha dado momentos de gloria a Clint Eastwood con Mystic river y a Ben Affleck con Adiós, pequeña adiós. Dennis Lehane es uno de los escritores de moda en Hollywood y no es para menos. Sus historias se sumergen entre el misterio y la tragedia con suma facilidad, generando tramas que atrapan al lector desde la primera hasta la última línea. Shutter island es el máximo exponente, pues, sin duda, es de sus novelas la que logra una atmósfera más inquietante.
Ambientada en 1954, la historia narra la investigación del agente federal Teddy Daniels (Leonardo DiCaprio) y su compañero Chuck Aule (Mark Ruffalo), destinados al centro penitenciario para enfermos mentales de Ashecliffe, en Shutter Island. Su objetivo es encontrar a una presa desaparecida, Rachel Solando (Michelle Williams), que asesinó a sus hijos ahogándolos en un lago. Desde el momento de su llegada, los dos policías deberán enfrentarse a la hostilidad tanto de los enfermos como del personal del hospital, capitaneado por el inquietante Dr. Cawley (Ben Kingsley).
Realidad e imaginación se irán confundiendo a medida que avanza la trama, de manera que el lector (en breve, espectador) será magistralmente conducido de una suposición a otra sin tiempo para el descanso. La confusión que vive el atormentado protagonista se traslada también a un público que no esclarecerá sus dudas hasta el final del metraje. Hasta ese momento, le habrán pasado por delante personajes tan ambiguos como logrados.
Como logrado es precisamente el casting de esta película, que no podría encajar mejor en el imaginario del lector de la novela original. Leonardo DiCaprio es quizá el que menos se asemeja a su alter ego en papel, seguramente debido a sus facciones aniñadas y que lo alejan bastante de la masculinidad que desprende el protagonista de Shutter island. En contrapartida, Ben Kingsley y Michelle Williams (la novia del fallecido Heath Ledger) son la justa encarnación de sus personajes. Resulta difícil imaginar a otros actores que reúnan el misterioso temple del Dr. Cawley y la histeria de Rachel Solando.
Si a ello sumamos que el guionista es Steven Knight, responsable de Promesas del este, y que tras las cámaras se encuentra el infalible Scorsese, podemos augurar sin miedo a equivocarnos que estamos ante una de las películas más prometedoras del año. Del año 2009, porque aunque ya se ha iniciado el rodaje en Massachussets (ver imágenes), Shutter island no llegará a las pantallas hasta octubre del año que viene.

Comentarios

Zim ha dicho que…
Entonces hay tiempo de sobras de hacerse con el libro y leerlo antes de ver el film! :D
POLE.T. ha dicho que…
ahí está zim, además el libro es super recomendable!

Entradas populares de este blog

Los 8 momentos memorables del final de Mujeres Desesperadas

Pueden contarse con los dedos de una mano las series que han logrado cerrar la persiana sin remordimientos. Mujeres desesperadas seguramente se encuentre en ese reducido grupo de privilegiadas que alcanza el final satisfaciendo a la gran mayoría de sus seguidores, sin polémicas, sin originalidades, sin alterar, en definitiva, la esencia de una fórmula que la ha mantenido en antena durante ocho temporadas.
Podrán vertirse muchas críticas sobre esta creación de Marc Cherry, gustarán más o menos algunas épocas de la serie, pero lo que no puede negársele a Mujeres desesperadas es la fidelidad a su público. La coherencia suele convertirse en la factura pendiente en producciones que, movidas por el éxito, suelen alargarse hasta el infinito, perdiendo en el camino la cordura (Lost) o a buena parte de su reparto original (CSI).
Consciente de ello, Cherry decidió ponerle punto y final a su niña mimada antes de que el tiempo erosionara su identidad. La fecha escogida fue el pasado domingo 13…

Especial USA: Localizaciones de Twin Peaks

Uno de los motivos que convirtieron a Twin Peaks en todo un éxito fue la atmósfera de la serie, rodada en paisajes tan fríos y sórdidos como la trama que envolvía el asesinato de Laura Palmer. El pueblo que da nombre a esta inolvidable producción de David Lynch no existe, pero el rodaje de exteriores se llevó a cabo en dos localidades muy cercanas a Seattle, Snoqualmie y North Bend, que todavía hoy logran trasladarte a la aterradora ambientación de la serie.

Al contrario de lo que podría parecer, la zona no explota para nada el fenómeno Twin Peaks. Ni siquiera en la tienda de souvenirs más cercana a las cataratas de Snoqualmie (protagonistas de la cabecera y de varias escenas) encontraremos ni una sola referencia a la serie. Sin embargo, incluso para no seguidores, la visita a este entorno natural merece la pena. No en vano, recibe un millón y medio de visitantes al año.
En lo alto de la cascada sigue vislumbrándose el hotel donde pernoctaba el agente Cooper, remodelado por completo …

PIELES | El mal gusto

Algo extraño estaba ocurriendo. El debut en la dirección de Eduardo Casanova, el eterno Fidel de Aída, apadrinado por Álex de la Iglesia y arropado por buena parte de la flor y nata del cine español, se estrenaba exclusivamente en un solo cine de la ciudad de Barcelona. Sin embargo, el fenómeno era tal que la propia taquillera de los cines Maldà, acostumbrados a las mil y una piruetas para incentivar la venta de entradas, subió perpleja al escenario para inmortalizar el llenazo antes de la proyección. 170 personas se vieron obligadas a desplazarse hasta la recóndita sala para comprobar qué nos tenía preparado el mal llamado nuevo enfant terrible del cine patrio. Finalizada la sesión, llegó la clarividencia.

Me imagino las excusas. No se apuesta por el riesgo, la industria de Hollywood lo engulle todo, el público está aborregado, las descargas ilegales. Todas ellas justificadas en muchos casos. No en este. Casanova puede sentirse afortunado de haber podido estrenar Pieles en un solo c…