Ir al contenido principal

Las dos caras de una guerra


¿Qué más puede contarse sobre una guerra? El cine bélico, antibélico en su mayoría, ha plasmado de múltiples formas y enfoques el horror que comporta todo enfrentamiento bélico, situando la acción por ejemplo en la reciente guerra de Iraq o en alguna de las dos contiendas mundiales. La atrocidad que supone un conflicto en los Balcanes se puede extrapolar perfectamente a cualquier otra guerra en cualquier lugar del mundo. Todas son condenables y de ninguna consigue sacarse nada bueno. En pantalla ocurre lo mismo. Cada vez que un director anuncia que su próximo proyecto versará sobre una batalla bélica, me invade cierta decepción, probablemente porque el género en cuestión no es de mis predilectos y seguramente porque mi percepción sobre estos filmes es que visto uno, vistos todos.
Después de esa maravilla llamada 'Million dollar baby', Clint Eastwood anunció que su próxima película se centraría en una de las batallas cruciales de la II Guerra Mundial. Horror, pensé. Lo anunciaba, encima, de la mano del rey midas de Hollywood, Steven Spielberg, bastante obsesionado por esta contienda mundial. Tras 'Salvar al soldado Ryan', la fotocopia para televisión 'Hermanos de sangre' y la obra maestra 'La lista de Schindler', ¿qué más podía decirse sobre un conflicto al que tanto han recurrido, y de manera tan parcial en bastantes ocasiones, en Hollywood?
Subestimé a Clint Eastwood. Él de bien seguro se hizo la misma pregunta y, sin duda, la ha respondido de manera muy satisfactoria. ¿Qué más se puede contar? Pues básicamente lo que la mayoría de las películas bélicas eluden, la visión del vencido. Sólo alguien con un derroche de empatía y de mentalidad abierta puede idear un proyecto de esta envergadura y, que sepamos, sin precedentes en la historia del cine. Plasmar la batalla de Iwo Jima en dos películas totalmente opuestas, como opuestos eran los bandos enfrentados en aquella guerra y como opuestas suelen ser las lecturas posteriores que de una misma historia hacen los vencedores y los vencidos.
Primero llegó 'Banderas de nuestros padres', bastante inferior, ya lo anuncio, a la otra versión que llegaría dos meses más tarde. Inferior por comparación e inferior también por rutinaria, en el sentido de que al final, aunque sea para denunciarlo, siempre impera el punto de vista norteamericano. Sin embargo, ahí radica el interés de este filme. Uno es consciente que todo lo que identifica como parcial, por ejemplo el hecho de que los japoneses, de rostros casi invisibles, se vean en la batalla como auténticos monstruos despiadados, está hecho perversamente a propósito. Esa es la visión que hasta ahora nos vendían desde Hollywood y la que en definitiva todos los occidentales aprendemos de la Historia. En cambio, el espectador sabe en todo momento que Eastwood nos está ofreciendo con 'Banderas de nuestros padres' la parte de un todo mucho más suculento y punzante que la mera crítica a la propaganda en tiempos de guerra.
Aún así, sería injusto quitarle mérito a esta primera versión de la batalla de Iwo Jima. Primero, porque aprovecha un icono, como es la famosa instantánea de Rosenthal en la que un grupo de marines clava el asta de la bandera norteamericana, para humanizar a sus protagonistas, jóvenes anónimos que de la noche a la mañana pasaron a ser héroes e instrumentos de esa potente maquinaria propagandística que es Estados Unidos. Y segundo, porque mediante poderosas escenas, como la de estos pobres soldados escalando un monte Suribachi de cartón piedra en un estadio repleto de norteamericanos entregados a sus pies, Eastwood consigue reflejar una sociedad, la de Estados Unidos, muy tendente a la ciega alineación patriótica.

'Cartas desde Iwo Jima' eleva al cuadrado la crítica y convierte el conjunto de las dos películas en un homenaje a la historia. En contraposición a la primera versión de la batalla, en esta ocasión son los norteamericanos los seres invisibles y, por tanto, enemigos. La acción se sitúa inusualmente en el lado opuesto y convierte en protagonistas a los japoneses, en un ejercicio de empatía que hasta ha sido reconocido por la propia crítica cinematográfica nipona. Según ellos, Eastwood ha sabido plasmar como ningún otro creador occidental los valores y costumbres de una cultura de la que desconocemos prácticamente todo. Ha logrado reflejar el sentido del honor y de la patria que también imperó en el bando de los vencidos, donde la derrota se palpaba en el ambiente mucho antes de la batalla final.
Con una narración mucho más introspectiva, mucho más sosegada, 'Cartas desde Iwo Jima' reflexiona sobre aquello tan manido de que en una guerra nunca hay vencedores y vencidos. La frase no puede ser menos afortunada, desde luego. En toda guerra siempre quedarán los que ganan y los que pierden. La historia que se escribe desde uno y otro bando se encarga de dejar a cada uno en su lugar correspondiente. Con este exitoso experimento llevado a cabo por Eastwood al menos se ofrece la posibilidad al espectador de posicionarse, no a favor de uno u otro bando, sino en contra de todo conflicto. Más allá de quien gane o quien pierda, norteamericanos o japoneses, siempre quedarán sus víctimas, que no conocen de banderas ni colores.

Comentarios

Alberto ha dicho que…
No sé sobre qué base se puede decir que Flags of our Fathers es inferior a Letters from Iwo Jima. Desde mi posición de espectador, como primer sentimiento a la salida del cine, tuve claro que la primera me pareció mucho mejor. Es verdad que ese primer sentimiento depende mucho de los estados de ánimo de cada uno, así que he dejado pasar los días para tener un juicio más objetivo.

Ya han pasado y me reafirmo. Si entre las dos películas, que son de grandísimo nivel, hay una que sobresale, es la primera. La narración paralela de la batalla, con escenas de guerra extraordinariamente logradas (sin igualar a The Thin Red Line, probablemente la mejor película de guerra jamás hecha), y de la recogida de fondos por parte de los protagonistas de la foto, es una conjución magnífica para permitir hacer una crítica muy fina a la guerra y a la visión de los vencedores que se saben vencedores.

Letters from Iwo Jima es una buena película, y tal vez despierte buenos sentimientos por ser una película de vencidos y por ese gusto que todos tenemos por lo que nos resulta exótico, y especialmente cuando el exotismo nos viene de este asiático (exotismo, por cierto, que en Europa nos apasiona desde que Marco Polo regresó de sus viajes, no se trata de nada nuevo). Pero, aparte de eso, la narración es bastante más clásica y plana que la de la primera película. Las escenas de guerra aquí son secundarias y lo que queda, el instinto de supervivencia del joven soldado, a mí no me parece tan excepcional. Además, sin entrar a criticar todo, hay escenas exageradísimas. Cito dos: La primera, el rescate del soldado americano por el antiguo campeón olímpico y su conversación rayan el patetismo. La segunda, la escena final, con el soldado japonés herido colocado junto a los heridos norteamericanos es absurda: cierto es que el soldado habría sido curado por los servicios sanitarios americanos, pero el único lugar donde podría estar es en un campo de prisioneros, no junto a los soldados heridos del ejército vencedor.

En fin, son dos grandes películas. La primera tratada injustamente por decir que es inferior, cuando no lo es, a la segunda. La segunda, a pesar de sus defectos, no deja de ser muy buena.

Un saludo.
POLE.T. ha dicho que…
Buenas Alberto!

Quizá es demasiado radical calificar 'Banderas de nuestros padres' como bastante inferior a 'Cartas desde Iwo Jima'. La película supera con creces, por ejemplo a la oscarizada 'Salvar al soldado Ryan', que ya es decir. Sin embargo, comparando ambas versiones sigo pensando que la segunda resulta mucho más interesante que la primera. 'Banderas' no deja de ser otra visión americana de la guerra que desde luego tiene su mérito, pues critica aspectos como la propaganda y la tendencia a la heroicidad norteamericanas (la escena del monte Suribachi de cartón piedra para mí es la imagen, brutal, de la película, y solo por esa escena ya merece un puesto de honor la película).

Sin embargo, la propusta novedosa, transgresora y más gratificante es la de 'Cartas desde Iwo Jima', no porque resulte exótica ('Apocalypto' también entraría dentro de esa categoría y a mi no me provocó un efecto hipnótico) sino porque consigue reflejarnos a los occidentales parte de la cultura nipona a través de una batalla de la II Guerra Mundial. Viendo esta película, los japoneses resulta que son mucho más patriotas y con un sentido de la nación mucho más poderoso que el que tienen los estadounidenses. Ya era hora que alguien de su país les mostrara que ellos no están solos en este mundo y que tienen más cosas en común de las que creen con culturas tan alejadas como la nipona. La originalidad de la propuesta es superior a la de 'Banderas', aunque yo creo que habría que valorar las dos películas en su conjunto y entonces se llega a la conclusión de que son obra maestra.

Saludos!
Anónimo ha dicho que…
Como puedes escribir el dia 25, y a esta hora faltando solamente 3 h para el comienzo de los Oscars?????? y para no decir nada.....y que hacias levantado a la 1,40..así no me extraña que a esta hora aún no haya salido la crítica de los Oscars...A que esperas???

Entradas populares de este blog

Los 8 momentos memorables del final de Mujeres Desesperadas

Pueden contarse con los dedos de una mano las series que han logrado cerrar la persiana sin remordimientos. Mujeres desesperadas seguramente se encuentre en ese reducido grupo de privilegiadas que alcanza el final satisfaciendo a la gran mayoría de sus seguidores, sin polémicas, sin originalidades, sin alterar, en definitiva, la esencia de una fórmula que la ha mantenido en antena durante ocho temporadas.
Podrán vertirse muchas críticas sobre esta creación de Marc Cherry, gustarán más o menos algunas épocas de la serie, pero lo que no puede negársele a Mujeres desesperadas es la fidelidad a su público. La coherencia suele convertirse en la factura pendiente en producciones que, movidas por el éxito, suelen alargarse hasta el infinito, perdiendo en el camino la cordura (Lost) o a buena parte de su reparto original (CSI).
Consciente de ello, Cherry decidió ponerle punto y final a su niña mimada antes de que el tiempo erosionara su identidad. La fecha escogida fue el pasado domingo 13…

Las 12 mejores escenas de Breaking Bad a las puertas del ansiado final

Nueva fecha para marcar en la historia de la televisión. El próximo 29 de septiembre finaliza Breaking bad, que sin desvelarnos todavía su desenlace ya se ha hecho un hueco en el olimpo de las grandes series, ese lugar sagrado donde cohabitan Los soprano y The wire. Si se mantiene el nivel de esta quinta temporada, el capítulo promete despedirse por todo lo alto. Pero en caso de que Vince Gilligan, su creador, no cumpla con las enormes expectativas, puede descansar tranquilo. Nos deja para el recuerdo una retahíla de escenas memorables. Lo que viene a continuación no es más que el botón de una muestra inabarcable de grandes momentos.


1. Primera escena (1x01 - Pilot)
Si la regla de oro de toda novela es captar al lector desde la primera frase, desde luego esa pareció ser la consigna seguida también por Vince Gilligan en Breaking bad. Un hombre en calzoncillos y una máscara antigás conduce histéricamente una autocaravana por una carretera desierta de Nuevo México. A su lado, el copiloto…

ESPECIAL SITGES 2017 | A GHOST STORY | La muerte desde la muerte

El amor y la muerte conforman un pack muy jugoso para el cine, que ha sabido retratarlo desde todos los ángulos posibles. Pero quién iba a decirnos que las reflexiones más desgarradoras y clarividentes sobre el vacío emocional llegarían de la mano de la ciencia ficción, de un relato imaginario que con una intencionada apuesta formal sitúa el punto de vista en un fantasma de sábana blanca. Una presencia sin expresión que observa la evolución de su entorno tras su fallecimiento. Una mirada sin ojos, un cuerpo sin forma ni voz que transmite más emociones que tantos otros intentos fallidos.

Es una lástima que esa apuesta formal lastre en cierta forma la apabullante evolución del metraje. A Ghost Story arranca petulante, encantada de conocerse, sometiendo al espectador a auténticos actos de fe, como vislumbrar a Rooney Mara en plano fijo degustando un pastel durante varios interminables minutos. Algunos lo han calificado de hipster en su sentido más peyorativo. Su formato cuadrado con bord…