Ir al contenido principal

Cassandra's nightmare

Muchos llevan tiempo aconsejándole que deje aparcada su manía de realizar una película por año. Lo hicieron con Un final made in Hollywood, posteriormente con su acercamiento a la comedia adolescente en Todo lo demás y se lo han vuelto a sugerir con esta última parada en Londres antes de recalar en nuestro país. Es probable que las tres marquen un descenso cualitativo en la carrera de Woody Allen, pero resulta injusto recriminarle esta práctica saludable sólo cuando sus obras no están a la altura. Es más fácil aceptar que con un ritmo de producción semejante el espectador asiduo al director esté condenado a vivir sus películas como en una montaña rusa, con momentos sublimes, por ejemplo en forma de anillo en Match point, y con descensos de ingenio como el que desprende Cassandra’s dream.
El último filme de Allen carece de todo lo que hace peculiar a Allen. Dicen que el director ha querido ponerse serio y para ello ha prescindido de los diálogos inteligentes, de los golpes de efecto, de la neurosis y, sobre todo, del desenlace ingenioso. El resultado final no es otro que el de una historia aséptica sin ningún tipo de guiño al seguidor que cada año acude a su cita con el cineasta.
Estamos de acuerdo en que no todos sus filmes deberían versar sobre maníacos adictos al psicoanalista o extravagantes situaciones de enredo en torno a un asesinato pero una historia como la que cuenta Cassandra’s dream sin ese algo más que suele proporcionar el hombre de las gafas de pasta aporta algo menos que nada.
Allen ha querido suplir la carencia de sus toques personales con personajes secundarios realmente logrados. Colin Farrell y Ewan McGregor, al que echábamos en falta, logran encarnar perfectamente sus papeles de protagonista, el primero como oveja negra de la familia adicta al juego, el segundo como hermano protector, ambos en un sinvivir de quiero y no puedo. Pero son el resto de secundarios los que dotan al filme de un cariz más particular, como la madre absolutamente cegada por su hermano y el padre absolutamente celoso del cuñado.
Hermano y cuñado a la vez a cargo de un Tom Wilkinson que se erige en el intérprete más logrado de Cassandra’s dream. Es cuando aparece, excesivamente avanzado el metraje, que la película va adquiriendo mayor interés. Desde el momento en que encarga a sus sobrinos que maten a uno de sus socios es cuando el dilema moral de sus protagonistas consigue atrapar de alguna manera al espectador. Sin embargo, la historia avanza demasiado lenta y previsible, mientras uno espera en su butaca que la batuta del director la conduzca hacia algo inesperado.
No ocurre así y por orden y gracia de los títulos de crédito finales Cassandra’s dream se convierte de inmediato en un título para olvidar. Allen no ha logrado sorprender ni, sobre todo, implicar con una película que, no por seria, sino por sosa, podría haber alcanzado la notabilidad con solo unas cuantas pinceladas más del carismático director. Falta por ver qué nos deparará con Vicky Cristina Barcelona, título tan poco atractivo como, al parecer, el cúmulo de tópicos que sobre nuestro país plagarán el nuevo proyecto anual del director.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Navegant, navegat he arribat a parar a un bloc d'una qualitat literària im-presionante!!! De moment, només he llegit uns quants posts, però hi estic engantxada (gairebé tant com a GH9)així que me'ls llegiré tots!!!

Aquest vespre veuré Cassandra's nightmare, ja et donaré la meva humil opinió... Truffaut!!!

Tu pupila y fan: Supermodelo 2008!!!
Anónimo ha dicho que…
Estic totalment d'acord amb la crítica: és una pel·lícula lenta i avorrida en què lluites per no quedar-te adormit per por a que hi hagi alguna escena sorprenent que mai arriba.

El que més em va agradar és la relació entre els dos germans... en general, els personatges estan molt ben construïts! Pero clar, és Woody Allen, ha escrit 1500 guions, alguna cosa bona ha d'haver après aquest bon home!!!

Entradas populares de este blog

Los 8 momentos memorables del final de Mujeres Desesperadas

Pueden contarse con los dedos de una mano las series que han logrado cerrar la persiana sin remordimientos. Mujeres desesperadas seguramente se encuentre en ese reducido grupo de privilegiadas que alcanza el final satisfaciendo a la gran mayoría de sus seguidores, sin polémicas, sin originalidades, sin alterar, en definitiva, la esencia de una fórmula que la ha mantenido en antena durante ocho temporadas.
Podrán vertirse muchas críticas sobre esta creación de Marc Cherry, gustarán más o menos algunas épocas de la serie, pero lo que no puede negársele a Mujeres desesperadas es la fidelidad a su público. La coherencia suele convertirse en la factura pendiente en producciones que, movidas por el éxito, suelen alargarse hasta el infinito, perdiendo en el camino la cordura (Lost) o a buena parte de su reparto original (CSI).
Consciente de ello, Cherry decidió ponerle punto y final a su niña mimada antes de que el tiempo erosionara su identidad. La fecha escogida fue el pasado domingo 13…

Las 12 mejores escenas de Breaking Bad a las puertas del ansiado final

Nueva fecha para marcar en la historia de la televisión. El próximo 29 de septiembre finaliza Breaking bad, que sin desvelarnos todavía su desenlace ya se ha hecho un hueco en el olimpo de las grandes series, ese lugar sagrado donde cohabitan Los soprano y The wire. Si se mantiene el nivel de esta quinta temporada, el capítulo promete despedirse por todo lo alto. Pero en caso de que Vince Gilligan, su creador, no cumpla con las enormes expectativas, puede descansar tranquilo. Nos deja para el recuerdo una retahíla de escenas memorables. Lo que viene a continuación no es más que el botón de una muestra inabarcable de grandes momentos.


1. Primera escena (1x01 - Pilot)
Si la regla de oro de toda novela es captar al lector desde la primera frase, desde luego esa pareció ser la consigna seguida también por Vince Gilligan en Breaking bad. Un hombre en calzoncillos y una máscara antigás conduce histéricamente una autocaravana por una carretera desierta de Nuevo México. A su lado, el copiloto…

ESPECIAL SITGES 2017 | A GHOST STORY | La muerte desde la muerte

El amor y la muerte conforman un pack muy jugoso para el cine, que ha sabido retratarlo desde todos los ángulos posibles. Pero quién iba a decirnos que las reflexiones más desgarradoras y clarividentes sobre el vacío emocional llegarían de la mano de la ciencia ficción, de un relato imaginario que con una intencionada apuesta formal sitúa el punto de vista en un fantasma de sábana blanca. Una presencia sin expresión que observa la evolución de su entorno tras su fallecimiento. Una mirada sin ojos, un cuerpo sin forma ni voz que transmite más emociones que tantos otros intentos fallidos.

Es una lástima que esa apuesta formal lastre en cierta forma la apabullante evolución del metraje. A Ghost Story arranca petulante, encantada de conocerse, sometiendo al espectador a auténticos actos de fe, como vislumbrar a Rooney Mara en plano fijo degustando un pastel durante varios interminables minutos. Algunos lo han calificado de hipster en su sentido más peyorativo. Su formato cuadrado con bord…