Ir al contenido principal

El reclamo es una ardilla

No sé que tiene esta ardillita pero su simple aparición en escena provoca auténticas carcajadas. Se trata de Scrat, el personaje por excelencia de Ice Age 2 que sin embargo, y paradójicamente, no tiene un papel fundamental en la trama. El animal y su esquiva bellota protagonizan la apertura, el cierre y los intermedios de este filme animado en una serie de sketches sin los cuales la cinta perdería toda la gracia. Corrían el riesgo de matar al personaje abusando de su presencia, pero en cambio consiguen que cada situación a la que se enfrenta la sufrida ardilla sea todavía más desternillante que la anterior. ¿Serán sus gestos, sus muecas, sus ojitos desorbitados, sus gemidos? Lo que está claro es que detrás de Scrat se percibe buen trabajo y grandes dosis de ingenio.
Esta segunda parte vuelve a narrar una migración animal, pero en esta ocasión motivada por el calentamiento global, que amenaza con derretir una gran placa de hielo y con inundar el valle en el que hasta ahora habitaban plácidamente una manada de animales parlanchines. Todos juntos emprenderán de nuevo un viaje hacia la supervivencia. Al argumento no se le puede pedir una gran profundidad, como tampoco a sus protagonistas, ya que no deja de evidenciarse que nos encontramos ante una película infantil. En cambio, los adultos no podemos pedirle más. Enlazar una carcajada tras otra durante noventa minutos es más que suficiente para salir satisfecho del cine. Y más cuando el humor surge de unos dibujos animados y es fruto de unas nuevas tecnologías perfectamente aprovechadas.
He de reconocer que tenía miedo de ver esta película. La invasión publicitaria con la que la Fox nos bombardeó los días previos a su estreno (los personajes estaban en todas partes, en hamburgueserías, páginas de Internet, vitrinas de bus y metro y diarios de toda índole) hacía presagiar que esta segunda parte no valdría un duro. Por suerte, los pronósticos no solo no se cumplieron sino que se volvieron a la inversa. Ice Age 2 resulta mucho más lograda que su predecesora, que no es poco, mucho más divertida e ingeniosa. Y gran parte del mérito, con perdón de mamuts, tigres, perezosos y zarigüeyas, corresponde a la ardilla incansable. Ella es el reclamo y la estrella de un filme que parece pedir a grito pelado una tercera parte y en la que podremos comprobar si Scrat puede dar más de sí o, por el contrario, acaba muriendo de éxito.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los 8 momentos memorables del final de Mujeres Desesperadas

Pueden contarse con los dedos de una mano las series que han logrado cerrar la persiana sin remordimientos. Mujeres desesperadas seguramente se encuentre en ese reducido grupo de privilegiadas que alcanza el final satisfaciendo a la gran mayoría de sus seguidores, sin polémicas, sin originalidades, sin alterar, en definitiva, la esencia de una fórmula que la ha mantenido en antena durante ocho temporadas.
Podrán vertirse muchas críticas sobre esta creación de Marc Cherry, gustarán más o menos algunas épocas de la serie, pero lo que no puede negársele a Mujeres desesperadas es la fidelidad a su público. La coherencia suele convertirse en la factura pendiente en producciones que, movidas por el éxito, suelen alargarse hasta el infinito, perdiendo en el camino la cordura (Lost) o a buena parte de su reparto original (CSI).
Consciente de ello, Cherry decidió ponerle punto y final a su niña mimada antes de que el tiempo erosionara su identidad. La fecha escogida fue el pasado domingo 13…

Sin etiquetas

Qué gran golpe nos habría propinado Tomboy si desconociéramos el argumento de la cinta antes de entrar en la sala. Con la boca abierta nos habría dejado esa escena en la que el hasta el momento protagonista de la cinta, un niño de 10 años, se levanta de la bañera y nos desvela que en realidad tiene vagina. Tan valiente como esa imagen de una menor desnuda, irreproducible en otra cinematografía que no sea la francesa, hubiera sido mantener el secreto hasta ese instante. La experiencia habría sido inmejorable.

Pero el marketing manda y había que vender la película de alguna manera. Difícil resistirse a la tentación de titular con el reclamo de una niña que se hace pasar por chico. Es probable que de otra forma sólo unos pocos aventurados se hubiesen atrevido a verla, así que bienvenida la estrategia de venta si con ella se consiguen más espectadores para una cinta modesta, silenciosa, pero que seguro es la más gratificante de una cartelera de puente de mayo tan desalentadora.

Más que el…

Ratatouille: el regreso de Pixar a la alta cocina

Resulta que la ratatouille (que todos sabemos pronunciar como ratatúi) es una especialidad culinaria de la Provenza francesa que consiste en freír una serie de verduras en aceite de oliva. Que sea una producción norteamericana, aprovechando la polisemia de sus cuatro primeras letras con el mamífero roedor, la que me descubra el significado del término ya es un hecho curioso. Pero que además, una película de dibujos animados, tan frecuentemente infravaloradas, contenga tal nivel de documentación sobre el mundo culinario refleja el nivel de ingenio de sus creadores.
Temimos con la inauguración del matrimonio entre Pixar y Disney un descenso de la creatividad a la que nos tenían acostumbrados los chicos de John Lasseter. Cars, el primer fruto de la unión, se acercaba peligrosamente a la moralina del gigante de la fantasía y se alejaba de la frescura y el ingenio de los creadores de Toy Story. Con Ratatouille, por suerte, avanzamos unos pasos más hacia delante respecto a la última creació…